El Tottenham mantiene la quinta plaza con 53 punto, pero podría pelear por el cuarto puesto, que actualmente le corresponde al Aston Villa. En estos momentos jugaría Europa League, aunque roza los puestos de Champions, ya que mantiene una ventaja amplia con el Manchester United por detrás.

Por su parte, el Luton roza los puestos de descenso. En estos momentos es cuarto por la cola, jugándose la permanencia en la Premier League. Salvarse y no caer sería un gran logro del equipo de Rob Edwards.

El Luton aprieta

Los equipos pequeños siempre sorprenden en la Premier. Esta vez no iba a ser menos. Un Luton enérgico y dinámico, que buscó su propio juego desde el minuto uno. Fueron decisivos y quisieron depender de ellos mismos. Actitud y carácter demostró un equipo que está causando sensación esta temporada.

Un Luton enérgico y dinámico

Es por ello que en el minuto dos de partido Tahith Chong abrió el marcador. Un fallo por parte de los Spurs con el balón, provocó que Townsend se lo quedase. El delantero corrió con calma por el lateral derecho, dando un pase en horizontal a Ross Barkley. El centrocampista asistió a su compañero Chong.

El neerlandeś definió a la perfección con su pierna izquierda hacia el lado derecho de la portería.

Tahith Chong celebrando el 0-1 | Fuente: Alex Pantling / <strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/futbol-internacional/2024/01/29/1170442-sacha-boey-el-enesimo-reemplazo-de-philipp-lahm.html' href='https://www.vavel.com/es/futbol-internacional/2024/01/29/1170442-sacha-boey-el-enesimo-reemplazo-de-philipp-lahm.html'>Getty Images</a></strong>
Tahith Chong celebrando el 0-1 | Fuente: Alex Pantling / Getty Images
 

Los spurs contraatacan

Un gol temprano y rápido del rival no desanimó a los Spurs. El conjunto de Ange Postecoglou mantuvo la cabeza fría y se centró en darle la vuelta al partido. Durante los primeros cuarenta y cinco minutos les vimos atacar una y otra vez. 

No era el día del Tottenham. Una triple ocasión en una sola jugada dejó a todos sorprendidos. Son se metió en el área pequeña del Luton , quitándose al portero y dando primero al palo derecho y luego al izquierdo. Después, el rebote no sería aprovechado por Werner que también falló. Y por último, Pape Sarr tampoco pudo meter la pelota en la portería.

Son regateando a Kaminski | Fuente: Mike Hewitt / Getty Images
Son regateando a Kaminski | Fuente: Mike Hewitt / Getty Images

Una consecución de ocasión en las que no terminaba de llegar el empate. A parte de esa acción clara, Son fue el más contundente en el ataque. Generó peligro, generó ocasiones pero no terminó de llegar es primer gol. Son cansado y desesperado por marcar. Él solo se quitó a los rivales, buscó al espacio, rompió líneas, pero no obtuvo su recompensa, el gol.

Los fallos pasan factura

El Luton no estaba fallando. Completó una primera parte sin errores, siendo contundente en defensa. Sin embargo, el segundo tiempo fue otra cosa. Ante un Tottenham fuerte y decidido, que quería empatar el encuentro.

No pararon de llegar las ocasiones del equipo local. Por lo que, al inicio de la segunda parte, llegó el ansiado gol del empate. Una jugada rápida por el costado derecho y haciendo llegar un pase en horizontal Werner, pero que Kaboré despejó mal y mandó el balón al fondo de la red.

Son agarrando el balón tras el gol del empate | Fuente: Alex Pantling / Getty Images
Son agarrando el balón tras el gol del empate | Fuente: Alex Pantling / Getty Images

El Luton Town pasó de tener el encuentro controlado y en el que parecía que tenía los tres puntos conseguidos a estar dominado por el rival. Un segundo tiempo que se jugó principalmente en el área del Luton.

Las ocasiones se repetían minuto a minuto. Jugadas similares, una detrás de otra, en las que el Luton no conseguía parar de sufrir. El lateral derecho fue la vía libre para generar peligro. La combinación entre Pedro Porro y Johnson fue eficaz para llegar a la portería de Kaminski.

Final del partido

El empate se mantuvo. Aunque, los spurs estuvieron a punto de hacer el segundo. Antes del minuto ochenta, llegó un gol fantasma que no subió al marcador, pero que rozó la línea de gol. Además, salió al campo Richarlison con una gran ovación de su afición tras las duras palabras que confesó hace unos días.

Ya para poner punto y final llegó el gol de Son. Un gol deseado y que po fin cayó en las botas del surcoreano. El capitán del Tottenham apareció en el momento perfecto para empujar la pelota. Tras una buena jugada de Werner por la banda, puso el balón al centro del área para que algún compañero rematase.