Más táctica que emoción

La representación táctica de ambos en el partido de hoy es la definición perfecta de, tácticamente y en lo que a la pizarra se refiere, ya que el Arsenal ha demostrado la manera en la que se ha de frenar y nublar el gran juego del City en campo contrario, entregando el balón en muchos tramos del partido y siendo conscientes de que el trabajo sin pelota iba a ser capital para poder salir vivos del encuentro de hoy.

Los chicos de Pep Guardiola ahogan y someten como pocos en la salida rival , los chicos de Arteta, sabedores de ese detalle y de la capacidad del City en la presión, no han querido que pase absolutamente nada en los primeros minutos; no querían pérdidas cerca del área, no querían imprecisiones que propiciasen ataques de los mancunianos con toda su defensa descolocada y, básicamente, no querían sustos nada más empezar el partido. 

De Bruyne porfiando con Saliba y Gabriel / Premier League
De Bruyne porfiando con Saliba y Gabriel / Premier League

Es cierto que, conociendo al Arsenal y sus preferencias en lo que a estilo de juego respecta, no es el partido ideal porque han olvidado el balón en algunas fases del partido pero, como digo, la exigencia sin balón a la que te somete el Manchester City es tal que plantear un partido donde quieras arrebatarle el balón a los mancunianos sería un acto algo suicida y en el que se liberarían los espacios necesarios para que el City te castigue de lo lindo.

Es por ello, que en los primeros minutos del encuentro hemos encontrado un juego más directo por parte de los Gunners, sin tomar riesgos en salida de balón y buscando desestabilizar a la zaga Citizen mediante las segundas jugadas y ubicándose mucho más cerca de área rival, lo cual no terminó de ser efectivo con un Rodri pletórico en los duelos y un Kovačić muy atento en las ayudas defensivas.

Por otro lado, el Arsenal, en los momentos que podía robar y mantener la pelota se hacía muy fuerte y pisaba área con más asiduidad que el Manchester City, enlazando pases por dentro para transportar al equipo al ataque con un Gabriel Jesús muy activo en ataque, un Havertz que le ha tocado lidiar con Rúben Dias y Akanji y ha completado un partido lleno de trabajo y de opciones para su equipo; el costado de Saka, que ha sido sustituido por unas molestias musculares, muy bien protegido por Gvardiol pero creaban mucho peligro cuando generaban acciones de dos contra uno con las incorporaciones de Ben White.


 

Más balón no siempre es igual a más peligro

El dominio al que nos tiene acostumbrado el Manchester City es atosigante, agobiante, poderoso y, sobre todo, muy amenazante. Hoy, el conjunto de Mikel Arteta, ha trabajado un sistema en el que han podido impedir que el City se ubicase cerca de área rival y, aspecto muy importante, cancelar por completo la zona indefendible que suelen detectar los mancunianos y que tan bien suele atacar y aprovechar conjunto Citizen.

Ese sometimiento lo supo opacar el Arsenal mediante una muy buena predisposición defensiva por parte de Havertz y Ødegaard, en la primera línea de presión y, un paso más atrás en la segunda línea, Jorginho y Rice, encarcelando a Rodri y, a raíz de los pases que ejecutaba el City en iniciación, todos se movían al son de dichos pases pero siempre tapando la salida de Rodri e invitando a atacar por las bandas y poblando muy bien el centro del campo, impidiendo que se generen grietas entre la línea de medios y defensas. 

Ødegaard aplaudiendo a los desplazados Gunners al Etihad al final del partido / Arsenal
Ødegaard aplaudiendo a los desplazados Gunners al Etihad al final del partido / Arsenal

Por lo que, el equipo que más gozó de poseer el bló fue quien menos propuso o quien menos peligro generó ya que, sin tener tanto la pelota como en otros partidos, el Arsenal identificaba muy bien por qué banda percutir, a qué velocidad y con cuantos toques transitar o guardar la pelota; aspecto vital para hacerle frente a un equipo que defiende tan bien hacia delante.

Locked in

El partido que han ejecutado Gabriel Magalhães y William Saliba es una verdadera demostración de cómo salir intacto del Etihad Stadium, de cómo no haber estado ni incomodado por parte de los mancunianos y de cómo liderar una defensa tan prestigiosa y que se sitúa en lo más alto de la tabla como lo es la del Arsenal.

El brasileño y el francés han tapado todo lo habido y por haber, han desesperado por completo a Erling Haaland que, en ninguno de los dos partidos esta temporada ha conseguido ejecutar un sólo tiro a puerta cuando se ha enfrentado a estas dos bestias que, un día más, han demostrado cómo ambos pueden hacer cualquier tipo de función dentro de las situaciones dentro del partido y poder hacerlo con un grado de coordinación excelso. Cuando uno de los dos tiene que salir de su posición para evitar que “el cyborg” pueda recibir y causar problemas, el otro espera dos pasos atrás una posible rectificación o un golpeo en el que tenga que correr hacia atrás.

Haaland tratando de lidiar con Gabriel y Saliba en el encuentro de hoy / <strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/futbol-internacional/2024/03/26/premier-league/1177479-sven-botman-se-pierde-el-resto-de-la-temporada-por-lesion.html' href='https://www.vavel.com/es/futbol-internacional/2024/03/26/premier-league/1177479-sven-botman-se-pierde-el-resto-de-la-temporada-por-lesion.html'>Manchester City</a></strong>
Haaland tratando de lidiar con Gabriel y Saliba en el encuentro de hoy / Manchester City

El dato de que el Arsenal no conozca la derrota frente a ningún equipo del ”big-six” pasa porque estos dos monstruos de la defensa están demostrando el nivel tan alto que tienen, con una confianza que irradia sobre el resto, incluso con un maravilloso “Trash Talking” entre Gabriel y Haaland en el que el brasileño buscaba esa confrontación y dejó claro quienes son los jefes de la zona de peligro Gunner, dando una seguridad a la altura de muy pocos en la actualidad y, es que, por primera vez un equipo dirigido por Pep Guardiola ha sido incapaz de anotar un sólo gol al Arsenal en casa y la racha de 57 partidos de los mancunianos anotando en el Etihad se corta hoy con dos nombres propios como protagonistas; la dupla de centrales que posee el Arsenal es, a día de hoy, la mejor pareja de centrales del mundo.