En el Teatro de los Sueños, el United se anima a soñar

El equipo de José Mourinho aplastó por 4-0 al West Ham en el comienzo de Premier League, con un impecable Romelu Lukaku, quien marcó dos goles. Anthony Martial y Paul Pogba pusieron cifras definitivas, y los fanáticos ya se ilusionan con regresar al trono de la liga.

En el Teatro de los Sueños, el United se anima a soñar
Romelu Lukaku debutó con dos goles | Foto: MUFC
Manchester United
4 0
West Ham
Manchester United: De Gea; Valencia, Bailly, Jones, Blind; Matic, Pogba, Mata (Fellaini, min. 76), Mkhitaryan (Lingard, min. 89), Rashford (Martial, min. 80); Lukaku.
West Ham: Hart; Zabaleta, Reid, Ogbonna, Masuaku (Cresswell, min. 81); Noble (Rice, min. 60), Obiang, Fernandes (Sakho, min. 61), Arnautovic, Ayew; Chicharito.
MARCADOR: 1-0, min. 33, Lukaku. 2-0, min. 52, Lukaku. 3-0, min. 86, Martial. 4-0, min. 90, Pogba.
ÁRBITRO: Martin Atkinson. Amonestó a Eric Bailly (min. 43), Pablo Zabaleta (min. 52), Antonio Valencia (min. 60), Angelo Ogbonna (min. 66).
INCIDENCIAS: Primera jornada de la Premier League. Partido jugado en Old Trafford. 74.928 espectadores.

Es el objetivo del Manchester United, a lo que apunta su entrenador, José Mourinho. El trofeo de la Premier League es la meta principal para un equipo que apunta a la reconstrucción, al renacimiento. Difícilmente pueda conseguir el éxito en la UEFA Champions League, prueba de esto fue la Supercopa ante el Real Madrid, ya que aún es un equipo que se está formando para rendir en plenitud.

Pero la Premier League es otra cosa, y el Manchester United quiere volver a ser el dueño de Inglaterra, como en las épocas doradas. Para eso, el primer obstáculo era el West Ham de Slaven Bilic, que con las llegadas de Joe Hart, Marko Arnautovic y Javier Hernández, apunta a la clasificación de una copa europea, como mínimo.

José Mourinho sabía que una victoria en la Supercopa de Europa era una inmejorable forma de comenzar la temporada, mas no era la prioridad. Y así fue, el Real Madrid venció por 2-1, pero la derrota no caló hondo en los ánimos de la plantilla del Manchester United. El objetivo era este, saber los errores a corregir de cara al comienzo de la Premier League.

Y vaya si cumplió. Con un rendimiento superlativo de varios de sus jugadores, y un trabajo en conjunto que superó las expectativas, los 'Red Devils' aplastaron al West Ham, en Old Trafford, su casa, dando un inmejorable comienzo al equipo de José Mourinho.

Desde los primeros segundos se vio a un Manchester United con hambre de ser protagonista, llegando a tener un 85% de la posesión, y con la claridad necesaria para poner en más de un aprieto a la defensa del West Ham, que intentaba resguardar a su portero de las embestidas rivales. 

Llegando al minuto 33 de la parte inicial, Nemanja Matic, nuevo refuerzo y hombre clave para el estilo de juego que pretende Mourinho, recuperó un balón luego de presionar en el mediocampo, el esférico le quedó a Marcus Rashford, lo transportó unos metros y enseguida lo ubicó a él, el hombre de los más de 80 millones, Romelu Lukaku.

El ex Everton y Chelsea se cruzó en diagonal para definir de forma excelente, con un remate que golpeó el poste e ingresó, dejando sin posibilidad alguna a Joe Hart. Con la ventaja inicial, y la imperiosa necesidad rival de salir a buscar el empate, los caminos se le abrieron al United, y fue allí donde volvió a golpear. Tiro libre a favor del local, Henrikh Mkhitaryan lo envió al área y otra vez Lukaku dijo presente para anticiparse a su marca y, de cabeza, rematar a gol.

Los minutos pasaron en el partido, el Manchester se contentaba con mover el balón y esperar a que su rival se descuidara para clavar la estocada final. Y en los últimos cinco minutos apareció el viejo United en todo su esplendor. Con una ráfaga furiosa, Anthony Martial quedó mano a mano con Hart y definió, mientras que Paul Pogba remató desde afuera del área y clavó su disparo en la zona baja de la portería, mandando a dormir al balón y al marcador, que quedó en un contundente 4-0 final.

Es difícil elegir una figura entre los grandes rendimientos mostrados por los jugadores del Manchester. Se recuperó Lukaku del gol errado ante Real Madrid, y hoy no dejó ninguna duda, moviéndose por todo el frente de ataque como pretende Mourinho, y apuntando a dejar cortos los 80 millones de euros que el club pagó por él. También merece su mención especial el fichaje más reciente en unirse al equipo, Nemanja Matic, quien se hizo amo y señor del mediocampo, dando la contención necesaria en defensa para que Pogba pueda concentrarse en el ataque. Robó el balón para el primer gol, y luego hizo una sensacional jugada pisando el esférico y acumulando rivales contra el lateral.

José Mourinho quería rendimientos inmediatos, y apuntó a jugadores conocidos por él, a los que ya dirigió, como Lukaku y Matic. Ninguno de los dos decepcionó en este comienzo de la Premier League, y ambos fueron las figuras de un partido en el que este Manchester United mostró que, si consigue regularidad y no sufre bajas importantes con el correr de los partidos, está para cosas muy serias. Los fanáticos ya lo sienten, Old Trafford tuvo su función, y en el 'Teatro de los Sueños', todos están invitados a soñar.


Share on Facebook