La Lazio juega con fuego, pero acaba venciendo en Palermo

El equipo de Simone Inzaghi se deshizo del Palermo por la mínima (0-1) con un gol de Milinkovic-Savic en la primera mitad. Con esta victoria, con la que llegan al noveno partido sin conocer la derrota, la Lazio se coloca provisionalmente tercera, a la espera del encuentro de la Roma.

La Lazio juega con fuego, pero acaba venciendo en Palermo
Foto: Lazio
Palermo
0 1
Lazio
Palermo: Posavec; Goldaniga (80' Lo Faso), Gonzalez, Andelkovic; Morganella, Henrique (54' Bouy), Jajalo, Chochev, Aleesami; Diamanti (46' Quaison); Nestorovski.
Lazio: Strakosha; Basta, Wallace, Radu, Lulic (64' Lukaku); Parolo, Biglia, Milinkovic; Felipe Anderson (68' Djordjevic), Immobile, Keita (81' Lombardi).
MARCADOR: 0-1, min. 31, Milinkovic-Savic.
ÁRBITRO: Guida (ITA). Amonestó a Lulic (min. 14), Goldaniga (min. 41), Diamanti (min. 42), Bouy (min. 75). Expulsó por roja directa a González (min. 86).
INCIDENCIAS: Partido entre Palermo y Lazio disputado en el Renzo Barbera de la ciudad siciliana.

Dicen que el partido llamado "prederbi" es impredecible en todos los aspectos. La Lazio, bueno, el grupo de jugadores actual, había cosechado dos sencillos encuentros en el Renzo Barbera en las pasadas campañas (0-3 y 0-4). Sin embargo, el horario a veces intempestivo del mediodía y la cercanía de uno de los partidos más importantes de la temporada no dejaba fácil la victoria ante un Palermo cuya caída sobre todo psicológica le pueden llevar más pronto que tarde a ser equipo de Serie B. Mimbres para ello tiene desde luego. A los sicilianos les falta alma, creer en la victoria, y eso es algo que hasta una no muy convincente Lazio nunca perdona.

Hasta seis cambios introdujo Roberto De Zerbi con respecto al último partido de los rosaneri en Serie A, la derrota en Bologna por 3-1. El técnico de Brescia apostó por la defensa de tres con Goldaniga, González y Andelkovic, solo este último repetía alineación con respecto al pasado partido de Liga. Del centro del campo se cayeron Hiljemark y Gazzi, entrando en su lugar Morganella y Jajalo. Por otra parte, De Zerbi apostó por un 3-5-2, por lo que Sallai salió del once entrando Chochev en el carril palermitano.

Lo esperado en la Lazio. Este es, parece, el once ideal de Simone Inzaghi con las ausencias, eso sí, de Marchetti en la portería y De Vrij en el centro de la defensa. Por lo demás, lo lógico arriba con Felipe Anderson, Immobile y Keita.

Ventaja laziale en la primera mitad

Comenzó intenso el partido, con un Palermo que trataba de no conceder ninguna ocasión clara a sus rivales. Sin embargo, la Lazio empezó pronto a dominar el balón, gozando de su primera ocasión clara en una combinación entre Immobile, Felipe Anderson y Parolo, que puso el balón atrás para que Milinkovic rematara de cabeza, remate que detuvo Posavec sin demasiados problemas.

De todas formas, el Palermo mantuvo la cara al primer tiempo, pudiendo incluso haberse adelantado en el marcador con alguna ocasión en transiciones rápidas o a balón parado. Una de las peores noticias para los romanos fue sin duda la temprana cartulina amarilla que se llevó Lulic. El bosnio se vio obligado a cortar un contraataque rosanero tras una pérdida de Keita con gran parte del equipo volcado arriba.

Hacia el 20' de juego pudo adelantarse la Lazio gracias a un duro disparo de Ciro Immobile desde la frontal del área, que se marchó fuera por poco. Pero la ocasión más clara del partido llegó tan solo un minuto después: cayó Keita dentro del área, aunque el colegiado no pitó penalti, Milinkovic se la llevó y la puso atrás para que el propio Immobile, con Posavec ya batido, mandara la pelota al travesaño marrando una oportunidad muy clara para los visitantes.

Milinkovic-Savic y Goldaniga pelean el balón. | Foto: Lazio
Foto: Lazio

Es cierto que la Lazio no estaba dominando claramente el partido, aunque sí que estaba mejor que el Palermo. Una gran combinación en el ataque laziale dejó a Basta en línea de fondo tras un gran pase de Felipe Anderson. El serbio miró, la puso y encontró a su compatriota en línea de ataque. Milinkovic-Savic, interior, estaba por delante de los arietes visitantes para anotar el primero entre las piernas de Posavec. Tras la insistencia de cara a portería, sobre todo por parte de Immobile, del equipo de Inzaghi, el gol terminó llegando en la primera media hora de juego.

Poco más tuvo la primera mitad. Solamente un misil de Radu tras un rechace en una falta pudo poner en problemas al Palermo y dejarle el partido muy difícil a los locales, pero Posavec realizó una gran parada de reflejos y evitó el gol.

Temporización por parte de la Lazio para hacerse con el triunfo

Arrancó eléctrico el Palermo la segunda mitad, ayudado por un Quaison que sustituyó a Diamanti en el 46'. La Lazio, por su parte, entró dormida al campo, pero hacia el quinto minuto del segundo acto volvió al dominio de la primera parte, metiendo cada vez más dentro de su campo al equipo palermitano.

Con mucho tiempo todavía por delante, el partido entró en una dinámica cuanto menos peligrosa para la Lazio, que seguía dominando casi todas las parcelas del juego, pero no conseguía matar el partido con el segundo gol. Los espacios que empezó a dejar el Palermo atrás hacia el 60' de partido no los aprovechaban los atacantes de Simone Inzaghi, a los que siempre les fallaba un control, un pase y alguna vez un disparo.

No lo veía del todo claro el técnico laziale, que dio entrada a Jordan Lukaku y Djordjevic en lugar de Lulic y Felipe Anderson. La Lazio, aunque buscaba el gol con paciencia, seguía contemporizando el partido y jugaba con fuego, pues el Palermo en cualquier llegada aislada podía quitarles dos puntos muy importantes de cara a la clasificación.

Por su parte, De Zerbi no se podía permitir una nueva derrota, la séptima consecutiva, y dio entrada al joven canterano Lo Faso en lugar de Goldaniga. Delantero por defensa que implicaba cambiar a defensa de cuatro, que en algunos momentos era de dos.

Pero el cambio más importante para el partido fue de Inzaghi. La entrada de Lombardi en lugar de Keita fue absolutamente determinante. En una de las muchas contras marradas por los visitantes, Lombardi se marchó con un espectacular control orientado y, cuando se quedaba solo delante de Posavec, González le hizo un claro placaje que lo derribó y significó la sentencia para el Palermo, que se quedó con diez por roja directa.

Así finalizó el partido, con el Palermo disponiendo de un córner para poder empatar, pero el 1-1 no llegó. Con esto, la Lazio suma ya 28 puntos y se sitúa provisionalmente tercera; el Palermo suma su sexta derrota consecutiva y puede acabar la jornada como colista, con solo seis unidades.