Garnacho salva a un United que sigue con dudas
Garnacho celebrando el gol de la victoria en Craven Cottage.

El último partido hasta la jornada navideña debido al Mundial de Qatar se jugaba en Craven Cottage, en un partido que enfrentaba a Fulham y Manchester United. El conjunto de Ten Hag realizaba 6 cambios respecto al partido de Copa frente al Aston Villa por 4-2 en Old Trafford. En cambio, los cottagers tan solo realizaban 2 variaciones en su equipo respecto al partido perdido en el Etihad por 2-1, Reid en el lugar de Kenny Tete y Cairney por Harrison Reed.

Las grandes novedades por parte de ambos equipos eran las ausencias de sus delanteros referencias en ataque, Cristiano Ronaldo, no tanto en esta temporada en el United y Mitrović, en el caso del Fulham.

Un United defensivo, organizado por Eriksen

El partido comenzaba con dos ocasiones por parte de ambos equipos, en el minuto 4, De Gea ya tenía que parar un primer disparo por parte de Carlos Vinicius y en el 8, llegaba el primer ataque por mediación de Rashford y Martial.

El Manchester United iniciaba el partido con varios desajustes defensivos debido a la presión del conjunto de Marco Silva, pero aguantaba bien posicionado y no estaba del todo incómodo esperando al rival a la contra con Martial, Rashford y Elanga para correr.

Durante los primeros 20 minutos, Casemiro era el jugador que más duelos había ganado (5) y que más tackles había logrado (3).

El conjunto red devil iba a depender mucho del gran partido que iba a disputar Christian Eriksen, abriendo la lata en el minuto 13 y dando la asistencia en un final espectacular en el 92. Todas las llegadas del United iban a pasar por las botas del danés, abriendo el juego, combinando y siendo el puente entre el mediocampo y Rashford y Martial, ya que Elanga no pudo participar tanto en el juego.

El primer gol del partido llegaba tras un robo de Casemiro en una buena presión alta del conjunto de Ten Hag y una jugada muy bien elaborada que iniciaba Eriksen hacia Martial, el cual esperaba que le doblase Bruno y tras un centro que tocaba en Issa Diop, Eriksen terminaba abriendo el marcador del partido.

La presión y efectividad del mediocampo del Fulham

Tras el gol, los red devils se acomodaban en el campo y bajaban la intensidad, lo que hacía que el conjunto cottager empezara a dominar el encuentro y fuese empujado por la afición. El dominio provenía principalmente por el centro del campo formado por Cairney, Andreas Pereira y Palinha, con el portugués como protagonista del partido debido a su despliegue físico y aportación defensiva. Cairney daba ese toque de calidad y creatividad al juego del Fulham y Andreas Pereira el enganche y el que realizaba cualquier centro peligroso al área, que no eran pocos.

El Fulham llegaba más al área, pero echaba mucho de menos a Mitrović, ya que, a pesar del buen partido del ex del PSV, no se mueve en los mismos números que el serbio. Tras las constantes llegadas de los de Marco Silva, el United aprovechaba algunas ocasiones a la contra, como una al final de la primera parte tras un buen taconazo de Elanga a Bruno, el cual centraba raso con muy buena intención hacia Eriksen, que disparaba con la zurda muy cerca del palo izquierdo de la portería de Leno.

Mejor momento del Fulham y un United desconocido en defensa

La segunda parte comenzaba con un Fulham con las ideas claras y un Manchester United que bajaba la intensidad y se veía encerrado y acribillado tras tres ocasiones claras y seguidas finalizadas por Carlos Vinicius y Ream.

En el minuto 55 iba a llegar el primer cambio de Ten Hag, se retiraba Elanga, no muy participativo en el partido y entraba McTominay, lo que trasladaba a Bruno a banda, el cual a partir del cambio estaría un tanto frustrado en ese cambio de posición.

En el minuto 59 entraba un exjugador red devil, Daniel James, que un minuto después, tras una pérdida en el centro del campo por parte de Bruno y una mala transición en defensa de Tyrel Malacia, Cairney aprovechaba para centrar un balón que no era capaz de resolver una defensa débil formada por Lisandro y Lindelof, lo que facilitaba el empate del partido.  

Durante toda la segunda parte, Malacia se veía superado jugando a banda cambiada, incluso Bruno tenía que bajar a ayudarle en la mayoría de las llegadas del conjunto de Fulham.

Alejandro Garnacho, ese es el nombre

En el minuto 72 entraba Alejandro Garnacho, el hombre del momento en el Manchester United, el hombre que lleva 2 goles y 2 asistencias en los últimos 4 partidos de los red devils. Gracias a la entrada del argentino, el United ganaba amplitud, velocidad y desborde en el campo, lo que hacía que el equipo de Ten Hag respirara más y tuviese más oportunidades de meter el gol de la victoria, algo impensable debido al juego de los de Marco Silva. Tras varias llegadas de Daniel James en un partido que a partir del 80 bajaba un poco el ritmo, en el minuto 92 el joven argentino iniciaba una jugada pasándosela a Christian Eriksen el cual le devolvía la pared y Garnacho que superaba a Reid en carrera, definía con un disparo raso a la portería de Bernd Leno.   

 

VAVEL Logo