¿Puede Francia soñar con el Mundial?

Con un grupo accesible, los franceses se ilusionan con llegar a las instancias decisivas de Rusia 2018, para conseguir el título que les ha sido esquivo desde 1998.

¿Puede Francia soñar con el Mundial?
Francia quiere volver a ser campeón del mundo | Foto: FFF

La fortuna le sonrió a Francia en el sorteo del Mundial de Rusia 2018, con un grupo más que accesible para poder acceder, al menos en principio, a la próxima ronda, los octavos de final de la máxima cita mundialista, a la cual llega con grandes chances de meterse en la conversación más seria por el título.

¿Por qué es esto? En primera instancia por la calidad de jugadores con los que cuenta. Desde la experiencia de Hugo Lloris en la portería, pasando por la juventud pero excelencia de Paul Pogba en el mediocampo, sumando al gran punto clave de Francia, que es su delantera, donde cuenta con excelsos jugadores de la talla de Olivier Giroud, Alexandre Lacazette, Antoine Griezmann y Kylian Mbappé.

Giroud y Mbappé, presente y futuro de Francia | Foto: FFF
Giroud y Mbappé, presente y futuro de Francia | Foto: FFF

Observando la plantilla, Francia tiene con qué ilusionarse, pero el punto exacto que se debe analizar es el cómo han llegados los franceses a estar entre las 32 selecciones participantes de Rusia 2018. La Selección Nacional de Francia, dirigida por Didier Deschamps, se clasificó como líder del Grupo A, con 23 puntos, el cual había compartido junto a Suecia, Holanda, Bulgaria, Luxemburgo y Bielorrusia.

Con sólo una derrota, dos empates y siete triunfos, Francia fue uno de los equipos más regulares en las Eliminatorias europeas, con grandes actuaciones como la conseguida ante Holanda, al que golearon de forma muy contundente por 4-0. También lograron resultados similares ante Bulgaria, por 4-1, o Luxemburgo, con un 3-1.

Ese rendimiento le ha permitido ser considerado uno de los equipos fuertes y candidatos a quedarse con el Mundial de Rusia, especialmente porque suelen encajar pocos goles, con un promedio de 0.6, y marcar varios, promedio de 1,8. La posesión aproximada de casi el 60% por partido demuestra que Didier Deschamps hizo de Francia una Selección Nacional que se planta en el campo de juego y desea ser protagonista ante el rival que sea.

Didier Deschamps sueña con volver a llevar a Francia hacia la gloria | Foto: FFF

Didier Deschamps sueña con volver a llevar a Francia hacia la gloria | Foto: FFF

Además, su mayor eficacia está dentro del área. Si bien es cierto que cuenta con grandes rematadores de media y larga distancia, su poderío está en los metros finales del campo contrario, donde puede aprovechar al máximo a grandes delanteros como Olivier Giroud y Alexandre Lacazette. Más atrás en la consideración, pero no por eso menos importante, aparece el juvenil estrella del París Saint Germain, Kylian Mbappé.

Australia, Perú y Dinamarca serán los rivales en el grupo de Francia. Todos debieron pasar por la instancia de repesca para lograr clasificar, algo que no es un dato menor. Los australianos terminaron en el tercer lugar de la Eliminatoria asiática, por lo que jugaron el playoff contra Honduras, derrotando a los americanos por 3-1. Perú viene de vencer a Nueva Zelanda, también en el repechaje, mientras que Dinamarca logró clasificar luego de ganarle el lugar a Irlanda por 5-1.

Sumado a la gran plantilla con la que cuentan, Didier Deschamps parece ser el hombre indicado para conducir a Francia a la gloria. Miembro importante de la Selección Nacional desde principios de los 90 hasta el año 2000, Deschamps es el sexto jugador con más partidos en la historia del equipo francés, con 103, por detrás de Lilian Thuram, Thierry Henry, Marcel Desailly, Zinedine Zidane y Patrick Vieira. Anotó solo cuatro goles en Francia, pero los fanáticos franceses y los del fútbol en general lo recuerdan por haber sido una pieza importante de ‘Les Bleus’ que conquistaron el Mundial de Francia 98 y la Eurocopa 2000.

Lo cierto es que aún faltan algunos meses para que comience a rodar el balón en Rusia 2018, pero Francia puede ilusionarse con volver a alzar el trofeo que no consigue desde 1998, cuando vencieron a un poderoso Brasil.