Un verano crucial para el proyecto del Marsella

Tras una segunda vuelta en la que los de Rudi García han podido extraer una base deportiva sólida, arranca uno de los periodos estivales más importantes de la historia reciente del Olympique de Marsella. En el Vèlodrome ya se trabaja para construir un equipo que vuelva a pelear por ganar el campeonato y poner fin a siete cursos de sequía.

Un verano crucial para el proyecto del Marsella
Rudi García ya ganó la Ligue 1 en 2011, a los mandos del Lille. | FOTO: OM.net

En el Vèlodrome descansa, como si de un gigante dormido se tratara, el gran histórico del fútbol francés. El único equipo galo que ha sido capaz de ser campeón de Europa, en el lejano 1993. Desde la consecución del título que significó el gran culmen de su época dorada, Les Olympiens sólo han conseguido celebrar una liga, que data del año 2010. Soterrado por el dominio tiránico del PSG y por el triunfo de los modelos de Lyon y Mónaco, el OM se ha visto relegado a una posición real en el panorama nacional que está por debajo de lo que indica su enjundia histórica.

El punto de inflexión, que precede a un pronunciado cambio de mentalidad en la dirección estratégica del club, se produce con la compra del mismo por parte del millonario americano Frank McCourt, el pasado mes de octubre. El nuevo propietario anunció desde el principio las intenciones de su ejecutiva que, en el plano deportivo, sería encabezada por Andoni Zubizarreta en los despachos y Rudi García en el banquillo, y que estaría orientada a "conseguir el título a corto plazo" potenciando la plantilla, aumentando el nivel de gasto y eligiendo los futbolistas adecuados con mayor coherencia. La firma del que es, en palabras del presidente Jacques-Henri Eyraud, "el mayor contrato comercial de la historia del club" con la firma de ropa Puma en el mes de marzo aporta el caudal económico necesario para financiar el regreso del club a la élite del fútbol nacional.

La contratación de Zubizarreta al frente de la dirección deportiva fue una de las primeras decisiones de la nueva propiedad. | FOTO: @OM
La contratación de Zubizarreta al frente de la dirección deportiva fue una de las primeras decisiones de la nueva propiedad. | FOTO: @OM_Officiel

Una base que genera ilusión

Fuera de las prometedoras palabras de las nuevas cabezas visibles del club, el pasado mercado de invierno sirvió para plasmar las nuevas intenciones de la parcela deportiva. Las decisiones tomadas en el mes de enero no pudieron ser más acertadas, y mostraron una indiscutible dosis de atrevimiento. Previo pago de 30 millones de euros -de lejos, el fichaje más caro de la historia del club- Dimitri Payet aterrizó en el Vèlodrome ilusionando a la parroquia marsellesa como pocos habían hecho en las últimas décadas. El ex del West Ham no fue el único en enfundarse la casaca blanca y azul, pues Morgan Sanson llegó para aportar su clase a la medular y Patrice Evra regresó a un nivel óptimo a la liga que le vio crecer.

Las buenas noticias no se quedaron ahí. Durante la segunda vuelta se anunció que el club haría efectiva la opción de compra por 11 millones de euros para conservar en propiedad a Florian Thauvin. El extremo, que estaba cedido por el Newcastle, protagonizó una temporada espléndida, anotando 15 goles y repartiendo nueve asistencias. Junto a Dimitri Payet, ha sido el gran artífice del gran final de temporada del Marsella, que alcanzó la quinta plaza sin conocer la derrota en los últimos once partidos del campeonato.

Dimitri Payet, tras brillar en Londres, regresó a casa en enero con la vitola de estrella. | FOTO: OM.net
Dimitri Payet, tras brillar en Londres, regresó a casa en enero con la vitola de estrella. | FOTO: OM.net

Rudi García consiguió, de cara a la segunda mitad de la liga, formar un eje ofensivo de primer nivel. Rodeó a un Bafétimbi Gomis en gran forma goleadora de un puñado de jugadores que han de ser los líderes del nuevo proyecto ganador que se avecina. William Vainqueur aportaba el rigor en el centro del campo que permitía crear con menos ataduras a Morgan Sanson y al refrescante Maxime Lopez, la gran perla de la cantera del club. Su salto al once, contando tan sólo con 18 años, fue el inicio de la explosión de un talento que ha maravillado por su facilidad para otorgar fluidez al juego en campo rival. Por delante, los dos grandes líderes del equipo, Dimitri Payet y Florian Thauvin. Por el nivel que se les presupone y por el rendimiento que ya han ofrecido, no hay razón para no imaginárselos a la cabeza de un equipo campeón, pues su calidad se antoja absolutamente  clave para acometer la reconquista de la Ligue 1.

