Un partido trámite para una Portugal sin Cristiano

Portugal echó de menos a su mejor jugador, Cristiano Ronaldo. Hoy sin él, el equipo ha carecido de chispa y no ha podido pasar del empate frente a un rival, a priori, inferior. McKennie se estrenaba como internacional absoluto con gol y Antunes igualó la contienda tras un fallo del portero rival en un partido gris por parte de ambos conjuntos.

Un partido trámite para una Portugal sin Cristiano
Acosta y Fernandes disputan un balón | Foto: Federación Portuguesa de fútbol
Portugal
1 1
Estados Unidos
Portugal: Beto; Semedo, Pepe (Neto, min.10), Ferreira, Antunes; Fernandes, Pereira (Neves, min.62), Bruno Fernandes (Joao Mario, min.46) ; Martins (Paciencia, min.46), Guedes (Rony Lopes, min.81), Bruma (Silva, min.62).
Estados Unidos: Horvarth (Hamid, min.46); Yedlin, Miazga, Brooks (Carter-Vickers, min.46) , Lichaj (Villafana, min.59); Williams, Agudelo (Gooch, min.59), McKennie (Bedoya, min.84), Acosta, Adams; Sapong (Dwyer, min.77).
MARCADOR: 0-1, min.21, McKennie. 1-1, min.31, Antunes.
ÁRBITRO: Anthony Taylor (ING) no tuvo que amonestar a ningún jugador.
INCIDENCIAS: Partido amistoso entre selecciones. El encuentro se disputó en el Estadio Dr. Magalhaes Pessoa (Leiria, Portugal).

El estadio Dr. Magalhães Pessoa albergaba un partido internacional con carácter amistoso entre la selección de Portugal y Estados Unidos. La actual campeona de Europa llegaba al duelo con buenas sensaciones tras haber conseguido 9 victorias en los últimos 10 encuentros disputados, pero con la importante ausencia de Cristiano Ronaldo entre sus filas. Por su parte, en el equipo norteamericano inmerso en una situación bastante más irregular que la de su rival intentaba reencontrar las buenas sensaciones tras la destitución del que había sido su entrenador. 

Partido muy disputado desde el inicio

El partido comenzaba con dos equipos sobre el césped sin saber muy bien a qué jugar. El balón pasaba de un conjunto a otro en la zona media del terreno de juego, pero ningún conseguía hacerse con el control del juego. Las áreas permanecían impasibles a la espera de que el partido cogiera algo de ritmo y un poco de emoción. En una desafortunada acción el capitán luso se lesionaba y Pepe tenía que retirarse del campo en favor de su compañero Luis Neto. El partido seguía trabado, sin embargo el equipo visitante se animaba en ataque con dos acciones seguidas de peligro. En una de ellas, Kellyn Acosta recibía el balón pegado a la línea de cal para enseguida pasársela al debutante Mckennie, quién tras un buen quiebro a su defensor se quedaba en una posición franca para batir a Beto. Un disparo raso pegado al palo izquierdo que servía para adelantar en el marcador a su selección.

Los pupilos de Fernando Santos reaccionaban tras el tanto encajado y echaban hacia adelante para buscar el empate. Y así fue, Antunes controlaba un balón llovido del cielo procedente de un lejano cambio de juego, para después sacarse de la manga un fuerte centro-chut que el portero norteamericano, tras un grave error, no lograba atajar. Ethan Hrvath, el joven guardameta parecía no estar cómodo bajo los palos. De nuevo fallaba en la salida de balón y le entregaba un pase al delantero rival, aunque por suerte para él esta jugada no acabó en gol. El tiempo de descanso se acercaba y el partido seguía en tablas, puesto que el colegiado anulaba un gol a Anthony Brooks por una falta sobre Neto en un córner.

Muchas ocasiones y pocos goles

Con el término de la primera mitad ambos técnicos aprovechaban para hacer varios cambios, algo habitual en partidos amistosos. Los más efectivos parecían los del seleccionador estadounidense, y es que los primeros minutos del segundo acto estaban siendo totalmente dominados por combinado visitante. La portería lusa estaba siendo asediada por los de ‎Dave Sarachan. Beto haciendo gala de sus reflejos achicaba un balón que Adams no consiguió rematar después de que Ferreira errara en el despeje. El peligro no cesaba y el arquero portugués echaba balones fuera uno tras otro. El estadio se enmudecía después de ver como el balón pegaba en la madera tras un saque de esquina que finalizó McKennie.

Portugal con los nuevos cambios y ante su público buscaba la victoria. El partido no tenía dueño y se estaba convirtiendo en una ida y vuelta constante. El recién ingresado en el campo Lynden Gooch, jugador del Sunderland, se exprimía al máximo en una incursión por la banda derecha con la intención de pillar a la contra a la selección lusa, sin embargo la jugada acabó en las manos del portero sin más complicaciones. Otra vez el larguero sería protagonista, pero en la área contraria, Paciencia la estrellaba en la madrea tras un buen pase de Bernardo Silva. El marcador ya no se movería y las tablas en el luminoso serían las protagonistas al final de un partido que de poco le ha servido a ambos conjuntos.