Napolitanos y juventinos, rivalidad histórica

Con el partido que se disputará entre Napoli y Juventus, siempre es bonito y emocionante recordar uno de los partidos históricos que enfrentó a dos jugadores magníficos.

Napolitanos y juventinos, rivalidad histórica
Foto: Getty

Napoli y Juventus se ven las caras por primera vez en esta temporada y lo hacen con un telón de fondo representado por una rivalidad histórica que ha sido disfrutada por todos los aficionados al buen fútbol.

El Napoli de Maurizio Sarri se encuentra primero en la tabla con 38 puntos y aún se mantiene invicto completando un año magnífico hasta el momento en la Serie A. Aunque, en Champions League no mantiene un buen ritmo de resultados —tres derrotas y dos victorias— dentro del grupo F donde está junto a Feyenoord, Manchester City y Shakhtar Donetsk.

La Juventus, por su parte, con Massimiliano Allegri, se encuentra tercero en la tabla con 34 puntos y acumulando dos derrotas en su historial liguero. En Champions League, los resultados —dos victorias, dos empates y una derrota—no son tan desfavorecedores aunque debe asegurar la segunda plaza en el próximo partido. El grupo d, es el que el equipo de Turín comparte con el FC Barcelona, Sporting CP y Olympiacos.

El escenario será el estadio de San Paolo donde en la temporada 1986/1987, el Napoli se impuso a la Juventus por 2-1 en la jornada. En ese partido se pudo contemplar en el campo a dos astros del fútbol, Maradona y Platini, y un gran espectáculo de puro fútbol. Esa temporada el Napoli se llevó el Scudetto con 42 puntos, tres por encima de la Juventus (39 puntos).

Maradona frente a Platini

Claudio Pieri al silbato, Ottavio Bianchi en el banquillo del Napoli, Rino Marchesi en el de la Juventus. Una lucha de titanes entre el primero de la tabla y el cuarto. Dos nombres importantes en el verde, Diego Armando Maradona y Michel Platini.

El Napoli por entonces demostraba un juego rápido y unas jugadas en las que todos los hombres disponibles se disponían al ataque, tirando de la Juventus que durante la primera mitad se mostró con muchos problemas en la defensa. Los napolitanos con las directrices de Bianchi desde la zona técnica, los centrocampistas probaron el disparo desde cualquier zona en el borde del área grande, retorciéndose y volviendo loca a la zaga juventina.

Sin embargo, pronto en el minuto 14, los locales se adelantarían en el marcador tras un lanzamiento de falta que pilló por sorpresa a Tacconi. Maradona intervendría en esa ocasión para hacer un pase de izquierda a derecha sacando la falta para que Alessandro Renica disparara una auténtica bomba que superaría al guardameta visitante. San Paolo estallaba por completo con ese gol y jaleaba a su equipo esperando que el encuentro continuara con ese ritmo vertiginoso que estaba imponiendo su equipo.

La reacción de la Juventus era la esperada, trató de llegar rápido a la portería defendida por Claudio Garella pero el Napoli tenía bien cubierta la zona defensiva y repelió todos los disparos que intentaba el conjunto de Turín. Así, los locales volvieron a hacerse con el partido y volvieron a tener muchas ocasiones. El partido tomó un tinte más violento y los jugadores tuvieron que ser sosegados por sus entrenadores desde la zona técnica. Michel Platini tuvo que aguantar el seguimiento exhaustivo de Salvatore Bagni lo que evitó que tuviera demasiado contacto con el balón. Sin embargo, trató de sugerir ideas de la mejor manera posible aunque ninguna de ellas llegó a culminar.

De vuelta del descanso, con 1:0 en el marcador, la Juventus trató de reducir las distancias y empatar el partido con un gran comienzo en la segunda mitad. El encuentro se abrió y eso permitió que los dos equipos tuvieran más oportunidades continuas y que Platini demostrara lo que sabe hacer, sus fantásticos disparos desde larga distancia. La aparición del jugador francés permitió que la Juventus pudiera empatar en el minuto 50 después de que lanzara un centro desde el perfil derecho del área para que Serena llegara y rematara el balón con mucha clase.

Más, ocho minutos después y con la participación continua de Maradona en el combinado napolitano, llegó el 2:1. Un centro suave de Maradona fue rematado desde el suelo por Andrea Carnevale, a pesar de que al principio parecía un mal remate, terminó siendo una asistencia para el gol de Francesco Romano.

Foto: Getty
Foto: Getty

En esa campaña fueron Maradona y Platini los que tuvieron que defender los colores de dos de los equipos más grandes en Italia, el viernes serán Mertens e Higuaín —si al final Allegri puede contar con él—quienes tendrán que hacer ganar a sus equipos en uno de los partidos más emocionantes de la Serie A.