El United no negocia

Manchester United venció por 2-1 al CSKA Moscú, pese a ya estar clasificado para la siguiente ronda. De esta forma, los de José Mourinho ya se enfocan en lo que será el clásico ante Manchester City.

El United no negocia
Manchester United celebra otra victoria en Champions League | Foto: ManUtd
Manchester United
2 1
CSKA Moscú
Manchester United: Romero; Valencia (Tuanzebe, min. 72), Lindelof, Smalling, Shaw; Herrera (McTominay, min. 68), Blind, Pogba, Mata, Rashford y Lukaku (Martial, min. 74).
CSKA Moscú: Akinfeev; V.Berezutski, Vasin, Ignashevich; Fernandes, Golovin, Kuchaev, Nababkin (Khosonov, min. 90); Vitinho (Zhamaletdinov, min. 82), Chalov (Gordyushenko, min. 64), Dzagoev.
MARCADOR: 0-1, min. 45, . 1-1, min. 64, Lukaku. 2-1, min. 66, Rashford.
ÁRBITRO: Gianluca Rocchi (ITA). Amonestó a Berezutski (min. 58), McTominay (min. 73).
INCIDENCIAS: Última jornada de la fase de grupos de UEFA Champions League. Partido jugado en Old Trafford.

Aún cuando ya se sabían clasificados a la próxima ronda, Manchester United aún tenía un compromiso por cumplir, a diferencia del CSKA Moscú que aún tenía chances de pelear mano a mano con el Basel para quedarse con la segunda posición. Luego de vencer al Arsenal y sabiendo que se acerca el Manchester City, José Mourinho apeló a algunos jugadores que no suelen ocupar un lugar en el once inicial, como los casos de Sergio Romero y Luke Shaw.

Los primeros minutos fueron esos típicos instantes de estudio entre dos equipos que querían medir las fuerzas y las ideas que iba a proponer su rival. Aún así, el Manchester United casi repitió la fórmula del duelo ante el Arsenal, en donde golpeó de entrada y logró abrir el marcador. Esta vez, Romelu Lukaku se vistió de asistidos, en una función en la cual se lució durante el fin de semana, para habilitar a Marcus Rashford quien quiso buscar el poste lejano del guardameta, pero su remate se estrelló contra el parante.

Sólo unos instantes más tarde, el ex Everton volvió a aparecer, esta vez por la banda derecha, con un centro rasante que ningún compañero logró conectar a gol. La diferencia de jerarquía entre ambos equipos se hacía notar, cada vez más con el correr de los minutos, ya que al Manchester United le era suficiente con un par de toques para llegar con posibilidades al área rival, mientras que el equipo ruso tenía que trabajar mucho más cada aproximación a la portería defendida por Sergio Romero.

Las chances se sucedieron para el Manchester United, como una doble oportunidad entre Luke Shaw y Romelu Lukaku, ambas evitadas por Igor Akinfeev, guardameta del CSKA Moscú y de la Selección Nacional de Rusia. Pese a contar con las chances claras de gol, el equipo de José Mourinho no lograba concretar y los visitantes comenzaban a presionar más arriba, en parte apremiados por lo que era hasta ese momento la derrota del Benfica en manos del Basel.

Los jugadores del CSKA Moscú festejan lo que era su victoria parcial | Foto: ManUtd
Los jugadores del CSKA Moscú festejan lo que era su victoria parcial | Foto: ManUtd

El telón del primer tiempo bajó junto con lo entretenido del partido, ya que el juego se sumió en una meseta de la que no pudo escapar hasta una jugada que dejó mucha polémica, puesto que Vitinho remató desde media distancia y su lanzamiento se desvió en la espalda de Dzagoev, quien daba la impresión que estaba en fuera de lugar. Sin embargo, Daley Blind se encontraba fuera del campo de juego pero aún habilitando al jugador rival, por lo que el gol fue correctamente validado. De esa forma, el CSKA Moscú, sin mucho mérito, se marchaba al entretiempo venciendo a un Manchester United que había generado todo lo que pudo, sin concretar.

Herido en su orgullo, los dueños de casa salieron a buscar al menos el empate, que tradujera en el marcador el dominio que se veía sobre el campo. Así como fue un monólogo del Arsenal en gran parte del partido de la última jornada de Premier League, esta noche fue el United el que dominó gran parte del trámite, pero su falta de eficacia era alarmante a medida que los minutos pasaban.

Romelu Lukaku fue inamovible y estampó el 1-1 | Foto: ManUtd
Romelu Lukaku fue inamovible y estampó el 1-1 | Foto: ManUtd

Pero el Manchester United tiene una maquinaria que, si funciona bien, lo hace uno de los equipos más temibles de Europa, ya que dos minutos le alcanzaron para recuperar la eficacia y dar vuelta el resultado. Primero con un exquisito pase de Paul Pogba a Romelu Lukaku, quien logró aguantar la posición y de volea definió. Sólo dos minutos después, Juan Mata recuperó el balón, dejó mano a mano a Marcus Rashford y el juvenil delantero no falló.

Se acercaba el final del encuentro y el CSKA Moscú contó con una oportunidad en la que Sergio Romero se lució, para evitar lo que era el empate visitante. El Manchester United cedió la iniciativa para jugar de contragolpe, pero el equipo ruso poco pudo hacer para lastimar a un United que se quedó con los tres puntos y logró finalizar como líder de su grupo.