Los 'Eagles' de Roy Hodgson vuelan cada vez más alto

El tanto de Bakary Sako, la figura de la primera mitad, le dio la victoria ante Burnley y el conjunto de Selhurst Park se aleja aun más de la zona de descenso.

Los 'Eagles' de Roy Hodgson vuelan cada vez más alto
Sako festeja el único tanto del partido. Foto: Premier League.
Crystal Palace
1 0
Burnley
Crystal Palace: Hennessey, Fosu-Mensah, Kelly, Tomkins, van Aanholt, McArthur, Milivojevic, Riedewald, Zaha, Sako, Benteke.
Burnley : Pope, Bardsley, Tarkowski, Mee, Taylor, Gudmundsson (Wells, min. 85), Cork, Defour, Hendrick (Nkoudou, min. 63), Vokes, Barnes.
MARCADOR: 1-0, min. 21, Sako.
ÁRBITRO: Michael Oliver.

El historial entre Crystal Palace y Burnley jugando en Selhurst Park no era alentador para el conjunto de Roy Hodgson. De los dos partidos jugados allí por Premier League, los Clarets siempre habían logrado salir con puntos -una victoria y un empate-. 

Sin embargo, la actualidad estuvo del lado de los Eagles. Los locales sumaron una nueva victoria gracias a una gran actuación de Bakary Sako -autor del único tanto del partido- y de los últimas doce jornadas solo han caído en una ocasión. Mientras que el equipo de Sean Dyche profundizó la mala racha luego en medio de una gran temporada y volvió a no sumar de a tres, alcanzando las seis fechas sin victorias -tres empates y tres derrotas.

Todo pasó por Sako

La primera aproximación, y a la vez primera polémica del partido, llegó tras un error de Tarkowski. En el intento de despejar un balón largo el defensor de los Clarets erró en el cálculo y dejó servido el balón para Bakary Sako. El delantero pisó el área en compañía de Ben Mee y cuando se perfiló para rematar apareció Tarkowski con una peligrosa barrida para enmendar su propio error -tocó balón y jugador-. El atacante de los Eagles cayó y reclamó penalti, pero Michael Oliver no pitó.

Aquella ocasión colocó un cierto punto final al control que tenía el conjunto de Sean Dyche en lo primeros minutos de juego. Lo que era tenencia y búsqueda de hacer daño por parte de Burnley, se transformó en dinamismo y supremacía de Crystal Palace.

El envión de los Eagles tuvo su recompensa cuando el reloj apenas había superado los veinte minutos. Benteke, de espaldas al arco,     recibió en tres cuartos de cancha un envío largo y con un sutil toque habilitó a Sako. El extremo avanzó por izquierda a pura potencia, aprovechó el retroceso constante de Bardsley y sacó un zurdazo cruzado que batió a la portería de Nick Pope.

Bakary Sako festeja su gol | Foto: Premier League.
Bakary Sako festeja su gol | Foto: Premier League.

Los Clarets sintieron el cimbronazo tras el gol y estuvieron a punto de entregar un segundo. Una nueva desatención en el fondo, esta vez de por parte de Taylor, dejó el balón corto y Zaha aprovechó para pinchar el balón sobre la salida de Pope. McArthur, quien llegó acompañando la jugada, tuvo el gol a su merced, sin embargo, apareció Ben Mee para despejar el balón sobre la línea. 

A pesar de estar casi contra las cuerdas, el conjunto de Sean Dyche tuvo la posibilidad de igualar el marcador. Barnes recibió la pelota en la media luna del área luego de un tiro de esquina y sacó un potente remate, pero Hennessey logró impedir que el disparo se le colara por arriba. Sin embargo, aquello fue un espejismo, porque minutos más tarde Bakary Sako -todo pasó por él en la primera mitad- estuvo a punto de aumentar la diferencia a dos, pero el balón se fue besando el poste. 

Vokes disputa el balón con Van Aanholt | Foto: Premier League.
Vokes disputa el balón con Van Aanholt | Foto: Premier League.

El destino estaba escrito 

El complemento trajo consigo un Burnley similar en lo futbolístico -con tenencia de balón-, pero con una actitud más luchadora, la misma que lo llevó a pisar los talones del 'Top 6' de la Premier League. La ambición por llegar a la igualdad no tardó en generar llegadas, y fueron Sam Vokes y Ashley Barnes los primeros en prender las alarmas de las portería de Hennessey.

Sin embargo, esas primeras aproximaciones de los Clarets quedaron en solo eso y los Eagles de Roy Hodgson volvieron a igualar las cosas sobre el terreno de juego. Dyche no tardó en tomar nota de aquello y movió el banquillo. Quitó a Jeff Hendrick y envió al campo al reciente refuerzo, Georges-Kévin Nkoudou, quien llegó a Turf Moor hasta final de temporada procedente de Tottenham. 

Llamativamente el técnico de Crystal Palace no respondió con sustituciones -no realizó ninguna en todo el partido- la envestida de Burnley, quien tuvo nuevas posibilidades en los pies de sus delanteros pero ninguna lo suficientemente buena para romper el cero y los Eagles pudieron festejar con los tres puntos

NKoudou hizo su debut pero no tuvo impacto en el juego | Foto: Premier League.
NKoudou hizo su debut pero no tuvo impacto en el juego | Foto: Premier League.