El Real Madrid Castilla empata ante un Alcalá abocado a sufrir
Morata celebra un gol esta temporada (realmadrid.com)

El buen hacer a lo largo de toda una temporada permite ciertas licencias cuando ésta llega a su ocaso. Tal fue la renta de la que gozó el filial madridista, que le permitió llegar a esta recta final sin nada en juego más allá del prestigio y, por ello, Carvajal, Mosquera y Jesé pudieron gozar de un descanso merecido tras cumplir ciclo de sanción. A pesar del fondo de armario que goza Alberto Toril, hay posiciones que ven menguar el nivel cuando falla la pieza titular y es el caso de Carvajal y Mosquera, que se antojan como claves para las eliminatorias de ascenso. No hay que olvidar la importancia del canario Jesé, pero su participación en el playoff está en el aire gracias, de nuevo, al oportunismo de la Federación, la cual le convocará casi con total probabilidad para viajar a Italia con la sub19. Hay que recordar que la temporada pasada, con el Alcoyano enfrente, Sarabia, Morata y Carvajal estuvieron en la misma tesitura, pero Lopetegui levantó la mano para que pudiesen enfrentarse al conjunto valenciano. A la espera está, por tanto, el Real Madrid de saber si el exportero llama al talentoso extremo del filial.

En este encuentro quedó en evidencia las diferencias entre objetivos de ambos de cara a este choque. Mientras los rojillos tenían en juego su permanencia en la Segunda división B, el equipo madridista aprovechaba el choque para rotar en algunas posiciones y para hacer probaturas en otras. De este modo, el equipo de Toril alternó momentos de lucidez con otros de apagón en los que se comprobó la ausencia de retos para este encuentro. Sin embargo, el campeón del grupo, a medio gas, realizó un partido serio y sobre el que no se le puede reprochar su actitud.

Carvajal, Jesé y Mosquera estaban sancionados

La primera parte tuvo un comienzo comandado por el empuje del Alcalá, sin embargo las contras del Castilla acabaron por meter el miedo en el cuerpo de los rojillos, que quisieron primero asegurar la zona de atrás ante el evidente peligro de los atacantes madridistas. Casado estuvo muy activo y sus internadas por banda izquierda pusieron en peligro continuo, sobre todo durante el primer tramo de partido, a la defensa del Alcalá. Precisamente, el lateral gozó de más libertad para aparecer y hacer daño, gracias al gran encuentro de Morata que partiendo desde banda izquierda mantuvo alerta a la zaga del conjunto del este de la Comunidad de Madrid.

El Alcalá se adelanta antes del descanso

Bajo este escenario, el Alcalá decidió esperar su momento y aguardar con paciencia los robos de balón, sin embargo, Nacho y Mendes estuvieron muy atentos para desbaratar cualquier opción de peligro. Parece que ambos formarán la pareja de centrales titulares de cara al playoff, ya que son los que se han mostrado más seguros a lo largo de la campaña y su estado de forma así lo atestigua. Lejos quedan las críticas que arreciaron sobre Mendes con su convocatoria y debut con el primer equipo. Hoy, su rendimiento ha hecho dejar a un lado cualquier tipo de duda sobre sus capacidades. A pesar del dominio madridista de la primera parte, fue el Alcalá el que acertó en la suerte del gol, y nunca mejor dicho. Un rechace le llegó a Miguel Ramos y su disparo rebotó en la defensa blanca cambiando su dirección, despistando por completo a Jesús que no pudo hacer nada. El tanto provocaba el delirio en la grada, ya que significaba la permanencia, según los resultados que se estaban dando.

Mandi fue el sacrificado

Nada más antes del descanso, tras el cual Toril retiró a Mandi. El mediocentro canario pagó caro su encuentro sin ideas y el técnico dio entrada al otro mediocentro de las islas, a Omar. Su presencia dotó al equipo de más fluidez en el manejo del balón y con ello vino a demostrar que el castilla estaba jugando como si necesitase la victoria, quizá como si fuese una prueba para el playoff que está a la vuelta de la esquina. El partido se abrió aún más y los rojillos se estiraron buscando el segundo, una vez olvidado el miedo al abismo de Tercera. Las estiradas de Jesús y la falta de acierto provocaron que una tras otra viera el equipo del Alcalá marcharse al limbo cualquier posibilidad de aumentar la renta. A pesar de la seriedad y profesionalidad con la que afrontó el choque el filial, se notaba que el Alcalá se jugaba todo, ya que se encontraba a solo un punto de la zona de descenso.

Morata mete al Alcalá en un lío

No obstante, el campeón estaba enfrente y su pegada arriba es de sobra conocida. Con el paso de los minutos y con la entrada en el campo de Denis y Lucas, el Castilla fue ganando terreno, haciendo retroceder a los rojillos. Lucas Vázquez avisó minutos antes del gol del empate y lo hizo de nuevo tras un eslalon, como hace una semana frente al Marino, pero en esta ocasión el palo evitó el déjà vu. Tanto que sí llego tras una jugada personal de Morata por banda izquierda tras recibir un pase en la frontal de Denis. El delantero madridista se deshizo de la defensa y batió por el primer palo a Juancho, culminando así un gran partido, dando todo un recital de cómo aguantar el balón y desbordar por banda, a pesar de que no es su mejor posición.

El Castilla ha demostrado más madurez que la temporada pasada a lo largo de toda la campaña y hoy no fue menos. Sacó un empate ante un equipo que mostró con gran ímpetu sus ganas de cerrar sus problemas ganando al campeón, pero el empate les mete presión de cara a la jornada 38. El filial del Atlético visitará el campo del Alcalá la próxima jornada y en juego estará, para unos el playoff y para otros, el no descender. 

VAVEL Logo