Marruecos se reencuentra con la victoria en un mundial
La frustración de Witsel tras el encuentro / Fuente: Bélgica

Bélgica enfrentaba el segundo encuentro de la fase de grupos correspondiente al Mundial de Qatar 2022 contra el cuadro de Marruecos. Los de Roberto Martínez encabezaban el Grupo F tras haber logrado la victoria por la mínima ante Canadá en el primer partido.

Por su parte, el conjunto africano no fue capaz de abrir el marcador en el primer partido frente a Croacia. Lo que los dejaba con un único punto a expensas del veredicto final del partido. Cabe destacar que solamente los dos primeros clasificados avanzan a los octavos de final que darán comienzo a principios del mes de diciembre.

Últimos cruces

Son solo tres los partidos en los que ambas selecciones se han enfrentado a lo largo de la historia. Dos de ellas correspondientes a enfrentamientos amistosos en los que se reparten las victorias. En el año 1999 los belgas se llevaron el partido, mientras que en 2008 fueron los marroquíes los que lograron el triunfo.

Imagen del duelo entre Bélgica y Marruecos en el año 1994 / Fuente: Bélgica
Imagen del duelo entre Bélgica y Marruecos en el año 1994 / Fuente: Bélgica

El partido restante se dio en el Mundial de 1994 donde un gol de Degryse daba la victoria al cuadro belga en la primera jornada de la fase de grupos de aquella edición mundialista. Las diferencias entre las convocatorias de aquellos tiempos a día de hoy son notables, pero la esencia mundialista se sigue manteniendo.

Alineaciones

Bélgica: Thibaut Courtois, Alderweireld, Vertonghen, Castagne, Amadou Onana, Axel Witsel, Meunier, Kevin de Bruyne, Eden Hazard, Thorgan Hazard y Michy Batshuayi. 

Marruecos: Munir, Achraf Hakimi, Naif Aguerd, Romain Sais, Noussair Mazraoui, Salim Amallah, Sofyan Amrabat, Azzedine Ounahi, Hakim Ziyech, Sofiane Boufal y Youssef En Nesyri.

Susto en el último momento

El partido comenzó de forma muy positiva para Bélgica que controlaba el juego durante los primeros compases. El plan de Marruecos era claro, salir al contragolpe con la idea de generar peligro por el costado de Ziyech. 

Estos actos estaban muy controlados por la zaga belga que colocó a tres centrales para evitar sorpresas en la zona defensiva. Kevin de Bruyne era la batuta del partido en el cuadro de Roberto Martínez, pero las internadas por el centro no eran suficientes para penetrar la portería de Bounou.

Imagen de un lance de partido / Fuente: Bélgica
Imagen de un lance de partido / Fuente: Bélgica

En el último minuto del descuento de la primera mitad, Hakim Ziyech botó una falta lateral que no golpeó en nadie y acabó entrando en la portería, pero la presencia de un compañero en posición antirreglamentaria justo delante de Courtois, obligó al colegiado a no validar el tanto tras la revisión en el Var. Con este último suceso, toda la emoción se reservaba para los segundos 45 minutos.

El golpe definitivo

El dominio en la segunda parte fue pleno por parte del cuadro marroquí. Muchas jugadas de desequilibrio por ambos flancos provocaron el desconcierto de un equipo belga que no esperaba un partido tan discutido.

Ya venían avisando varias jugadas atrás, pero esta vez acabó entrando en la portería. Un golpeo lateral como el de la primera mitad por parte de Sabiri despistó a toda la zaga belga quienes nos pudieron despejar la bola.

Imagen del momento en el que marruecos anota el primer tanto / Fuente: ElConfidencial
Imagen del momento en el que marruecos anota el primer tanto / Fuente: ElConfidencial

A pocos segundos del final del encuentro iba a llegar el segundo gol de Marruecos para ponerle fin al partido. El anotador no fue otro que Zakaria Aboukhlal. Un contragolpe con toda Bélgica volcada en ataque fue suficiente para que Marruecos se colocase primera de grupo.

Protagonistas

En el cuadro belga ningún hombre estuvo fino en el partido. Pero si hay que destacar a uno sería Witsel, quién fue el único que intentó aportar algo de serenidad en el centro del campo al percatarse del dominio absoluto marroquí.

En el equipo ganador, Sofiane Boufal aportó todo lo que Marruecos necesitaba para ganar el partido. Cada vez que Boufal entraba en contacto con el esférico, Marruecos aumentaba las posibilidades de crear peligro. A pesar de esto, no consiguió el premio del gol que buscó durante el tiempo que permaneció en el terreno de juego.

VAVEL Logo