West Bromwich y Crystal Palace suman un punto que no les vale para dejar atrás el descenso

En el debut de Alan Pardew en el banquillo del Albion, ningún equipo jugó un buen encuentro. Jay Rodríguez fue de lo mejor del partido y Barry y Hennessey se suman a la enfermería de ambos conjuntos.

West Bromwich y Crystal Palace suman un punto que no les vale para dejar atrás el descenso
Salomón Rondón intentando adelantar a su equipo ante la defensa de Mamadou Sakho. Foto: Premierleague.com
West Bromwich Albion
0 0
Crystal Palace
West Bromwich Albion: Foster; Nyom, Evans, Gibbs, Hegazi; Field, Barry (Yacob, min. 29), Livermore; Robson-Kanu (McClean, min. 71), Rondón, Rodríguez (Burke, min. 90).
Crystal Palace: Speroni; Ward, Sakho, Kelly, Schlupp; Milivojevic, McArthur, Loftus-Cheek; Townsend (Sako, min. 87), Benteke, Zaha.
ÁRBITRO: Michael Oliver (ING). Amonestó a Livermore (min. 63), Ward (min. 75), Field (min. 91) y Nyom (min. 93).
INCIDENCIAS: Partido perteneciente a la 15º jornada de la Premier League y disputado en el estadio The Hawthorns.

Esta jornada se daba lugar un partido de necesitados, dos equipos que han empezado mal el campeonato y comienzan a aparecer los fantasmas del descenso. West Bromwich Albion y Crystal Palace se  veían las caras en The Hawthorns con la obligación de sumar los tres puntos e intentar subir posiciones en la tabla clasificatoria. El equipo de Roy Hodgson, colista de la Premier, parecía haber reaccionado en los últimos partidos y, después de puntuar en las tres últimas jornadas, buscaba continuar esta escala ascendente de resultados frente al equipo dirigido por un Alan Pardew que debutaba en el banquillo, y que marcaba hasta esta jornada la zona de salvación con doce puntos y que no conoce lo que es ganar un partido desde la segunda jornada de liga.

Alan Pardew en su primer partido como técnico del WBA. Foto: Premierleague.com

Antes de dar comienzo el partido, se conocía que el portero visitante Wayne Hennessey se lesionaba en el calentamiento, lo que daba la titularidad a Julián Speroni. Una vez iniciado el partido, se podía ver al WBA bien colocados en el campo y con ganas de llevar la manija del partido, mientras el Palace aguantaba replegado atrás buscando alguna contra para hacer daño a los locales. La primera ocasión clara llegó en el minuto 8 por medio de Robson-Kanu que, tras centro desde la línea de fondo de Jay Rodríguez, mandaría el balón alto en un disparo desde la frontal del área chica. Poco después, era Salomón Rondón el que probaba al portero de los eagles. Hasta el minuto 13 no apareció la ofensiva de los visitantes, que en una jugada personal de Wilfried Zaha hacía esforzarse a Ben Foster para desviar el chut lateral del marfileño. La jugada tonta de la primera parte podía haberle salido cara a los baggies, pues Foster, al intentar regatear a Zaha, se resbaló y casi le cuesta el primer gol visitante, pero se repuso rápido y logró despejar.

A partir de los primeros veinte minutos, el Crystal Palace comenzó a querer más balón, lo que hizo que el partido se nivelase, pero las ocasiones brillaban por su ausencia. La poca clarividencia de tres cuartos de campo para adelante provocó que, salvo algún tiro inocente y unos cuantos saques de esquina, las defensas no pasaran ningún tipo de apuro. En el minuto 29 llegaría el primero cambio del partido: en las filas del WBA se retiraba Gareth Barry por lesión, y en su lugar entraba al terreno de juego Claudio Yacob. Con continuos fallos en uno y otro ataque, hubo que esperar hasta al minuto 41 para volver a ver una ocasión de gol, en este caso por medio de Christian Benteke que, en una baldosa, se deshizo de tres jugadores y el disparo acabó en córner tras una gran parada de Foster. Acto seguido, a la salida del saque de esquina, volvía a rematar Benteke esta vez libre de marca, pero su cabezazo iba muy centrado y el portero local lo detuvo sin complicaciones. Así llegábamos al final de un primer tiempo en el que ambos equipos no llegaron a soltarse del todo.

Benteke remata a portería ante la oposición de Foster. Foto: Premierleague.com

La segunda parte comenzaba igual que como transcurrió la mayor parte de la primera. El West Bromwich empezaba mejor colocado que su rival pero sin causar peligro alguno a la meta de Speroni hasta el minuto 55, donde Jay Rodríguez se iba de Joel Ward por medio de un autopase y en el uno contra uno definía muy centrado, fácil para el portero del Crystal Palace. El ritmo del partido era pobre, con intentos de dominar el partido de manera infructuosa por parte de ambos conjuntos y con mucho respeto al rival. En el minuto 62, nuevamente estuvo cerca de marcar el WBA tras un centro chut de Salomón Rondón que se paseo por el área sin que ningún compañero lo aprovechara. Un minuto después el colegiado enseñaría la primera cartulina del encuentro. Jack Livermore llegaba tarde al balón y le propinaba una patada a Luka Milivojevic.

Los baggies merodeaban el área rival pero no terminaba de encontrar el camino del gol. En el minuto 70 disparaba Robson-Kanu un balón que le llegó al área pero fue atajado por Speroni en dos tiempos. Una vez salió el balón, el propio delantero era sustituido por James McClean. En el minuto 75, tras un córner mal resuelto por parte del Crystal Palace, Joel Ward recibía la tarjeta amarilla tras parar a Jay Rodríguez y cortar una contra del equipo local. El WBA parecía ser el equipo que más posibilidades tenía de llevarse el encuentro, y por medio de Salomón Rondón estuvieron a punto de adelantarse en el marcador con un remate de cabeza que pasó muy cerca del poste derecho del guardameta. El partido se diluía y ambos conjuntos parecían dar por bueno el resultado.

Rondón y Sakho luchando un balón aéreo. Foto: Premierleague.com

Finalmente, el 0-0 no se movió en The Hawthorns, en un partido con pocas ocasiones y en el que ambos equipos mostraron las carencias por la que están en la situación que se encuentran. El empate no ayuda en nada a ninguno de los dos equipos, pues el Crystal Palace continuará una jornada más en los puestos de descenso. Tendrá una nueva oportunidad la próxima jornada en su campo frente al Bournemouth. Por su parte, el West Bromwich Albion se mantiene al límite del descenso y, a la espera de lo que haga el West Ham en su partido, podría meterse en la zona roja. La próxima jornada jugará de nuevo un choque directo frente al ahora colista de la Premier League, el Swansea.