Tres puntos y un gran paso

El Saint-Étienne consiguió la victoria en casa ante un difícil y correoso Bastia en un partido igualado que terminó decantándose hacia los verdes.

Tres puntos y un gran paso
Foto: Pierre Bengtsson y Loïc Perrin en juego. (AFP)

Partido de suspense en el que el Saint-Étienne fue insultantemente superior al Bastia y que se decidió en la última jugada del encuentro. Hamouma no se puso nervioso y clavó un penalti que hizo justicia en el terreno de juego. Beric falló otra pena máxima cuando apenas empezaba el encuentro. Saint-Maximin hizo un buen partido ante sus ex, mientras que Lacroix debutó como titular con nota.

Los verdes son maestros decididamente en los últimamente en el arte de suspenso digno de Alfred Hitchcock. Los últimos cinco minutos han sido para ellos este domingo por la tarde. Saint-Étienne terminó su serie de cuatro empates consecutivos en todas las competiciones, una victoria que le permite moverse en la clasificación a un lugar más acorde con sus ambiciones para esta temporada.

El Saint-Étienne pudo romper la mala racha que lleva en casa. No marca en la primera parte en un partido de liga desde el 17 de octubre, once meses. Robert Beric, goleador entre semana y en la jornada pasada, erró un lanzamiento desde los 11 metros en el minuto siete, tras una falta cometida por Leca sobre él mismo. Les Verts monopolizaron el balón y tuvieron las mejores ocasiones, por mediación de Pajot y Monnet-Paquet. Saint-Maximin, canterano del Saint-Étienne, le puso las cosas difíciles a Théophile, aunque el lateral derecho, hoy en banda izquierda, respondió bastante bien. Aun así, del joven Saint-Maximin salieron las dos oportunidades del Bastia, una con un centro chut que se marchó fuera por poco y otra en un pase raso para Coulibaly, en que el remate del canterano corso de tacón no pilló portería.

Veretout también ha tenido ocasión de marcar, pero su recuperación en el punto de penalti, a la izquierda en masas dispersas antes que Diallo tirara. Incapaz de adaptarse a sus otros disparos, Saint-Etienne también podría ser el culpable, sino a sí mismo por no haber podido ganar. Hasta la pena máxima de Hamouma fue así. Lo que no recompensó el partido del Bastia valiente fue que pudo haber anotado Coulibaly. Pero Ruffier estaba mirando por encima de su tiro en ángulo cerrado objetivo. Bastia no lo conocía, pero tuvo que dejar su oportunidad para traer un punto de taladro. Hubiera sido merecida.

A la vuelta de vestuarios, Galtier arriesgó mas pasando de un 4-3-3 a un 4-2-3-1. Los laterales del ASSE fueron muy incisivos por las bandas, sobre todo Malcuit, cuyos centros siempre fueron peligrosos. Coulibaly y Hamouma tuvieron dos claras pero los porteros respondieron bien, sobre todo Leca, salvador en la tarde de hoy. Con el partido agonizando, Hamouma es desequilibrado por Cahuzac dentro del área y Letexier no dudó: nuevo penalti. El propio Hamouma transformó con un magistral lanzamiento, dejando los tres puntos en casa cuando todos pensaban que dos de ellos iban a volar.