Pensando en lafase final

España se impuso a Marruecos por 4-3 en un partido donde la selección ya estaba clasificada para octavos de final por lo que no tuvo que dar el máximo y jugó a medio gas mezclando algunos minutos buenos, trenzando jugadas de peligro que acabaron con disparos desde fuera del área, y muchos momentos de pasividad y errores

Pensando en lafase final
La selección española cierra la primera fase del mundial con tres victorias. Foto: FIFA

Un partido entre dos equipos que no se jugaban nada, España estaba clasificada, conocía a su rival antes de empezar el partido, Kazajistán, y Marruecos con dos derrotas no tenía posibilidad de continuar en la siguiente ronda. Como consecuencia se vio a una selección española demasiado relajada en multitud de momentos del partido, pero que supo resolver el partido, no sin dificultades, y ya piensa en la fase definitiva del torneo.

La selección nacional salió de inicio con Paco Sedano, Icardo, Bebe, Miguelin y Fernandao. Los jugadores presionaban muy arriba ante los problemas de Marruecos para sacar el balón jugado desde su propio campo. El trabajo tuvo su recompensa, Rivillos robó la pelota cerca de la portería rival, cede de cara para Lozano que dispara desde fuera del área y el esférico entra pegado al palo, imposible para el portero. En el minuto 8 de la primera parte los de Venancio ganaban (1-0). Una vez por delante en el marcador, los jugadores españoles se dejaron ir y jugaron sin intensidad, lo que provocó el empate de Marruecos. Una perdida de balón de España provocó un contragolpe que finalizó su capitán Adil Habil.

Venancio López obligado a pedir tiempo muerto para ordenar al equipo ante las continuas perdidas de balón y las llegadas constantes de Marruecos a la portería de Paco Sedano que se tuvo que emplear a fondo en varias ocasiones para mantener el empate en el luminoso. Las palabras del seleccionador pusieron a España de nuevo en órbita que volvió a controlar el partido, jugando la pelota con criterio y demostrando porque es una de las favoritas a alzarse con el trofeo. Aicardo marcó un golazo, zapatazo con toda la intención desde el centro del campo, colocado en la misma escuadra de la portería. Raúl Campos antes del descanso marcó el tercer tanto para España.

A pesar de la superioridad de los jugadores españoles, que por momento subían el ritmo y asediaban la portería rival y otros en los que volvían las perdidas por jugar con demasiada parsimonia, Marruecos consiguió el segundo tanto por medio de Mazray. La selección marroquí no se daba por vencida y buscó el empate, pero España no quería que su rival se viniera arriba y Lozano consiguió anotar su segundo tanto en el partido. Pero los africanos estaban empeñados en darle emoción al final del partido y Adil Habil, desde su propio campo, vio a Sedano adelantado y la clavó dentro. España no conseguía despejarse en el marcador y el resultado se mantuvo abierto hasta el final. Marruecos muy cerca de conseguir el sueño de empatar con España.

La selección española cierra la fase de grupos como primera con pleno de victorias. Ganó el primer partido a Irán por 5 -1, se impuso a Azerbaiyán en el segundo partido por 4-2 y en el último partido frente a Marruecos ha vencido por 4-3. El próximo rival será Kazajistán en los octavos de final del Mundial de Fútsal de la FIFA Colombia 2016.