Daley Blind y el éxito que no pudo alcanzar su padre

Daley Blind cumplió un sueño. Con 24 años, el lateral izquierdo del Ajax debutó en un gran torneo con su selección. Su primer encuentro en un Mundial lo guardará para el recuerdo tras golear a la vigente campeona, España, por un contundente 1-5 y con 2 asistencias suyas. El polivalente jugador del Ajax alcanzó lo que su padre, Danny (52 años), se afanó en lograr a lo largo de su carrera. El excentral nunca disputó un Mundial pese a su dilatada experiencia e incontables éxitos en su equipo, el Ajax.

Daley Blind y el éxito que no pudo alcanzar su padre
Daley Blind en su debut mundialista ante España (Foto: Mirror)

Las dudas respecto a la inexperiencia de la zaga holandesa saltaron por los aires. A ello contribuyó una delantera rápida, letal, pero también el descaro de una generación que pisa fuerte. Desde el carrilero izquierdo, su cara más conocida. Bajo su nuca brilla un nombre reconocible y en su carácter se observa los genes Blind. El lateral izquierdo ha disputado 13 partidos con su selección, después de debutar hace algo más de un año en un amistoso en el Amsterdam Arena, ante Italia.

Hijo del que fuera gran central del Ajax de los 90, Danny Blind, Daley luchó por crecer a la sombra de su padre. Señalado por ello, el joven de 24 años ha ido dando pasos con calma y su gran temporada a las órdenes de Frank de Boer en el equipo de su vida, el Ajax, le granjeó un billete a Brasil. Desde el lateral izquierdo, el carril cobra recorrido.

Ha disputado 13 partidos con Holanda

Adicionalmente a su gran desparpajo y seguridad defensiva, Daley Blind ha disputado encuentros en su equipo en el centro del campo. Dicha polivalencia le hace indiscutible en una convocatoria para un Mundial. Además de debutar en una lista para un gran torneo, el zurdo rindió a un alto nivel. El lateral del Ajax ha jugado 5 partidos oficiales con Holanda (4 de Clasificación y el partido ante España del Mundial) y 8 amistosos.

Ante España, dos asistencias de gol

Los números del defensa oriundo de Ámsterdam, en el debut mundialista, arrojan una realidad. A sus 24 el ajaccied mostró personalidad y arrojo. Gracias a sus condiciones físicas y la seguridad que aporta la defensa de 5, Daley pudo sumarse al ataque siendo un muro en la banda. A su medida asistencia a Van Persie en el 1-1, Blind agregó al poco de comenzar el segundo tiempo otro pase de gol, a Robben, para remontar el partido.

Además de sus 2 asistencias de gol, Blind se sumó por banda incomodando a Azpilicueta. Dio dos goles y creó dos oportunidades más que se fueron al limbo, ganando todos sus duelos aéreos. Sus 180 centímetros de altura sirvieron para imponerse a David Silva, que no tuvo opción por alto ante el jugador del Ajax.

Con 4 títulos de Liga en su palmarés, todas las Eredivisie que van desde el 2010-2011 hasta la 2013-2014, a Blind ya no le falta el salto internacional para sentirse importante. Con media Premier disputándose sus servicios, ante España dio una exhibición de sus habilidades. Daley se entrenó al margen de sus compañeros tras el encuentro ante España pero alejó las dudas sobre su estado: “Voy a estar listo para el partido, pero la decisión de si juego es del seleccionador”.

La espina de su padre

El debut de Daley Blind ante España suponía un doble respiro. Una liberación de muchos años, una esperanza que traspasaba fronteras generacionales. Después de muchos años esperando esa alineación donde se transcribiera el apellido Blind, Danny, que tuvo que ver cómo su carrera se finalizaba sin esa oportunidad, veía a su hijo alcanzar ese hito.

El excentral de 52 años, Danny Blind, llevó con firmeza una carrera exitosa. Su palmarés luce con 5 ligas, 4 Copas, 3 Supercopas a nivel nacional, que se completan con una Recopa, una UEFA, una Champions, una Supercopa de Europa y una Intercontinental. En definitiva, Danny Blind alzó todos los títulos posibles y fue decisivo en los penaltis en la Intercontinental del 95 (fue el jugador más valioso).

Daley , lateral izquierdo, y Danny Blind, segundo entrenador. Foto AFP

En aquel partido disputado en Japón, el once holandés del Ajax mostraba caras conocidas. Desde Van der Saar a Overmars y Litmanen, pasando por Kluivert,  Kanú, Finidi o los hermanos De Boer. El empate a 0 ante el Gremio lo desnivelaron por 4-3 en penaltis los goles de Ronald de Boer, Frank de Boer, Finidi y el definitivo, Danny Blind.

Sus éxitos a nivel de clubes fueron innegables. Sin embargo, después de más de 40 internacionalidades con la selección y un gol, Blind nunca pudo disputar siquiera un minuto del gran torneo internacional. A la sombra de Koeman, de Van Tiggelen y su compañero Frank de Boer, Blind vio pasar los mundiales de 1990 y 1994 sentado en el banquillo.

Su padre jugó 42 partidos con la selección

También fue llamado a la Eurocopa de 1992 y a la de 1996. Danny Blind, sin embargo, solo jugó en la de Inglaterra 1996, en 3 partidos (una victoria ante Suiza, una derrota ante Inglaterra y la eliminación en penaltis ante Francia en cuartos, donde anotó su gol en la tanda). Tras ese partido, Blind dejaba la oranje.

El actual segundo entrenador de la selección es el único holandés que ha ganado todos los títulos posibles (a nivel nacional e internacional), y comparte éxito con exjugadores como Gaetano Scirea o Vitor Baía. A pesar de ello, su espina mundialista, que no pudo sacarse jugando, muchos años después pudo solventarla su hijo, que cumplió un sueño generacional. Un éxito que no tiene visos de tener un corto recorrido


Share on Facebook