Pese a ser un discreto partido del conjunto de Francesco Calzona, solo les bastó una oportunidad para batir a Ter Stegen en una jugada defensiva en la que Iñigo Martínez sale mal al choque dejando el balón muerto casi en el punto de penalti, ocasión que, por supuesto, el delantero casi recién llegado de la Copa África tras ser subcampeón, Víctor Oshimen llevó al fondo de la portería.

  • La vuelta de “Lewangoalski”

El delantero polaco del Barça está en un gran momento de forma, pues acumula 5 goles en los últimos 4 partidos que ha disputado (Alavés,Granada,Celta y Nápoles). En el día de ayer consiguió ver portería en el minuto 60 tras un espectacular pase de Pedri en el que el ariete polaco colocó muy bien el balón raso y al palo más corto. A su vez, el Nápoles debe llevar mucho cuidado con él en el partido de vuelta, ya que es un delantero corpulento y alto y puede crear ocasiones de peligro para la portería de Meret con remates aéreos, sobre todo tras centros de Lamine Yamal, Gundogan y De jong.

Lewandoski celebrando un gol/ Fuente: periódico
Lewandoski celebrando un gol/ Fuente: periódico
  • Una gran sala de máquinas

Podemos destacar la versión de ayer tanto de Pedri como de Gundogan, debido a que en el encuentro de ayer ambos crearon varias ocasiones de peligro al equipo local como fue la asistencia de Pedri a Lewandowski para que marcara el primero del partido y algunas aproximaciones desde fuera del área por parte de Gundogan en las que el portero napolitano se tuvo que emplearse a fondo para que no agrandaran la diferencia en el marcador.

Pedri y Gundogan quejándose/Fuente: periódico
Pedri y Gundogan quejándose/Fuente: periódico
  • Un lateral experimentado pero peligroso

El Nápoles, además de tener cuidado con la delantera y el centro del campo del Barça, va a tener que llevar mucho ojo con Joao Cancelo un jugador conocido en la Serie A, pues pasó por equipos como la Juventus y el Inter de Milán, y al que vimos intentar centros con mucho peligro desde la banda izquierda culé que contaban con mucho veneno y a la vez mucha precisión hacia la cabeza de los atacantes del equipo catalán.

Cancelo en el Barça/Fuente: periódico
Cancelo en el Barça/Fuente: periódico
  • Un gol que da tranquilidad y esperanza

Un jugador que la temporada pasada se convirtió en uno de los ídolos de la afición napolitana tras ganar su tercer scudetto fue Víctor Oshimen, que lleva unos números que preocupa un poco a la afición como son: 9 goles y 2 asistencias. Con el gol de ayer, hizo que la escuadra italiana viaje a Barcelona con el pensamiento de que se pueden llevarla eliminatoria en Montjuic algo que haría que los aficionados se olviden un poco de la mala temporada que está haciendo el reciente campeón de la Serie A, que actualmente va noveno en la clasificación con 21 puntos menos que el líder del campeonato.

Oshimen celebrando su gol/ Fuente: periódico
Oshimen celebrando su gol/ Fuente: periódico
  • La gran estrella del equipo

La gran estrella del Nápoles, khvicha kvaratskhelia no tuvo un gran partido a la altura del nivel que demostró la pasada campaña, ya que no creó casi nada de peligro a la defensa del Barça, ni les encaró e incluso ni remató ninguna vez en todo el partido a la portería de Ter Stegen, para acabar su participación discreta en el partido fue sustituido en el minuto 68 por Lindstrom y dejó ver el monumental cabreo que cogió con su nuevo técnico.

celebración de Kvaratskhelia/Fuente: periódico
celebración de Kvaratskhelia/Fuente: periódico

Esta eliminatoria, además de una eliminatoria de octavos de Champions League, es un homenaje a Diego Maradona, una gran figura del fútbol que ya no está entre nosotros desde el 25 de noviembre de 2020. Pasó por los dos equipos dejando una huella más grande en los corazones de los aficionados italiano con los que consiguió levantar dos ligas (1986-1987 y 1989-1990), una copa de Italia (1986-1987) y una Copa de la UEFA (1988-1989)

Maradona con la Copa de la UEFA/Fuente: periódico
Maradona con la Copa de la UEFA/Fuente: periódico