Lingard: “La suerte no está ahí”

El joven inglés no cree que el equipo tenga un problema de cara a la portería contraria, sino que es una cuestión de mala suerte el hecho de que encadenen cuatro empates consecutivos actuando como locales por su falta de efectividad de cara a la portería contraria.

Lingard: “La suerte no está ahí”
Lingard durante el partido ante el West Ham | Fotografía: AFP/Getty Images

Un nuevo empate del Manchester United en casa ha vuelto a disparar todas las alarmas en el equipo de José Mourinho. Un Mourinho que personalizó la frustración cuando fue expulsado en el ecuador de la primera parte tras patear una botella en un afán de mostrar su disconformidad con la tarjeta amarilla que había recibido Paul Pogba tras simular una entrada de un jugador del West Ham. El planteamiento de Slaven Bilic, focalizado en defender tras armar una línea defensiva con tres centrales y dos carrileros que subieron al ataque en contadas ocasiones, frustró a unos red devils que se vieron por debajo en el marcador en el primer minuto de partido. A partir de ahí, y como suele ser ya habitual en Old Trafford, los locales manejaron los tiempos de un partido que no lograron llevar más allá del empate. El tanto de Ibrahimovic tras aprovechar un buen pase de Pogba fue lo único que pudieron celebrar unos aficionados que vieron empatar a su equipo por cuarta jornada consecutiva, algo que no sucedía desde 1990.

“Cuatro empates consecutivos con muchas posibilidades significa que la suerte no está ahí”

Uno de los jugadores elegidos por el técnico portugués para medirse a los hummers fue Jesse Lingard, el centrocampista con alma de atacante que poco o nada tuvo de incidencia en el juego de su equipo. Desaparecido, fue sustituido en el minuto 85 por Fellaini en una búsqueda desesperada del gol por parte de Rui Faria, el ayudante de Mourinho que se encargó del equipo tras la expulsión. Tras el encuentro, el inglés calificó de “mala suerte” el hecho de que el Manchester United no esté acertado de cara a la portería contraria: “Cuatro empates consecutivos con muchas posibilidades significa que la suerte no está ahí”. A su parecer, están jugando “muy bien”, aunque lo cierto es que el equipo adolece de profundidad y lo que es más importante, de una idea de juego basada en los integrantes de una de las plantillas más valiosas del panorama futbolístico.

Finalmente, deja claro que “el objetivo es ganar todas las competiciones” en las que está inmerso el equipo de Mánchester y para ello cree que es conveniente “tener otro partido rápido tras el empate ante el West Ham”. Esperan así dejar a un lado la pobre actuación y, sobre todo, resultado, obtenido ante el equipo de Slaven Bilic. Por el momento, los red devils se sitúan en la sexta plaza con veinte unidades, once menos que el líder, Chelsea, y diez menos que su gran rival de Mánchester.