Messi manda al Sporting Lisboa a la Europa League

El FC Barcelona apea de la Liga de Campeones al equipo de Jorge Jesús en un partido que solo se animó tras la entrada de Leo Messi al terreno de juego.

Messi manda al Sporting Lisboa a la Europa League
Foto: web del Sporting Lisboa
FC Barcelona
2 0
Sporting Lisboa
FC Barcelona: Cillessen; Digne, Piqué (Busquets, min 64´), Vermaelen, Semedo; Gomes, Denis Suarez, Rakitic; Vidal (Messi, min 65´), Suárez (Paulinho, min 75´), Alcacer.
Sporting Lisboa: Rui Patricio; César (Coentrao, min 64´), Mathieu, Coates, Piccini; Carvalho, Battaglia, Fernandes; Acuña, Ristovski (Martins, min 46´), Ruiz (Dost,min 64´).
MARCADOR: 0 - 1, min. 59, Paco Alcacer. 0 - 2, min 90. Mathieu en prpia puerta).
ÁRBITRO: Craig Thomson (SCO). Tarjetas amarillas: Semedo (min. 35) Ruiz (min. 30)
INCIDENCIAS: No hubo incidentes en este partido.

El Camp Nou se vestía de gala para recibir una vez más a la máxima competición continental, aunque, como viene siendo habitual en los últimos partidos, se podía respirar en el ambiente un aroma muy politizado provocado por la actual situación de Cataluña. Enfrente se le presentaba un gran rival, el Sporting de Lisboa, con la intención de asaltar el feudo barcelonista en la última jornada de la UCL, para conseguir un hipotético pase a la siguiente ronda. Sin embargo, lo iba a tener complicado ante un rival que apenas le daba opciones de tener el balón.

Como era de presuponer el dominio del juego era del Barça, el balón pasaba por las botas, especialmente, de los centrocampistas culés. Mientras, el Sporting arrancaba con una tímida presión para intentar incomodar el juego de toque de los de Valverde. La primera ocasión de peligro era para los locales en una jugada que se inventó Luis Suarez dentro del área, autopase del uruguayo ante uno de los centrales lisboetas y Rui Patricio evitaba el primero.

El Sporting seguía a lo suyo, defendía su portería con las líneas muy juntas a la espera de una contra que les pusiera por delante en el luminoso. En una de estas jugadas lanzadas rápidamente por los lusos se produciría la acción polémica del partido: una posible mano del lateral Digne, que el trencilla no señaló.

Los visitantes lo intentaban con contragolpes muy aislados que no llegaban a nada. Por su parte, el FC Barcelona seguía dominando el encuentro, pero el ritmo del partido era bajísimo. Tan pobre era el juego como el nivel de afluencia del público al estadio, se registraba así la peor entrada de la temporada.  

Segunda mitad

Jorge Jesús quería llevarse la victoria para casa y mandaba salir al campo a Bas Dost y Gelson Martin, con la intención de dar más profundidad al equipo. La entrada de este último, con sus cabalgadas hacia campo contrario, daba un claro aire freso a los lisboetas. Sin embargo, todo se truncó para los verdiblancos pocos minutos después de comenzar el segundo acto. En el 59' Denis Suarez botaba un córner que se encargó de transformar en gol un Paco Alcacer que remató en el primer palo anticipándose a todos los defensas lusos. Al mismo tiempo que el Barça se adelantaba en el marcador, Messi se preparaba para ingresar en el terreno de juego. El Camp Nou ovacionaba al crack argentino.

Messi, el salvador

El choque era un mero trámite para los pupilos de Valverde y eso se notaba en el campo. Un partido muy aburrido que rescató el 10 azulgrana en cuanto entró en contacto con la pelota. Con su presencia en el campo el Barcelona ganó mucha proyección en ataque, los pases eran fluidos, al primer toque y generaban peligro. En el minuto 62, Bad Dost, tras un perfecto centro lateral, remataba a bocajarro ante un enorme Cillessen, que mandaba el balón lejos de su portería. 

El conjunto azulgrana buscaba el segundo para evitar posibles sorpresas y Messi se la servía a Luis Suárez, un increíble pase entre líneas, pero el delantero no logró conectar un buen chut para batir a Rui Patricio. De nuevo, el Barça cargaba contra el arco del meta luso, esta vez un disparo seco de Leo, después de recoger un pase en la frontal del canterano Denis Suarez.

Las ocasiones de los visitantes llegaban con cuenta gotas. En una de ellas, Acuña mandaba un centro desde el costado izquierdo que Dost desaprovecharía con un disparo mordido.

Sin nada que perder y al filo del término del partido, el Sporting se volcaba para intentar un milagro, pero con lo que se encontró fue con un gol en contra que se metía el propio Mathieu tras una jugada trenzada del Barcelona.

El Sporting no pudo ante un todopoderoso Barcelona, que sin sus mejores jugadores sobre el campo, consiguió superar a los sportinguistas. Esta derrota apea a los lusos de la Champions League en favor de la Juventus, equipo con el que disputaba la segunda plaza del grupo, aunque tendrán la opción de disputar la Europa League.