Aránguiz no evitó el empate insulso del Leverkusen

Un Bayer con más corazón que cabeza no pudo con un Augsburgo que pareció tener el encuentro controlado en todo momento. Ni si quiera un penalti dudoso sobre Volland, fue aprovechado por los locales, ya que el internacional chileno Aránguiz, lo mandó fuera.

Aránguiz no evitó el empate insulso del Leverkusen
El Bayer Leverkusen no pudo pasar del empate ante el Augsburgo. Foto: Bayer 04 Leverkusen
Bayer Leverkusen
0 0
Augsburgo
Bayer Leverkusen: Leno; Henrichs; Tah; Dragovic; Wendell; Bender; Aránguiz; Kampl, Volland, Çalhanoglu; Chicharito.
Augsburgo: Hitz; Verhaegh; Gouwelleuw; Hinteregger; Stafylidis; Kacar; Baier; Koo, Ji; Moravek; Finnbogasson.
ÁRBITRO: Jochen Drees. Amonestó con tarjeta amarilla a Verhaeg (min.46) y Gouweleeuw (min.71).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 4 de la Bundesliga 16-17. Disputado en el BayArena de Leverkusen ante 30.000 espectadores.

Sobre la mesa, analizando fríamente, se presentaba un buen partido sobre el papel, donde se enfrentaban dos equipos que realizaron una buena campaña la temporada pasada. Comenzando con el Leverkusen, se esperaba que mantuviera el nivel de cuando juega como local, algo que ya demostró ante el Hamburgo. Sin embargo, fuera de casa ha sucumbido calamitosamente, ya que ha caído tanto en Monchegladbach como en Frankfurt, concretamente ante el Eintracht. 

Por contra, aparece la figura del Augsburgo, que goza de unos datos completamentes opuestos al Leverkusen. Con dos dolorosas derrotas en casa ante Wolfsburgo y Mainz. La diferencia está en que, como visitante ganó en el estadio del Bremen. Ahora se presentaba en el BayArena con el objetivo de sumar una segunda victoria lejos de Augsburgo. 

Ambos equipos sufren las bajas de dos pilares fundamentales, como es el caso de Bellarabi, por parte del Bayer, que se perderá lo que le resta de temporada y por otra parte, Dominik Kohr que estará de baja mes y medio, bajando notablemente en la zona ancha del campo del WWK Arena.

Una primera parte con poco fútbol, donde el Bayer mereció más

Se conoce que el estilo de juego del Augsburgo no es el más ofensivo, sino más bien, todo lo contrario. Equipo seguro, que empieza desde atrás y hace daño con contraataques mediante Koo o Ji y los desmarques de Finnbogasson. En cambio, se esperaba un Leverkusen más ofensivo, con ganas de marcar desde el minuto uno. Sin embargo, hubo que esperar hasta el minuto 28 para ver el primer disparo entre los tres palos. Concretamente fue del hombre gol del Bayer, Chicharito, cuyo remate de cabeza a centro de Volland fue detenido sin problemas por el guardameta local, Hitz.

El partido comenzó con muchas faltas, por parte de ambos equipos y se siguió prolongando durante los primeros 45 minutos. No tardó la respuesta del equipo local, que cuatro minutos después, con un disparo raso de Ji Dong-Won, tuvo que obligar emplearse a fondo al prometedor cancerbero, Leno. 

La tuvo Aránguiz a punto de llegar al descanso

Pero todo sería un espejismo, ya que iba a ser la única ocasión de peligro a favor del equipo visitante. En el minuto 33, tuvo una nueva oportunidad Chicharito, a pase de Henrichs, que se marchó desviado por el lado derecho del arco del Augsburgo. Poco tiempo después, probó suerte Volland, con un zurdazo en una posición muy complicada. Ya nos tuvimos que remontar al borde del descanso, con la ocasión más importante de lo que se llevaba disputado del partido. Un buen pase del alemán Kevin Volland dentro del área para el chileno Aránguiz, cuyo disparo se marchó arriba rozando el larguero.

