Guía VAVEL Liverpool 2017/2018: En busca del trono perdido

Comienza una nueva campaña liguera más en Anfield, esta vez con la vista puesta en el regreso a la Champions League en una temporada en la que hay grandes expectativas.

Guía VAVEL Liverpool 2017/2018: En busca del trono perdido
Jugadores del Liverpool tras un partido amistoso | Imagen: Liverpool FC

La temporada anterior fue bastante meritoria para los Reds. El conjunto que dirige Jürgen Klopp consiguió colarse en el top-4 pese a que no entrase en las quinielas para ello. Aún así, durante bastantes jornadas, estuvieron coqueteando con la posibilidad de conseguir ganar la Premier League. Esta temporada será bastante más exigente debido a la vuelta a la Champions League y a los grandes refuerzos que han tenido los demás equipos, por tanto, los de Anfield se ven obligados a reinventarse para pelear otro año más por el trono que perdieron hace más de dos décadas.

Sequía Red en la "Era Premier"

No hay ninguna duda de que el Liverpool es un equipo histórico. Un auténtico coloso en lo que se refiere al fútbol inglés. Un "grande" desde sus inicios en 1892, pasando por Shankly y llegando hasta la actualidad. Pese a ello, no ganan una liga desde 1990. Curiosamente, esta fecha está muy próxima a la creación de la Premier League en 1992. Por ello, en Anfield no saben que es levantar una Premier League pese a ser el segundo equipo con más ligas conseguidas. 

Celebración de la última liga del Liverpool | Imagen: Liverpool FC
Celebración de la última liga del Liverpool | Imagen: Liverpool Fc

El éxito intercontinental que tuvieron los Reds -especialmente en la década del 2000- y las diversas copas que ganaron en estos 27 años no se tradujo en un dominio liguero. Ni Gerrard, Carragher, Torres o cualquier otro nombre ilustre del Liverpool ha conseguido una solitaria Premier League pese a estar en diversas ocasiones cerca de conseguirlo. El ejemplo más próximo fue la Premier de 2014 con el recordado resbalón de Steven Gerrard. 

El Liverpool a lo largo de su historia ha tenido bastantes puntos álgidos, y sin duda alguna, solventar esta sequía liguera sería el mayor logro en la era post-Gerrard

La Leyenda del Liverpool

Pocos equipos pueden presumir del éxito que ha tenido el conjunto que actualmente dirige Jürgen Klopp. En el ámbito nacional, es el segundo con más ligas (18). Además, tiene en su haber 7 FA Cups, 8 Copas de la Liga (es el equipo que más tiene) y 15 Community Shields. Un palmarés absolutamente envidiable en el que también destacan las 5 Copas de Europa y las 3 UEFAS. Todos estos trofeos solo han podido alargar la sombra del club, que pese a no estar en su mejor momento, impone como pocos clubes en el mundo.

Kuyt celebrando junto a sus compañeros su histórico hat-trick I Imagen: Liverpool FC
Kuyt celebrando junto a sus compañeros su histórico hat-trick | Imagen: Liverpool FC

Este prestigio no solo se ha basado en títulos. También los partidos y los momentos que han dejado los Reds han provocado que sea un equipo de leyenda. ¿Quién no recuerda esa épica final de Champions ante el Milán en 2005? ¿O la final de Gerrard en la FA Cup de 2006? ¿Y aquel hat-trick de Kuyt ante el Manchester United en 2011? Todos estos momentos y partidos son, sin duda, historia del fútbol. Una historia que siempre ha ido ligada a los Reds.

Temporada 2016/2017

En la campaña anterior, los Reds mostraron de todo lo que son capaces, ya sea para bien o para mal. El Liverpool demostró no tener la regularidad suficiente para ganar la Premier League, pero si el talento para pelear por entrar a la Champions League. Las exhibiciones ante rivales de gran entidad hicieron que los aficionados creyesen que podía ser el año en el que recuperarían el trono que hace tanto tiempo abandonaron. Pero los partidos en los que el Liverpool estaba contra las cuerdas contra rivales de la parte baja de la tabla, borraba las ilusiones hasta del aficionado más optimista. 

Aún así, Jürgen Klopp logró devolver al Liverpool a la Champions League, con un meritorio cuarto puesto tras unas jornadas finales de infarto. Los Reds consiguieron mostrar que pese a estar un peldaño por debajo de los aspirantes al título, puede competir con ellos. Esta clasificación en el top-4 fue un auténtico golpe sobre la mesa, una reivindicación, como lo fueron las victorias en Stamford Bridge o en el Emirates Stadium.  Golpes que mostraron que se pueden cumplir grandes objetivos, pero no inmediatamente. Aún queda para ver si Klopp consigue mantener la tendencia  ascendente que tuvieron los Reds en la pasada campaña, o tirar todo lo conseguido al traste.