El equilibrio pasa por revitalizar la zaga

Pese a haber conseguido unos números defensivos más que decentes durante el curso pasado -los de García recibieron 41 dianas, consolidándose como la cuarta mejor retaguardia del campeonato-, buena parte de los esfuerzos de la nueva secretaría técnica pasarán por reforzar y renovar la parcela trasera del campo. Las aportaciones del curtido Patrice Evra, junto a Rolando o Rod Fanni, dotan de una alta dosis de experiencia al equipo, pero se echa en falta la presencia de un jugador que se erija como líder de la retaguardia mediante su nivel, dejando a un segundo plano la edad. Es ahí, en la parcela central de la defensa, donde Zubizarreta y compañía están trabajando con mayor ahínco para encontrar al hombre que, como Kamil Glik en el Mónaco o Thiago Silva en el PSG, dote de solidez regularmente al equipo.

La aparición de Maxime Lopez ha subido exponencialmente del nivel de la medular marsellesa. | FOTO: OM.net
La aparición de Maxime Lopez ha subido exponencialmente el nivel de la medular marsellesa. | FOTO: OM.net

La necesidad de encontrar, al menos, un central de absolutas garantías se incrementa teniendo en cuenta que Karim Rekik, que saldrá rumbo al Hertha de Berlín, no ha cubierto las necesidades del modo esperado. Es esperable que llegue un lateral derecho que compita con el japonés Hiroki Sakai, en una de esas posiciones donde se observa que el nivel ha de aumentar si se quiere aspirar a cotas superiores.

En la portería, que este año ha defendido otro veterano, el francés Yohann Pelé, también se puede esperar alguna incorporación, como la propia dirección deportiva del club ha dejado ver mostrando su interés por el guardameta español Íker Casillas. El arquero del Porto ha mejorado sus prestaciones durante la pasada temporada, lo que deja entrever que puede ser una solución fiable para que el Marsella compita en la élite.

El regreso de Evra fue una de las novedades invernales del Marsella. | FOTO: OM.net
El regreso de Evra fue una de las novedades invernales del Marsella. | FOTO: OM.net

El del mostoleño no ha sido, sin embargo, el único nombre que ha apuntado en su libreto Andoni Zubizarreta, pues se especula con el regreso de Steve Mandanda, ahora en el Crystal Palace, o con el mexicano Guillermo Ochoa. El talentoso arquero Alban Lafont también figura en las quinielas, pero su operación implicaría un ostentoso desembolso de dinero, si bien parece posible debido a que ninguno de los otros grandes del campeonato francés planean la adquisición de un guardameta.

Valère Germain, el primero en llegar

Más allá de los grandes esfuerzos económicos realizados desde el cambio de propiedad, entre los que destaca la compra de Dimitri Payet y el pago de la cláusula de compra de Florian Thauvin, la primera gran operación del verano de la junta directiva marsellesa ha sido el fichaje de Valère Germain, uno de los capitanes del campeón de liga. El atacante francés ha anotado goles allá donde ha ido, y posee la experiencia necesaria para finalizar con éxito las acciones que construyan los Payet, López o Thauvin.

Valère Germain, presentado este martes como nuevo jugador del Marsella. | FOTO: @OM_Officiel
Valère Germain, presentado este martes como nuevo jugador del Marsella. | FOTO: @OM_Officiel

Se espera que el delantero marsellés cumpla un rol complementario en la plantilla que Rudi García tenga a su disposición en septiembre, pues todo parece indicar que se realizará un fuerte desembolso en la contratación de otro atacante, más aún teniendo en cuenta que Gomis regresará al Swansea City, tras haber registrado unos números respetables en la Ligue 1 durante su curso en préstamo (21 tantos). Quizá el ariete que llegue en su lugar sea el factor diferencial que haga que el Olympique de Marsella regrese de su letargo y vuelva a pelear, como antaño, por los grandes títulos en Francia.


Share on Facebook