El Inter, líder a lo grande

El Inter de Milán pasa a liderar la clasificación de la Serie A, tras golear al Chievo por 5-0, gracias al triplete de Perisic, completado por el habitual gol de Icardi y otro de Skriniar. Próximo sábado a Turín frente a la Juventus.

El Inter, líder a lo grande
inter.it
Inter
5 0
Chievo
Inter: Handanovic; D'Ambrosio, (Dalbert, min. 76), Skriniar, Ranocchia, Santon; Joao Mario, Borja Valero; Candreva (Karamoh, min. 84), Brozovic, Perisic; Icardi (Eder, min. 74).
Chievo: Sorrentino; Cacciatore, Dainelli, Gamberini, Gobbi (Jaroszynski, min. 87); De Paoli, Rigoni (Tomovic, min. 63), Bastien; Birsa; Meggiorini (Garritano, min. 68), Inglese.
MARCADOR: 1-0, min. 23, Perisic 2-0, min. 39, Icardi 3-0, min. 57, Perisic 4-0, min. 60, Skriniar 5-0, min. 92, Perisic
ÁRBITRO: Árbitro: Calvarese di Teramo Amonestó a Ranocchia.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimoquinta jornada de la Serie A italiana, entre el Iner de Milán y el Chievo Verona. El encuentro se disputó en el Giuseppe Meazza de Milán, con más de 50.000 espectadores.

No fallaron los chicos de Luciano Spalletti, en la jornada que podía ponerse líderes en caso de victoria. Así fue, y de manera contundente, sin dar opciones al rival en ningún momento del partido. No solo es la importante victoria y el consiguiente premio de liderar el campeonato (algo que faltaba desde casi hace dos años), sino que este Inter da muestras de ser un serio candidato para alzarse con el título final, incluso más de lo que podía pensarse a principio de temporada. Y es que su entrenador ha conseguido armar un conjunto fiable en todo tipo de partidos, incluso aquellos ante rivales a priori inferiores, y que tanto se le atragantaban al equipo nerazzurro otras temporadas. No por nada, Spaletti y los suyos, suman 18 puntos más que la temporada pasada y se colocan un punto por encima del Napoli y dos por encima de la Juventus, campeona las últimas seis ediciones, y a la que visitará en una semana, en lo que parece será un gran partido de fútbol entre dos equipos jugándose lo más alto de la tabla en Italia.

San Siro se vestía de gala, como demostraban sus más de cincuenta mil espectadores, propias de las ya pasadas grandes noches europeas. Esto lo notó desde el principio el equipo, que salió dispuesto a sentenciar el encuentro lo antes posible. No querían sorpresas Icardi y compañía. El gol del portero del Benevento al eterno rival de la ciudad en el tiempo de descuento, facilitaba el ambiente de fiesta entre los aficionados interistas, que ven la gran diferencia de puntos en la clasificación entre ambos equipos milaneses.

Salida en tromba

La gran atmósfera contagiaba de manera positiva a los jugadores, que propusieron un inicio eléctrico y rabioso. Ya en el minuto 2, Ranocchia se llevaba la ovación de la grada, esa misma que tanta y tantas veces se había manifestado en contra del defensor italiano, hoy titular sustituyendo a MIranada. Esta ovación se debía, a que el ex del Bari, casi conseguía abrir el marcador con un cabezazo. El Chievo no quería ser una mera comparsa, y por medio de Meggiorini, tendría la mejor ocasión del partido en el minuto 14. Handanovic, como es habitual, tenía otros planes e impidió lo que hubiera sido el 0-1, para el conjunto de Verona, y que nunca sabremos que hubiera podido significar en el desarrollo de un partido, que a la postre resultó fácil para el conjunto de casa. Episodio aislado, ya que los de casa, comenzaron a apretar más si cabe el acelerador, encontrando premio en el minuto 23: Sorrentino despeja centralmente un tiro de Santon, y posteriormente no bloqueaba un disparo de Perisic que abría el marcador y la danza interista.

La Huella de Icardi

El Chievo acusaba el golpe, pero intenta reaccionar ganado campo al devastante equipo de Spalletti, que durante unos minutos les deja respirar ligeramente, para al mínimo descuido salir con velocidad, gracias a los espacios que Icardi era capaz de ganar en campo rival. Precisamente, lo que ocurriría en el minuto 38, cuando Brozovic agradece a Inglese el regalo (pase atrás), y servía la pelota al capitán interista., que sin despeinarse, cruza el balón a la derecha de Sorrentino, anotando su decimosexto gol en Serie A (pichichi momentáneo). La respuesta visitante, fue únicamente con un flojo disparo del esloveno Birsa, detenida fácilmente por su compatriota Handanovic. A pesar del resultado, es el Inter quien terminaría la primera mitad en campo rival, con una doble oportunidad, por parte de Joao Mario primero, y de Candreva acto seguido, que no terminaron por cerrar el encuentro.

Sin piedad

Para la segunda parte, entraban al campo los mismos 22, y con un Inter todo menos sacia, tirada hacia adelante en busca del definitivo golpe K:O. Los primeros avisos eran de Candreva y Brozovic, que lo probaron desde larga distancia. El Chievo era una auténtica marioneta en manos de un equipo que no tenía intención alguna de bajar las revoluciones, y que terminaría por abusar del rival literalemnte. En el minuto 57, Perisic se aprovechaba de otro error en construcción de juego del Chievo, y perforaba la red con un tiro raso y potente al que no podía llegar el guardamente del Chievo. Poco después, sería Skriniar, quien con un cabezazo, tras un cómodo centro de Candreva, ponía el póker en el marcador. Partido cerrado. Tanto, que Spalletti, empezaba a pensar en el próximo y trascendental partido en el Allianz Stadium ante la Juventus. Fuera Icardi, ovacionado por su público, y dentro Eder. 

Los tramos finales del partido fueron transitorios. Aun así, habría tiempo para que Perisic anotará su primer triplete en su carrera: 5-0 y primera posición en la clasificación. Ahora, los de Spalletti podrán preparar de la mejor manera posible ese partidazo de Turín, mientras que sus rivales tendrán que concentrarse en los importantes partidos entre semana de la Champions League. Un lujo en el fútbol actual. La Serie A por lo tanto tiene otro candidato al título final, y muy serio.