Anfield huele sangre y acecha en Manchester
El Liverpool se lleva la victoria frente a un hueso duro de roer / Foto: Twitter @premierleague

Liverpool y West Ham protagonizaron el plato estrella de la jornada sabatina en la Premier League. El encuentro de la ida fue entretenido y, con Anfield entonando You'll never walk alone, se asegura siempre el espectáculo. Y es que el adjetivo ideal para estos choques es ''diversión''.

Jürgen Klopp volvió a darle una oportunidad a Luis Díaz. El colombiano repitió su presencia junto a Salah y Mané en el once titular por delante de Diogo Jota, cuya relevancia se ve mermada en un segundo plano. En el centro del campo, Naby Keïta se impuso a Harvey Elliott. Klopp prefiere introducir al joven inglés de forma paulatina para no arriesgar con la lesión que sufrió el 12 de septiembre del pasado año. 

El West Ham salió, por su parte, con una alineación más ofensiva que de costumbre. Gran parte de culpa la tiene la baja de última hora de su gran estrella, Declan Rice, por enfermedad. David Moyes apostó por anclar a Tomáš Souček en el centro del campo junto a Lanzini. En los costados, Fornals y Bowen para servir los balones a Michail Antonio y Vlašić

Mordiente desde el inicio

Y es que los reds no tardaron ni un minuto en levantar a los aficionados de sus butacas. Sin embargo, Salah no aprovechó la ocasión que tuvo frente a Łukasz Fabiański. El polaco resistió y despejó el balón con la rodilla. Dos minutos después avisó Van Dijk a balón parado. El asedio del Liverpool en los primeros instantes de juego es sinónimo de la intensidad que plasma Klopp en sus jugadores.

Romper las líneas de presión del cuadro rival parecía ser la opción más viable para cada equipo. El Liverpool lo lograba en varias ocasiones mediante las triangulaciones lateral-interior-extremo, conectando con el punta, en este caso Mané. Mientras, el West Ham lo intentaba mediante los desmarques de los delanteros frente a la línea tan adelantada que presentan los locales. 

Michail Antonio demuestra no necesitar mucha ayuda para causar peligro pese a su soledad en ataque, y más si tiene enfrente a dos torres como Van Dijk y Konaté. En el 13' fue cuando el jamaicano puso nervioso a Alisson con una potente volea con la pierna izquierda. Rodeado de dos defensores, pero con una perseverancia que sirvió para llamar la atención. Ocho minutos después volvió a forzar un córner en una gran jugada colectiva de los hammers. Desde el costado izquierdo, se deshizo de Konaté y probó suerte desde la frontal del área.

Bowen y Robertson disputando un balón / Foto: Twitter @LFC
Bowen y Robertson disputando un balón / Foto: Twitter @LFC

Mané, el león del Liverpool

El Liverpool abrió el marcador superado el ecuador de la primera mitad. Llegado el 27', Naby Keïta le sirvió un pase bombeado que calmó Alexander-Arnold con el pecho y, como playmaker, conectó con un avispado Sadio Mané que rondaba por el área. En los mejores minutos del West Ham se demuestra que los reds raramente perdonan ocasiones

Cuando Anfield huele sangre, el asedio se vuelve frenético. Un no parar constante. Apenas tres minutos después, Luis Díaz se vistió de Maradona para correr 40 metros y provocar una falta en la frontal del área. Balón que rozó la escuadra de Fabiański, aunque no sirvió para doblegar la ventaja del Liverpool. Lo indudable es que todo ser humano tiene descuidos y esa línea tan adelantada del Liverpool tenía que pasar algún mal trago a Alisson. La tuvo Fornals en una jugada en la que el español, dubitativo sobre si estaba en posición correcta, intentó ejecutar la vaselina. Una jugada en la que nadie sabía qué estaba pasando, Alexander-Arndold evitó el empate y, acto seguido, los visitantes desaprovecharon su mejor ocasión

Fornals pudo empatar el partido / Foto: Twitter @WestHam
Fornals pudo empatar el partido / Foto: Twitter @WestHam

El infortunio, de la mano de Bowen

Otra vez dañaron los hammers al Liverpool mediante un centro que recogió Bowen, pero Robertson estuvo impecable para impedir el disparo del inglés en la primera gran ocasión de la segunda mitad. Para incrementar la desgracia de los visitantes, el propio Bowen tuvo que abandonar el campo a duras penas tras hacerse daño en el tobillo. Benrahma entró en su lugar. 

Al West Ham solo le quedaba aguantar hasta encontrar su momento con oportunidades como la de Bowen o Antonio. Y es que los reds son un constante hachazo para el equipo rival, con una posesión alta que engaña por el ataque tan vertical que emplea el 'Pool. Como si se tratara de un acordeón, de lado a lado, de Salah a Mané y del senegalés a un brillante Luis Díaz que, en el 64', volvió a probar fortuna con un remate desde la frontal que rozó la portería de Fabiański. 

La adaptación de Luis Diaz es un 10/10 / Foto: Twitter @LFC
La adaptación de Luis Diaz es un 10/10 / Foto: Twitter @LFC

La ocasión más clara del West Ham en esta segunda parte llegó en el minuto 69. Manuel Lanzini no pudo pedir una ocasión mejor que la que le brindó Souček. El argentino recibió en el punto de penalti el centro del checo, pero mandó el balón arriba cuando lo tenía todo de cara. Diez minutos después, Naby Keïta salvó a los reds de un intento de Michail Antonio. El recorte le salió, pero el guineano se abalanzó en el momento exacto para desesperar al ariete. 

El peor error de un equipo que se enfrente al Liverpool es, precisamente, no solventar ocasiones de este calibre puesto que la réplica es avasallante. Y más en un día en el que Mo Salah no estuvo acertado. Entró en su lugar Diogo Jota, el gran damnificado de la llegada de Luis Díaz, y que reemplazó a los africanos en el mes de enero.

Con esta victoria, el Liverpool solo suma. Se queda a tres puntos del Manchester City, que recibe a su vecino, y ya le sopla en la nuca por la disputa del título liguero. Además, Virgil Van Dijk se convierte en el jugador que encadena más partidos en casa sin perder en un solo club, un total de 60. Invicto en Anfield con los reds. El West Ham, por su parte, se queda con 45 puntos y también depende del resultado del derbi para que Rangnick y compañía no se vayan a los cinco puntos de diferencia. 

Robertson, crucial a nivel defensivo en el 'Pool / Foto: Twitter @LFC
Robertson, crucial a nivel defensivo en el 'Pool / Foto: Twitter @LFC
VAVEL Logo