El Manchester City se repuso a tiempo

El Manchester City se ha impuesto al Burnley por 4-1 en el Etihad Stadium en la Tercera ronda de la FA Cup, en un encuentro en el que a pesar de que fue superior durante los 90 minutos, atravesó dificultades en su juego en la primera parte.

El Manchester City se repuso a tiempo
Agüero dio vuelta en marcados con dos goles en dos minutos. Foto: Getty Images,
Manchester City
4 1
Burnley
Manchester City: Bravo, Danilo, Stones, Otamendi, Zinchenko, Gündogan, Fernandinho, Silva, Sterling, Agüero, Sané.
Burnley: Pope, Lowton, Kevin Long, Mee, Taylor, Cork, Westwood, Gudmunsson, Hendrick, Barnes, Vokes.
MARCADOR: 0-1, min.25, Barnes. 1-1, min.56, Agüero. 2-1, min.58, Agüero. 3-1, min.71, Sané. 4-1, min.82, Sané.
ÁRBITRO: Graham Scott amonestó a Danilo (min.49), Westwood (min.57) y Cork (min.69).

El encuentro comenzó con un claro dominio del conjunto Citizen, que tuvo el balón desde el primer minuto, y que además encontró espacios desde el primer minuto para acercarse a la portería de un conjunto visitante, que salió a replegarse a mantener las líneas juntas, y a intentar aprovechar la poca contundencia defensiva de los locales en alguna salida al contraataque.

Dominio inicial del conjunto de Guardiola, de más a menos

El tiempo pasaba, y el equipo de Guardiola que estaba posicionado sobre el terreno de juego con un 4-1-4-1 y que estaba cambiando constantemente a su delantero centro, pues Agüero se estaba retirando de esa demarcación y los cuatro mediapuntas estaban accediendo a la posición tanto en estático como en las transiciones rápidas, seguía llegando con mucha comodidad al arco rival, aunque no estaba consiguiendo terminar las jugadas con acierto.

Ashley Barnes consiguió adelantar al conjunto visitante con un gran disparo de volea de media distancia, tras recoger un mal despeje de Stones, para batir al guardameta Claudio Bravo. Tras el tanto visitante, este adelantó sus líneas con el 4-4-2 con el cual estaba dispuesto sobre el terreno de juego, empezó a presionar en la salida de balón al conjunto skyblue, que empezó a atravesar mayores dificultades para mantener el balón controlado en terreno de juego contrario, al que solamente accedía cuando salía en velocidad tras recuperar la redonda.

En los últimos minutos del primer tiempo, el equipo de Sean Dyche desechó la idea de presionar arriba, y optó por defenderse con las líneas a una buena altura. De esta forma logró contener de buena manera, un aluvión de llegadas que ya se había producido en los primeros minutos de juego por parte de los locales.

Dyche y sus ayudantes cruzaron algunas palabras acaloradas Guardiola | Foto: Burnley.
Dyche y sus ayudantes cruzaron algunas palabras acaloradas Guardiola | Foto: Burnley.

Mismo dominio, mayor velocidad y acierto

El segundo tiempo comenzó con el Manchester City llevando la iniciativa en el juego, teniendo la posesión del balón, y dominando a un Burnley, que había salido más pasivo sin balón después del descanso. Agüero empató el enfrentamiento tras marcar con un remate de pierna derecha en el interior del área, una falta sacada rapidamente por Gündogan.

Dos minutos después, el gran ariete argentino, volvió a batir al guardameta Pope, tras un potente disparo de pierna izquierda, tras una asistencia del ex del Borussia Dortmund de tacón. Tras el segundo gol, el equipo de Pep Guardiola optó por controlar mucho más el encuentro, afianzando aún más su dominio de la posesión, aunque estaba intentando asegurar mucho más el pase, para evitar las contras visitantes en la medida de lo posible. Leroy Sané encarriló aún más el pase para el Manchester City, tras batir al guardameta Pope con un disparo de pierna izquierda, tras realizar una pared con David Silva.

Tras el tercer tanto que ponía tierra de por medio en el marcador, el equipo cityzen abandonó el dominio del balón tan férreo que había ejercido en los minutos anteriores, y le cedió algo más el esférico al oponente, para tener espacios para salir al contraataque, tal y como ocurrió cuando recuperó el balón en campo propio cerca del centro del campo por medio de Kevin de Bruyne, que asistió a Leroy Sané, que le puso un pase de la muerte a Bernardo Silva, que marcó rematando a portería vacía.

Tras el cuarto tanto que daba el partido por sentenciado, el equipo local aprovechó el momento para coger oxígeno, y dosificó notablemente sus salidas al ataque, pues retiró a casi todos sus efectivos, manteniendo únicamente a Sané, a quién buscaban constantemente en largo y a Raheem Sterling, que estaba mucho más cansado, y al que le estaba costando acompañar al juego.

Agüero marcó dos tantos en dos minutos y puso adelante a los Citizens | Foto: Premier League.
Agüero marcó dos tantos en dos minutos y puso adelante a los Citizens | Foto: Premier League.