Un final de infarto

Empate entre dos equipos contaron con la iniciativa durante diferentes fases, pero ninguno logró demostrarse superior al otro. Sólo en los últimos minutos pudo verse un partido muy vibrante, con los porteros ‘disfrazados’ de héroes.

Un final de infarto
Barrios fue uno de los goleadores del partido || Imagen: usatoday.com
New York City FC
2 2
FC Dallas
New York City FC: Saunders; Allen (Shelton, min. 63), Brillant, Mena, Matarrita; Iraola, Pirlo, Lampard (Mendoza, min. 42); Harrison, McNamara (Hernandez, min. 82), David Villa.
FC Dallas: Seitz; Hollingshead (Akindele, min. 82), Zimmerman, Hedges, Figueroa; Gruezo, Acosta; Rosales (Ulloa, min. 60), Mauro Díaz, Barrios; Urruti (Harris, min. 85).
MARCADOR: 1-0, min. 8, McNamara. 1-1, min. 20, Urruti. 1-2, min. 53, Barrios. 2-2, min. 78, Shelton.
ÁRBITRO: Alan Kelly (IRL). Amonestó a Allen (min. 14), Hollingshead (min. 28), Figueroa (min. 31), Acosta (min. 73), Gruezo (min. 88).
INCIDENCIAS: Major League Soccer 2016. Este encuentro se disputó en el Yankee Stadium (Bronx, NY). 25.204 espectadores.

Empate entre dos de los mejores equipos de la competición, en un partido en el que ninguno se mostró superior a otro. La primera mitad estuvo muy igualada con los dos conjuntos teniendo muy pocas ocasiones para llegar al descanso por delante en el marcador. En la segunda partre, la intensidad del juego de ambos hizo que las llegadas se multiplicaran y en los últimos minutos y con el empate casi definitivo, ambos tuvieron posibilidades de llevarse la victoria, pero los porteros estuvieron acertados.

Nadie mejor que nadie

Desde el inicio del encuentro se pudo ver al conjunto del FC Dallas con la clara intención de llevar la iniciativa, buscando un realizar un juego elaborado. Esto propició que los neoyorkinos hicieran que los contraataques fueran su mayor arma ofensiva, y antes de que se cumpliera el minuto diez, lograron adelantarse en el marcador. Esta fue una acción veloz en la que Harrison dejó un balón en el punto de penalti, tras un centro desde la banda izquierda y que McNamara aprovechó para superar al portero con un disparo cruzado.

Celebración del gol de McNamara (Imagen: usatoday.com)

Este gol no cambio la perspectiva de los visitantes en su juego, que mantuvieron una presión alta sobre la salida de balón de su rival, tratando sobre todo de tapar los balones que pudiesen llegar a Pirlo. Sus acercamientos sobre la portería seguían sucediéndose, pero los delanteros no conseguían estar acertados de cara a gol.

No fue hasta casi llegados al ecuador de la primera mitad, cuando los texanos lograron igualar el resultado. Una acción individual de Urruti en la que tras recibir el balón de un saque de banda, condujo hasta línea de fondo y escorado disparo de mucha potencia, hizo imposible al reacción del portero.

Este marcador hizo que el equipo de New York City se hiciera con el control de la pelota, buscando acciones muy elaboradas en la que se crearan espacios a la espalda de los defensas. Pero una serie de constantes faltas por parte de ambos equipos hizo que el ritmo de partido se viera parado durante un tiempo.

Urruti anotó un golazo (Imagen: usatoday.com)

Hasta el final de la primera mitad, el FC Dallas consiguió poco a poco nivelar el partido, aunque las mejor ocasiones seguían cayendo del lado local. Pero el ‘luminoso’ no se movería y el empate fue el resultado con el que se llegó al descanso.

Justicia

La segunda mitad comenzó bastante igualada, con la gran parte del juego desarrollándose en la zona de creación y sin apeas llegadas a ninguna de las áreas. Pero en el primer acercamiento peligroso sobre una de las área, fue el equipo texano el que consiguió adelantarse en el marcador por primera vez en el partido. Michael Barrios se benefició de un balón a la espalda de la defensa para desde el interior del área, anotar con un disparo raso y al palo.

Barrios supera a un rival para anotar (Imagen: usatoday.com)

El encontrarse por detrás en el marcador, hizo que los neoyorkinos se hiciesen los dominadores del partido, buscando con mucha insistencia la portería de su rival. Pero esta superioridad no se vio reflejada en las ocasiones, ya que apenas pudieron generar un par de disparos claros sobre la portería.

Por el contrario, el equipo visitante lograba transformar cada llegada al área rival en una acción de peligro que hacía que los neoyorquinos ni se descuidasen en labores defensivas. Urruti en dos ocasiones estuvo a punto de volver a poner a su equipo por delante, pero Saunders logró sacar un par de manos.

Fue entonces cuando a falta de menos de 10 minutos para el final del partido, el conjunto local consiguió igualar el resultado. De nuevo en una acción por banda izquierda, Harrison se apuntaba su segunda asistencia del gol del partido y puso un balón milimétrico a la cabeza de Shelton, que con un gran remate puso el empate en el marcador del Yankee Stadium.

En los minutos finales, el equipo visitante se volcó en el ataque, y a punto estuvo de llevarse la victoria. Akindele robó un balón en zona de inicio de rival y encaró a Saunders. Su disparo fue desviado por el pie del guardameta que tocó el balón lo justo para que este no se introdujese en la portería.

Shelton remata a gol (Imagen: usatoday.com)

Pero los locales también tuvieron su ocasión de haberse llevado los tres puntos. Mendoza recibió un balón que le dejaba solo frente a Seitz; su disparo se marchó fuera cuando el guardameta se acercó a él para tapárselo. Esto dejaba el empate final entre dos de los mejores equipos de cada una de las conferencias.