El Manchester City de Pep Guardiola se mete en semifinales de la UEFA Champions League por tercera año consecutivo. Lo ha conseguido gracias a saber manejar la ventaja favorable que tenían respecto a los de Tuchel, que a pesar de intentarlo de todas las maneras, no pusieron en peligro la clasificación del cuadro 'cityzen' en ningún momento del partido.

Sólo faltó el gol en la primera parte

Pese a las grandes ocasiones, ninguno de los dos conjuntos pudo adelantarse en el electrónico. Tras el 3-0 de la ida en el Etihad, los muniqueses salieron contundentes y con las ideas claras. El plan, minuciosamente preparado por Tuchel, surgía efecto en el sentido de que consiguió, por grandes ratos, embotellar al Manchester City.

Tras una transición rápida, Musiala dejó solo a Leroy Sané, pero el alemán cruzó demasiado su disparo. No solo era atacar para el Bayern, pues también tenía que cubrir sus espaldas. Un maravilloso pase de De Bruyne dejó solo a Haaland, y Upamecano estuvo forzado a cometer falta táctica siendo el último hombre, por lo que vio la tarjeta roja directa. Dicha sanción fue anulada, al detectar el linier y ratificar el sistema de fuera de juego semiautomático, la inválida posición del delantero noruego justo cuando el mago belga impactó con la redonda.

Gundogan y Coman en la disputa de un balón. Fuente: Getty Images
Gundogan y Coman en la disputa de un balón. Fuente: Getty Images

El Bayern siguió intentándolo; de nuevo Sané estuvo cerca de adelantar a su equipo con un lanzamiento directo que detuvo Ederson, que también se encargó de atajar un disparo de Coman tras una gran jugada colectiva del cuadro bávaro.

Pero aun faltaba por llegar un momento cúspide en el primer tiempo. Upamecano desvió un tiro con el brazo izquierdo, lo que le hizo cometer penalti, que además le hizo acarrear tarjeta amarilla. Haaland falló, por primera vez, un penalti con el City, mandándolo a las nubes.

La sentencia definitiva

En la reanudación volvió el conjunto bávaro a dominar, pues cada vez tenía menos tiempo para conseguir la épica. La presión volvió a ser efectiva y parecía que 'embotellaban' a los visitantes en su campo.

En un contraataque, Grealish le sirvió un gran pase con el exterior a Haaland, pero éste definió mal y al centro, en una situación muy favorable para el delantero.

Erling Haaland en el disparo que sentenció la eliminatoria. Fuente: Getty Images
Erling Haaland en el disparo que sentenció la eliminatoria. Fuente: Getty Images

En una de las internadas del Bayern en su acoso, Coman se metió dentro del área, pero su centro no pudo ser conectado por Choupo-Moting, que si la hubiese tan sólo rozado, podría haber marcado el primer gol. Sin embargo, la pelota le cayó a Stones, que con un gran desplazamiento largo dejó a De Bruyne —tras una gran recepción de Haaland— en una posición ideal para dejar solo al 'cyborg' noruego, que a la tercera fue la vencida y no perdonó ante Sommer, para darle el golpe definitivo a la eliminatoria.

El transcurso del partido iba al compás de lo que quería el cuadro de Guardiola. En una pelota larga hacia Mané se pitó (mediante VAR) penalti por mano de Akanji. Kimmich no perdonó y le añadió algo de emoción al final del partido, aunque el City supo contrarrestar un posible auge de los locales. Sadio Mané tuvo la última oportunidad, pero su remate se marchó muy desviado.

Contra su bestia negra

El City y Guardiola volverán a reencontrarse con su bestia negra estos últimos años: el Real Madrid. El conjunto de Carlo Ancelotti, que llega tras eliminar en un global de 4-0 al Chelsea de Frank Lampard, enfrontará por undécima vez en 13 años unas semifinales de la Copa de Europa, y tratará de prolongar su hegemonía total en el viejo continente.

El Real Madrid, rival en semifinales de nuevo para el Manchester City. Fuente: Getty Images
El Real Madrid, rival en semifinales de nuevo para el Manchester City. Fuente: Getty Images

No hace falta que se recuerde aquello que sucedió la pasada temporada, porque ya lo hace todo el mundo; sobre todo, el técnico de Santpedor.

VAVEL Logo
Sobre el autor