Finnbogason tratando de controlar el esférico. Foto: FC Augsburgo
Finnbogason trata de controlar el esférico. Foto: FC Augsburgo

Reacción del Leverkusen en el segundo tiempo

Tras el descanso, pareció que la charla de Roger Schmitd surgió efecto de forma positiva para encarar los segundos 45 minutos. Esto se debe a que, sin hacer un fútbol brillante, el Leverkusen fue mucho más vertical y trató de hacer daño desde el comienzo. En cambio, el Augsburgo realizó su primer cambio al comenzar el segundo tiempo, dando entrada a Max en sustitución de Koo, con el objetivo de dar más frescura arriba y ayudar en la banda diestra.

En diez minutos, los locales perdonaron tres ocasiones de gol

De tal forma fue la decisión que volvieron al terreno de juego los del BayArena, que en los primeros diez minutos, tuvieron tres ocasiones claras de gol. La primera, nada más ponerse el balón en juego, donde una vez más la tuvo Chicharito con un remate flojo desde el punto de penalti. Inmediatamente después la tuvo Lars Bender, con un disparo lejano que se marchó desviado. Por último, en este aluvión del conjunto local, la tuvo Çalhanoglu con una falta lejana que se envenenó y Hitz, de nuevo, la tuvo que desviar a córner.

En el minuto 65, llegó el primer cambio del Bayer. Entró Kiessling por Chicharito, ya que el delantero mexicano estuvo hoy negado de cara a portería. Un minuto después entró el joven extremo Brant por Çalhanoglu, con el fin de darle velocidad y profundidad a las bandas. 

Aránguiz falló el penalti que pudo dar victoria al Bayer

Sin embargo, hasta el minuto 72 no llegaría la ocasión más clara del encuentro. Se produjo mediante una internada de Volland y lo acabó derribando Gouwelleuw por detrás. Aunque fue bastante riguroso, el árbitro no dudó y le concedió la pena máxima a favor del Bayer. Pero el centrocampista chileno, Aránguiz no aprovechó la ocasión y mandó el balón fuera del arco del Augsburgo. 

Y curiosamente, a partir de ahí el Augsburgo se empezó a crecer. Por medio de Moravek y Hinteregger, tuvieron la oportunidad de poner el 0-1 en el marcador. El primero con un tiro raso, donde el internacional teutón, Leno, tuvo que parar abajo. El segundo, con un remate a la salida de un córner lanzado por Finnbogason. Viendo la reacción de los visitantes, el entrenador local, decidió darle minutos a Pohjanpalo, jugador revelación del Bayer Leverkusen durante esta temporada.

El Augsburgo controló el empate hasta el final 

Poco se disputó en los minutos finales, donde el Augsburgo consiguió llevárselo a su terreno, con el objetivo que se jugara lo menos posible y un claro ejemplo fue que realizó dos cambios en los minutos finales para perder tiempo. Entraron Luthe y Janker por Moravek y Kacar. Pero iba a quedar una ocasión más para el Leverkusen. Tras una gran jugada de Brant, consiguió poner un centro medido al área encontrando al corpulento punta Stefan Kiessling, pero su remate salió blando a las manos de un Hitz muy seguro durante todo el choque. 

En esa clara oportunidad murió el partido, dando un buen punto al Augsburgo y por contra, perdiendo dos el Bayer. En definitiva, se puede destacar que los locales merecieron más, pero tampoco hicieron un partido brillante. Con un Chicharito muy fallón y una zona de creación que se quedaba sin ideas en tres cuartos de campo. En cuanto a los visitantes, volvió el Augsburgo rocoso y difícil de hacer daño que está mostrando en sus envites fuera de casa. Ahora solo falta convertir este equipo fuerte y maduro en los partidos que juegue como local. El Bayer Leverkusen se sitúa duodécimo con 4 puntos y el Augsburgo una posición por detrás con los mismos puntos.