La Fiorentina se acerca a Europa

El conjunto viola se aprovechó de un Sassuolo en baja forma para llevarse una cómoda victoria que les acerca a puestos de Europa League mientras hundía un poco más a un conjunto romagnolo en serios problemas.

La Fiorentina se acerca a Europa
Federico Chiesa celebra un gol con la Fiorentina | Foto: Getty Images
Fiorentina
3 0
Sassuolo
Fiorentina: Sportiello; Laurini (Hugo, min. 75), Pezzella, Astori, Biraghi; Veretout, Badelj, Benassi; Chiesa, Théréau (Babacar, min. 76), Gio Simeone (Saponara, min. 86).
Sassuolo: Consigli; Peluso, Acerbi, Paolo Cannavaro, Goldaniga, Gazzola (Pol Lirola, min. 65); Missiroli, Magnanelli, Politano (Ragusa, min. 80), Berardi (Falcinelli, min. 62); Matri.
MARCADOR: 1-0, min. 32, Gio Simeone. 2-0, min. 42, Veretout. 3-0, min. 71, Chiesa.
ÁRBITRO: Luca Banti (ITA). Amonestados: Benassi (min. 39), Berardi (min. 57), Magnanelli (min. 72) y Paolo Cannavaro (min. 81).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimoquinta jornada de la Serie A disputado en el Stadio Artemio Franchi de Florencia.

Fiorentina y Sassuolo se enfrentaban en la tarde del domingo en un encuentro de frías sensaciones. El equipo toscano llegaba incrustado en la mitad de la tabla y con muchas dudas, aunque con la opción de pelear por alcanzar la lucha por los puestos de Europa League. No con menos dudas llegaba un Sassuolo con nuevo técnico tras un arranque de temporada desastroso; bordeando el descenso y habiendo pasado de ronda en Coppa frente al Bari sufriendo hasta el último minuto.

Cuatro y tres puntos respectivamente en los últimos cinco encuentros de Serie A deja a las claras el momento de forma de ambos conjuntos. Un duelo de necesidades que se plasmó en el juego que pudimos ver sobre el verde principalmente en el conjunto romagnolo.

Dominio absoluto

La primera parte fue un fiel reflejo de lo que es este Sassuolo a día de hoy. Un equipo plano, con escasa capacidad para trenzar jugadas con el balón controlado y sin opciones de generar ocasiones de gol. En este contexto la Fiorentina fue capaz de llevar la manija del encuentro durante los primeros cuarenta y cinco minutos. El cuadro viola era el único que proponía sobre el césped, asentado en campo rival y controlando la posesión del cuero con paciencia y criterio, ante las facilidades defensivas de la escuadra de Giuseppe Iachini.

Tantas facilidades se tradujeron rápidamente en una cómoda ventaja en el marcador con los tantos de Simeone y Veretout. Una media hora de auténtico dominio viola que terminó con el desenlace esperado y sobradamente merecido. A raíz de los goles la Fiorentina se relajó y permitió estirarse en cierta manera a los Berardi y compañía, aunque siguió controlando el partido con cierta fluidez a través del gran trabajo con balón de hombres como Badelj y Laurini. Sin embargo la primera mitad sigue dejando la mala noticia de las pobres sensaciones de Federico Chiesa, y es que el genovés sigue sin dar con la tecla, siendo aún uno de los puntos débiles de la Fiore incluso cuando consigue dominar los encuentros.

Un partido plácido

Gio Simeone, autor de un gol frente al Sassuolo | Foto: Getty Images
Gio Simeone, autor de un gol frente al Sassuolo | Foto: Getty Images

La segunda parte siguió un guión similar al de la primera, aunque sin la necesidad de arriesgar dada la ventaja en el marcador con la que se partía en el minuto cuarenta y cinco. El balón y el dominio fueron violas, con un Sassuolo totalmente impotente que apenas produjo nada en toda la segunda mitad. La Fiorentina sin embargo se contentó con la ventaja con la que llegó al descanso y se dedicó a dominar y contemporizar el balón y el partido, llegando con menor frecuencia al área rival y evitando exponerse atrás innecesariamente.

Fue en esta segunda mitad en la que Federico Chiesa, tras una pobre primera parte, se reencontró con el gol en el Artemio Franchi, donde no marcaba desde el mes de septiembre. A partir de este momento el Sassuolo bajó aún más los brazos ante el dominio de una Fiorentina que se mostró muy cómoda durante todo el encuentro ante un rival tan sumiso. El ritmo del encuentro fue descendiendo, como es lógico, pero ya en los minutos finales el conjunto toscano era el único capaz de atacar el área contraria. Los minutos pasaban mientras la grada del Artemio Franchi celebraba una victoria plácida pero merecida ante un rival que sigue dando muestras de su pobre fútbol una vez más esta temporada. Un disparo entre los tres palos en los noventa minutos. Ningún equipo puede ganar un partido así. Mucho trabajo aún por hacer en Sassuolo, mientras en Florencia lo duro acaba de empezar con la Europa League en el horizonte.