PSV 0-1 Feyenoord: seis victorias, sin empates ni derrotas

El Feyenoord está imparable en la Eredivisie. No tiene rival y aparta de su camino a todo aquel que se pone por delante. Esta vez le ha tocado a su perseguidor inmediato, el PSV, que aunque controló no fue capaz de vencer a los de Rotterdam.

PSV 0-1 Feyenoord: seis victorias, sin empates ni derrotas
Celebración del gol de Botteghin / Foto: @feyenoord
PSV
0 1
Feyenoord
PSV: Zoet, Arias, Issimat Mirin, Héctro Moreno, Willems (Jozefzoon, min, 85), Pröpper, Guardado (Ramselaar, min. 71), Hendrix, Gastón Pereiro, Narsingh (Bergwijn, min. 70) y De Jong.
Feyenoord: Jones, Kongolo, Van der Heijden, Botteghin, Karsdorp, Vilhena, Kuyt, El Ahmadi, Toornstra, Berghuis (Basacikoglou, min. 63) y Jorgensen (Kramer, min. 82).
MARCADOR: 0-1, min. 83, Botteghin.
ÁRBITRO: Kevin Blom (HOL) amonestó a Kuyt (min. 37), Vilhena (min. 62) y Botteghin (min. 74).
INCIDENCIAS: Jornada seis de la Eredivisie. El partido se jugó en el Phillips Stadion (Eindhoven). 36.000 espectadores.

PSV y Feyenoord se vieron las caras en el Phillips Stadion en su lucha por lograr la primera plaza en la clasificación. Los Phillip Cocu empataron ante el Groningen y eso hizo que los de Gio Van Brockhorst se pusiesen dos puntos por delante, este era el partido que decidía el porvenir de ambos clubs.

Todo listo, el choque dio comienzo a las 14:30 de este domingo 18 de septiembre, la jornada número seis. Se esperaba un encuentro disputado al máximo, con ambos equipos muy intensos y esperando al fallo del rival para salir a la contra, la velocidad era la que dominaba el encuentro.

Arrancó el choque y en los primeros 10 minutos no hubo un claro dominador, las ocasiones se sucedían, pero sin excesivo peligro. De Jong y Narsingh eran las apuestas de Cocu para encontrar el gol, acompañados de Gastón Pereiro. El Feyenoord se encomendó a Kuyt, que junto a Berghuis, Toornstra y Jorgensen formaron la delantera de Van Brockhorst.

Sin dominador, cualquier cosa era posible, pero poco duró, pues el PSV arrinconó al Feyenoord en su área y las ocasiones se sucedieron una tras otra. Willems era un puñal en la banda izquierda y Arias lo intentaba por la derecha. El Feyenoord no podía sobrepasar el medio campo. Narsingh tuvo la más clara de la primera mitad, decidió disparar y le salió alto.

Hasta ahora los equipos estaban bien diferenciados, uno atacaba y el otro defendía. El Phillips Stadion veía cómo su equipo estaba cerca del gol y la primera posición era cada vez más inminente. Pröpper, Guardado y Hendrix eran los dueños del centro del campo, Vilhena no era capaz de aparecer para el Feyenoord. Toornstra era el único que trataba de entrar en el área del PSV, siempre sin fortuna. La defensa del cuadro de De Kuip, del conjunto de Rotterdam, sufría, no eran capaces de frenar a los atacantes rivlaes. Kongolo, Van der Heijden, Botteghin y Karsdorp eran juguetes a manos del PSV. Solamente Bradley Jones, portero del Feyenoord, era capaz de salvar a los visitantes.

Los suplentes decidieron el partido

La segunda parte no fue muy diferente de la primera, el PSV siguió dominando, sin tanta incidencia en el área rival, con un Feyenoord más combinativo y que adelantó las líneas para poder realizar una mayor presión al centro del campo del PSV. Nada parecía poder hacer que el marcador se moviese, a pesar de que los locales contaban con numerosos acercamientos al área visitante. Fueron los suplentes, en particular uno, los que decidieron el choque.

Se acercaba el final del encuentro y el empate parecía inamovible. Kramer y Basacikoglou entraron por parte del Feyenoord, mientras que en el PSV ingresaron al terreno de juego Steven Bergwijn y Ramselaar. Basacikoglou sería la calve, el delantero turco decidió el encuentro con un gran saque de esquina, sirvió un balón para Botteghin que no falló poniendo así el 0-1.

Jozefzoon entraría para el PSV, pero de nada serviría, todo estaba ya dicho, el choque acababa de terminar. Y así fue, nada más pudo hacer el PSV que veía cómo se le escapaba un partido que controló desde el principio. 15 tiros en total, el PSV tuvo además la posesión, 57%. Las estadísticas son abrumadoras, pues el Feyenoord solo realizó cuatro disparos, solo uno a puerta y un 43% de posesión.

El PSV se lleva uno de los grandes chascos de la jornada, sus aspiraciones ligueras se complican, además de perder en Champions ante el Atlético. Se queda segundo con 13 puntos. El Feyenoord es todo lo contrario, en liga lleva seis de seis en victorias y en Europa League le venció en De Kuip al Manchester United de Mourinho por 1-0. Altas expectativas las del Feyenoord esta temporada, tanto en Europa como en la competición nacional, pues ya son primeros con 18 puntos,a 5 del PSV.