Un mercado irregular en Anfield

Los Reds, con un mercado veraniego bastante tranquilo en lo que se refiere a llegadas, han estado en el ojo del huracán desde finales de junio. Aunque se movieron muy rápido para cerrar la llegada de Dominic Solanke, un delantero más para la plantilla de Klopp, algo más les ha costado conseguir el resto de sus objetivos. 

Mane y Solanke celebran un gol del inglés. | Imagen: Liverpool FC
Mane y Solanke celebran un gol del inglés. | Imagen: Liverpool FC

El siguiente paso fue el gran fichaje del verano para los de Anfield, ya que el nombre era Mohamed Salah, el extremo propiedad de la Roma que cambió de liga por 42 millones de euros. Tras una experiencia en la Premier con un resultado irregular en el Chelsea, ahora el egipcio probará suerte en Liverpool. En los Reds parece haber caído con buen pie, además de demostrar una gran conexión con Coutinho durante la pretemporada.

Salah anota un tanto ante el Bayern de Múnich. | Imagen: Liverpool FC
Salah anota un tanto ante el Bayern de Múnich. | Imagen: Liverpool FC

Mucho más de rogar se hizo la tercera llegada, que fue la del lateral izquierdo que tanto pedía Klopp. Andrew Robertson, procedente del Hull, llegó al Liverpool por unos nueve millones de euros. En esta operación se incluyó a Kevin Stewart, el centrocampista inglés que deja el conjunto de Anfield para jugar en los Tigers a cambio de unos cinco millones de euros.

Y siguiendo en los jugadores que han abandonado el club, el más importante ha sido Lucas Leiva. El centrocampista que la pasada campaña cumplió diez temporadas en Liverpool, se convirtió en nuevo futbolista de la Lazio por seis millones de euros.

A falta de que se resuelva la situación con el Southampton de Virgil Van Dijk, que parece seguir siendo una prioridad en el Liverpool, no están sonando mucho más jugadores como incorporaciones. La opción de Naby Keita, después de que el Red Bull Leipzig rechazara una oferta cercana a los 80 millones de euros, ha quedado desestimada por los Reds. Esta opción se podría reactivar en caso de que finalmente saliera Philippe Coutinho, ya que tanto Barça como PSG han intentado el fichaje del brasileño.

En cuanto a las salidas, se esperan cesiones para algunos de los jóvenes, como Kent, Flanagan, Joe Gómez, Sheyi Ojo y Danny Ings. En la lista de traspasos solo quedarían Lazar Markovic, Adam Bogdán, Sakho y, es posible, Alberto Moreno.

Sin dudas atrás y con muchas opciones arriba

Con las variantes que se han incorporado a la plantilla del Liverpool, las opciones para Klopp de centro del campo para delante han aumentado ostensiblemente. En la portería, se antoja difícil que en las primeras jornadas no esté Simon Mignolet. El belga terminó con gran nivel la campaña anterior y ni Karius ni Danny Ward han llegado durante la pretemporada a poder quitarle la posición.

En defensa, salvo por la llegada de Van Dijk, habrá pocas variantes respecto a la temporada pasada. Con Clyne fijo y Matip a su lado, Lovren podría ser el que dejara su sitio en caso de que terminaran fichando al holandés. En la izquierda, Andrew Roberton viene para ser titular, aunque contará con la competencia de James Milner, que rindió muy bien durante el curso pasado, y Alberto Moreno, que ha recuperado la forma durante la pretemporada.

Alineación Liverpool 2017/2018  | Imagen: La Pizarra del Míster
Alineación Liverpool 2017-2018  | Imagen: La Pizarra del Míster

El centro del campo es la zona en la que Klopp podría variar más y a la vez tener más jugadores de refresco para una temporada que se antoja larga con la Champions en el calendario. Ya que el alemán suele usar a tres hombres en esta área táctica, el puesto de pivote estará entre Henderson –ya recuperado de sus lesiones- y Emre Can. Los interiores serán cubiertos, en principio, por Wijnaldum y Lallana, aunque la llegada de Salah acerca mucho más a Coutinho al centro del campo, por lo que ocuparía un puesto fijo en el once. Además, en esta zona podrían jugar Ben Woodburn, que ha tenido bastantes minutos en pretemporada como interior. Una opción más podría ser el regreso de Milner a su posición original en el centro del campo, dando más variantes para una parcela que sufre mucho desgaste a lo largo del curso.

Finalmente, en la zona ofensiva del equipo es donde el potencial Red se ha disparado durante el mercado. La recuperación de Mane y Sturridge, sumado a las llegadas de Salah y Solanke, pueden hacer del equipo de Anfield uno de los mejor preparados a la hora de marcar la diferencia. Con Roberto Firmino y los ya mencionados Sadio Mane y Mohamed Salah como opciones principales, la velocidad y el buen trato de balón será la nota habitual del ataque de Klopp. Como variantes quedarán Woodburn, Kent e Ings –si no salen cedidos- además de Sturridge, Origi y Solanke.

