Guidolin: "Pensé que el Swansea me daría más tiempo"

El técnico italiano declaró tras su destitución en Italia que no pierde la esperanza de regresar a Inglaterra para demostrar que puede hacer bien las cosas en la mejor liga del mundo.

Guidolin: "Pensé que el Swansea me daría más tiempo"
Guidolin en un partido con el Swansea. Foto: Zimbio

Todos en Gales sabían hace unos meses que Francesco Guidolin tenía los días contandos en el Swansea City. La nueva directiva estadounidense tenía la guillotina preparada para dejarla caer en cuanto dos o tres resultados seguidos no fuesen favorables para los intereses de los cisnes. 

"Los partidos de Premier League son mágicos e incomparables"El elegido fue el americano Bob Bradley, y el técnico italiano declaró en su país que no por menos esperado el despido ha sido menos doloroso, especialmente porque en su opinión merecía más tiempo. "Pensé que merecía más tiempo pero por desgracia en este mundillo así son las cosas y todo puede pasar", explicó Guidolin. "Ahora estoy listo para otra aventura y me gustaría volver a intentarlo fuera de Italia, especialmente en Inglaterra porque es fascinante. Lo que ocurre cuando juegas en un partido de Premier League es mágico e incomparable", señaló el técnico.

Guidolin durante su etapa en el Swansea. Foto: Reuters
Guidolin durante su etapa en el Swansea. Foto: Reuters

Además quiso explicar que a pesar de haber dejado recientemente el Swansea sigue gozando de buen cartel en su país natal y que ofertas no le han faltado, aunque Guidolin tiene la mente en otro sitio. "He dicho que no a cuatro o cinco equipos italianos porque quiero vivir otra experiencia en el extranjero más allá de la que tuve hace diez años cuando entrené en Francia. Cuando recibí la llamada de un club de la Premier League no dudé ni un segundo, hice las maletas y me marché corriendo", aseguró el veterano preparador.

Al ser preguntado por el recuerdo que se llevará de su estancia en Gales, Guidolin no dudó un instante en señalar a la afición y a sus jugadores como lo más importante de su estancia. "Conocí a mucha gente que me llegó al corazón, gente que me dijo que de verdad se sentía mal por mi despido. Me aseguraron que no me lo merecía y que querían que me quedase, me consideraban uno más del vestuario como habría pasado en mi propio pueblo, Udine", señaló.

"No seré el primero ni último, por supuesto, y desde luego que no estoy acostumbrado a tener un desenlace similar porque por suerte en mi carrera las cosas me han ido bastante bien", finalizó diciendo.