El Leicester sigue su escalada a costa de la revelación del campeonato

Los hombres de Claude Puel completaron un partido muy bueno en el que supieron sufrir y al final pudieron haber ganado más cómodamente

El Leicester sigue su escalada a costa de la revelación del campeonato
Momento del gol de Gray que valió los tres puntos para el Leicester | Fotografía: Premier League
Leicester City
1 0
Burnley
Leicester City: SCHMEICHEL; SIMPSON, MORGAN, MAGUIRE, CHILWELL; NDIDI, IBORRA; MAHREZ, GRAY (OKAZAKI, MIN. 87), ALBRIGHTON; VARDY
Burnley: POPE; BARDSLEY, TARKOWSKY, MEE, WARD; GUDMUNDSSON, CORK, HENDRICK, DEFOUR (BARNES, MIN. 67) , BRADY (ARFIELD, MIN. 30), CHRIS WOOD (VOKES, MIN. 73)
MARCADOR: 1-0, MIN. 4, DEMARAY GRAY
ÁRBITRO: PAUL TIERNEY. AMONESTÓ A: BARDSLEY (MIN. 56), BEN MEE (MIN. 90+1)
INCIDENCIAS: DECIMOCUARTA JORNADA DE LA PREMIER LEAGUE. PARTIDO JUGADO EN EL KING POWER STADIUM ANTE LA PRESENCIA DE 30.714 ESPECTADORES

El Leicester City superó al Burnley en un encuentro muy igualado con una mitad para cada conjunto. Los foxes siguen haciendo de su estadio un fortín bajo el mandato de Claude Puel, donde ha ganado tres partidos de cuatro disputados. Solo el líder ha sido capaz de vencer en el King Power desde que está el técnico francés. El Burnley sufre la segunda derrota fuera de casa de la temporada, después de la que recibió en su visita al Etihad.

El partido comenzó intenso y con polémica. Casi en la primera jugada, una ofensiva del Burnley, terminó con un posible penalti de Wes Morgan sobre Robbie Brady. El jugador irlandés llegó antes al balón y el central jamaicano le propinó una patada, pero el árbitro decidió no señalar nada.

Casi sin tiempo para protestar, los clarets se vieron detrás en el marcador. A los cuatro minutos un centro envenenado de Mahrez obligó a Pope a intervenir porque la pelota se metía en la portería pero el despeje del portero le cayó a Demaray Gray que solo tuvo que empujarla para anotar. 

A pesar del duro golpe, los visitantes siguieron con su estilo, el que les está funcionando tan bien a lo largo de la temporada. El Leicester se vio superado por la intensidad de un Burnley que creó mucho peligro a balón parado, gracias al guante que tiene Brady en su bota izquierda. Desafortunadamente para Sean Dyche, el extremo se lesionó tras un choque con Maguire y tuvo que ser sustituido en lugar de Arfield.

Momento en el que Brady y Maguire necesitan ser atendidos | Fotografía: Premier League
Momento en el que Brady y Maguire necesitan ser atendidos | Fotografía: Premier League

Desde ese momento el Burnley bajó el rendimiento que estaba dando y el Leicester tuvo ocasiones a la contra. Especialmente clara una conducción de Mahrez, pero su disparo desde la frontal salió muy centrado y Pope detuvo sin problemas.

Tras la reanudación, los foxes fueron dueños y señores del encuentro y sometieron al Burnley gracias a una presión alta y a la velocidad de sus puntas. Pero los clarets gozarían de una ocasión inmejorable para empatar. A la contra, Gudmunsson superó a Morgan por velocidad pero en el mano a mano Schmeichel fue más hábil que el islandés.

La intervención del portero danés fue clave y a partir de esa acción el Leicester volcó el campo y tuvo ocasiones para sentenciar. En el minuto 59, Vardy remató un centro que superó a Pope pero llegó finalmente Bardsley para sacarla sobre la línea. Minutos después sería Albrighton el que, con una gran jugada individual se pudo sacar un disparo seco que obligó a Pope a emplearse a fondo. Casi sin tiempo para respirar, Gray recibió un balón en el borde del área pero su remate cruzado se estrelló en la madera

Albrighton se mostró muy activo durante todo el encuentro | Fotografía: Premier League
Albrighton se mostró muy activo durante todo el encuentro | Fotografía: Premier League

Sean Dyche trató cambiar el guión del choque tras ver el asedio al que estaba siendo sometido su equipo, que no era capaz de salir de su campo. El técnico inglés trató de jugar sus cartas y dio entrada a Ashley Barnes y a Sam Vokes pero no consiguió modificar la dinámica del partido y vio como sus pupilos seguían sin ideas en ataque. Los foxes siguieron jugando a lo suyo y crearon las ocasiones suficientes para conseguir una renta más amplia que les permitiera no sufrir ningún sobresalto durante la recta final del encuentro.

Concluyó el partido y los tres puntos se quedaron en casa por segunda vez esta semana. Los de Puel superaron a la revelación del campeonato y prosiguen su escalada en la clasificación, situándose en décima posición con 20 puntos. Por su parte, el Burnley se queda en el séptimo lugar con 25 unidades e igualado con el Tottenham. Una derrota que no empaña su magnífico arranque de campeonato.