Paolo Maldini dice "no" al Milán

El ex-jugador rossoneri ha rechazado la posibilidad de sentarse en el banquillo del equipo como director general milanista.

Paolo Maldini dice "no" al Milán
Los aficionados tendrán que esperar para ver de nuevo a Maldini con el Milán (Foto: EFE)

El futuro de Paolo Maldini ha sido uno de los temas de los que más se ha hablado en los últimos días. Se especulaba que su futuro podía unirse con su club de toda la vida, el AC Milán.

Los propietarios asiáticos del club rossoneri, los cuales comprarán las acciones de Silvio Berlusconi por valor de 100 millones de euros, querían contar con el antiguo defensa italiano para ser el nuevo director general del equipo e intentar llevar al club, a las posiciones en las que, normalmente ha estado la escuadra italiana.

Marco Fassone (administrador delegado del equipo) se habría reunido con el italiano para intentar convencerle y que este, ocupara finalmente el puesto. Sin embargo, después de unos días desde que se produjo la oferta, Paolo ha dicho "no" al Milán, rechazando de esta manera el puesto de director general.

El acuerdo entre el club y el ex-jugador es bastante complicado, ya que existen grandes diferencias económicas entre ambas partes. Maldini quiere mayor libertad de acción que la que le ha propuesto Fassone.

Recientemente, Maldini ha explicado su negativa a ocupar el puesto ofrecido por el club de Milán por una de sus redes sociales.

"No creo que en este momento se den las premisas para crear un equipo ganador. Mis valores y mi independencia de pensamiento son cada vez más importantes para mí. No se dan las condiciones necesarias" dijo el Nº3 del Milán.

Aunque todos los implicados han quedado para verse de nuevo en los próximos días, el acuerdo se antoja bastante complicado, ya que Fassone accedió al cargo con la promesa de que las decisiones deportivas serían de su competencia, algo en lo que Maldini, al parecer, no está dispuesto a ceder.

Durante los próximos días, podremos observar cuál será el siguiente movimiento de los propietarios asiáticos, los cuales, tienen que poner solución al delicado momento que está viviendo el siete veces campeón de Europa.