Por tanto, la plantilla en general, así como el once tipo, ha mejorado, al menos en cantidad, todas las líneas. A falta de la posible llegada de un central como Van Dijk, el Liverpool ha tomado la decisión de ampliar su plantilla con hombres jóvenes, capaces de adaptarse al estilo de presión alta y velocidad de contragolpe que propone Klopp desde hace temporada y media.

Klopp y Coutinho, las cabezas de cartel

Desde que llegara Jürgen Klopp a la Premier League de la mano del Liverpool, ha cambiado el estilo que reinaba en Anfield. El alemán adaptó la plantilla que heredó de Brendan Rodgers y le dio poder a hombres como Henderson, Coutinho, Lallana y Firmino para buscar más combinación en el centro del campo y llegada con mucha gente. Tras una temporada completa y ya habiendo fichado algunos de sus objetivos el verano pasado, llevó al Liverpool de nuevo a la Champions –aún deben jugar la fase previa- y consiguió terminar la temporada sin perder ante ninguno de los grandes en toda la temporada.

Ahora, con un nuevo verano en el que ha completado los fichajes que debía hacer, Klopp afronta la campaña con todos los objetivos renovados. Primero entrar en Champions, luego hacer el mejor papel posible en Premier para llevarse el título. Muchas de las esperanzas del técnico están puestas en su hombre clave, Philippe Coutinho. El brasileño, que ha cogido las riendas del equipo desde la banda, ha pasado al centro del campo con la llegada de Salah para convertirse en un organizador con mucha visión y clase.

Coutinho y Salah durante un partido de pretemporada. | Imagen: Liverpool FC
Coutinho y Salah durante un partido de pretemporada. | Imagen: Liverpool FC

Coutinho es la estrella mediática de esta plantilla, pero en lo que al fútbol se refiere se codea con Sadio Mané. El senegalés, ya completamente recuperado de su operación de rodilla, se ha convertido en un pilar fundamental en la fuente de goles y buen fútbol que tuvo el club de Anfield la pasada campaña. Con estos dos hombres en plena forma, y las apariciones a las que se están habituando otros como Lallana, Firmino o Salah pueden completar una temporada ilusionante.

El ‘10’, sin embargo, debe ser el hombre que dirija al equipo en una nueva fase, dentro de la Champions League, que llevará la exigencia al límite. Por ello, Klopp ha luchado con todos y contra todos para mantenerle en el equipo casi a cualquier precio.

Estadio y equipaciones

Tras las últimas reformas que llevó a cabo la entidad en Anfield, el cambio de césped ha sido la que han culminado este verano. La ampliación de la Main Stand y la renovación de la zona de vestuarios han dejado al estadio con una capacidad de cerca de 54.000 asientos, además de dar una imagen más similar a los estadios modernos que están construyéndose en todo el mundo. En los próximos años deberían seguir las reformas que lleven el mítico Anfield a las 60.000 localidades, muy por encima de las 45.000 que tenía antes del plan urbanístico actual.


 

La nueva Main Stand de Anfield en el primer encuentro de la pasada campaña. | Imagen: Liverpool FC
La nueva Main Stand de Anfield en el primer encuentro de la pasada campaña. | Imagen: Liverpool FC

En lo que se refiere a las equipaciones, el club está de enhorabuena. Con New Balance como su diseñador, han querido rememorar los 125 años de existencia del Liverpool FC con una primera y segunda camisetas que recuerdan a modelos antiguos, clásicos y muy reconocibles para los aficionados. La equipación que usarán como locales será la más conmemorativa de las tres. El tono rojo ha pasado a ser más oscuro, con unas finas líneas a lo largo de la camiseta y un cuello en pico blanco, lo que le da una apariencia muy similar a la equipación de 1982.

De izquierda a derecha, la primera, segunda y tercera camisetas. | Imágenes: www.liverpoolfc.com
De izquierda a derecha, la primera, segunda y tercera camisetas. | Imágenes: Liverpool FC

Cuando sean visitantes, también tendrán una camiseta conmemorativa. En este caso, será de la camiseta del primer equipo en 1892, aunque tiene algunas variantes. Ya que tienen que utilizar el verde y el blanco, la camiseta se ha concebido mayoritariamente blanca, con dos sectores cuadrados que las ocupan rayas verdes. En este caso el cuello es negro y redondeado, dándole más visibilidad al escudo del Liverbird, también en negro.

Por último, la tercera equipación también ha llamado la atención pero más por su color que por un diseño relacionado con la historia del club. Esta camiseta es totalmente naranja, creada para facilitar la diferenciación con el resto de equipos en caso de que sea necesario un tono que pocos equipos tienen como principal. El cuello de esta versión es totalmente negro, así como la costura inferior, la publicidad y el escudo del club. 


Share on Facebook