El Tottenham se vuelve a estrellar frente a la ilusión de la Champions
El cabezazo de Toney se estrelló en el larguero (17') / Fuente: @premierleague

La jornada sabatina cerró su telón con un precioso encuentro en el Brentford Community Stadium. Ambos conjuntos arrastraban una buena racha que quería seguir su cauce y el Tottenham especialmente, tras la victoria del Arsenal con la consecuente derrota del Manchester United, necesitaba los tres puntos como el comer.

Los locales, bajo la batuta de Thomas Frank, decidieron sorprender con la novedad de Saman Ghoddos, que únicamente ha completado los 90 minutos en un partido amistoso esta temporada. El zaguero Mads Bech también entraba en el once sustituyendo a los lesionados Zanka y Pinnock. Mientras, Christian Eriksen volvía a verse frente a su ex equipo. 

Los Spurs, por su parte, salieron con su habitual 3-4-3 con la única variación en el carril izquierdo de Ryan Sessegnon. Arriba, Dejan Kulusevski, más que afianzado con Conte, acompañó a Harry Kane y a Son Heung-min, mientras que Rodrigo Bentancur y Pierre-Emile Højbjerg se situaron por delante de Ben Davies, Eric Dier y el Cuti Romero.

Cánticos a Eriksen

El Brentford salió atrevido al campo, presionando con varios hombres tras pérdida y precisamente llegando la primera ocasión de Mbeumo en el 3' después de completar una buena acción defensiva. Hasta tres saques de esquina tuvieron los locales en los primeros cinco minutos, en los que la afición del Tottenham respondió con aplausos hacia Eriksen, con pasado londinense durante siete temporadas. 

Poca iniciativa de los pupilos de Antonio Conte durante los primeros 10 minutos hasta que Kane y Son no entraron en el juego, constantemente retrasando su posición para pedir el balón. Y es que el Brentford estaba tapando todos los espacios y obligando a dar el máximo a un Hugo Lloris que evitó, con ayuda del travesaño, el 1-0 en el 17' en un cabezazo a bocajarro de Ivan Toney. El guardameta francés se pudo hacer daño en el hombro en la caída, pero continuó sin problemas.

Los Bees eran los dueños y señores del partido. Por su parte, el Tottenham era incapaz de corregir la misma jugada de los locales en cada saque de esquina y, pese a que ninguna de estas acciones llegase a su fin, Ivan Toney era el mismo objetivo de cada centro con música que colgaba Eriksen. El más peligroso, el killer del equipo, se desmarcaba a placer en el segundo palo e intentaba rematar la volea.

Irreconocible el Tottenham

Los que se estaban jugando algo en este encuentro eran los Spurs. Los tres puntos significaban asegurar el cuarto puesto y dormir en Champions, sin embargo, el gran trabajo del Brentford estaba bloqueando e incluso irritando a Conte y a su plantilla. Y es que ninguno de los dos equipos pudo rematar entre los tres palos durante los primeros 45 minutos. En el 38' apareció un astuto Harry Kane que intentó picarla por encima de David Raya, pero no logró poner en apuros al español.

En contraposición, es una alegría que jugadores tan mágicos como Christian Eriksen puedan deleitar con su fútbol. Despertaba el encuentro con cada esférico que pasase por sus pies. Cada saque de esquina o cada centro diagonal que buscaba a Mbeumo y Toney era capaz de romper los puntos muertos del partido, que fue de más a menos en la primera parte. 

Una primera parte que, en sus últimos cinco minutos, acabó como el segundo ecuador: sin ocasiones claras. En el 45' intentó abrir el marcador el Brentford, sin éxito, en un centro lateral, pero ambas defensas se mostraron infranqueables. Mucho tenía que cambiar Antonio Conte

Eriksen volvió a enfrentarse a su ex equipo / Fuente: Twitter @BrentfordFC
Eriksen volvió a enfrentarse a su ex equipo / Fuente: Twitter @BrentfordFC

Conte, manos a la obra

Y eso hizo el técnico italiano. No con cambios, pero sí con esa falta de actitud e intensidad que le faltaba a sus pupilos. En el 49' se decantó la fortuna a favor de Lloris. Un balón en largo para Ivan Toney se saldó en un choque entre guardameta y delantero que ganó el francés, impidiendo llegar a su portería. Era todo o nada. Un minuto después la volvió a tener el Brentford con un remate nuevamente de Mbeumo, a lo que Kane replicó en la siguiente jugada con un giro excelente que acabó en saque de esquina. 

El Tottenham tuvo sus mejores minutos en este arranque tras el descanso, en una constante de ocasiones que chocaban con Jansson y compañía. No obstante, el Brentford no se achicó en ningún instante. Respondió con una gran jugada individual de Rico Henry en el 57' tras colarse en el área como si fuera un pequeño ratón en una sala, lo que acabó en el noveno saque de esquina de los locales.

Janelt persigue a Son / Fuente: Twitter @SpursOfficial
Janelt persigue a Son / Fuente: Twitter @SpursOfficial

Ya pasada la hora de juego, Dejan Kulusevski cometió una falta peligrosa cerca del área. Sin piedad, Christian Eriksen buscó la portería, pero la barrera se convirtió en el nuevo atisbo de lo difícil que era llegar a la portería de Hugo Lloris.

El danés estaba efusivo, lo volvió a intentar minutos después con un disparo que acabó tocando en uno de los visitantes. La jugada parecía interminable para Conte y los suyos porque entre el francés y Harry Kane anularon la primera oportunidad a puerta del choque en la primera hora de juego. En el córner posterior, el inglés despejó en la línea y Lloris tapó muy bien el primer palo. 

Un pequeño infarto en cada portería

Llegado el 73', Davinson Sánchez entró por Sessegnon, confirmando el primer cambio del encuentro por la pobre participación del inglés. Thomas Frank también movió el banquillo e introdujo a DaSilva y Wissa. Ben Davies pasaba al carril izquierdo, mientras que el colombiano ocupó esa tercera vacante de central. El movimiento del galés a banda fue clave para activar los centros laterales y desplazar a Son al área. Sin embargo, pasaban los minutos y el Tottenham era incapaz de romper el empate. Intentaba conectar la dupla formada por Son y Kane, pero la defensa local cortaba a la perfección cualquier esperanza.

Todo el mundo se llevó las manos a la cabeza en el descuento. Ivan Toney volvió a presumir de su poderío aéreo y volvió a estrellar un remate de cabeza en el palo. Sin embargo, no se quedaría así porque Harry Kane hizo levantar a los suyos con un nuevo disparo de cabeza que cerca estuvo de romper el empate, pero el partido decidió cerrarse como empezó: con un 0-0 agridulce en Londres.

Con este resultado, los Bees ocupan la undécima posición con 40 puntos, en una burbuja de tranquilidad en la que se aseguran evitar problemas. Mientras, el Tottenham se queda quinto, fuera de Champions League, algo que se celebra en la mitad de Londres tras la victoria del Arsenal de Mikel Arteta. Tanto gunners como Spurs se verán las caras el 12 de mayo en la vigesimosegunda jornada que quedó aplazada.

VAVEL Logo