El silbato de Pérez Lima: mirar a los ojos no es signo de chulería
Foto: VAVEL.com

El silbato de Pérez Lima: mirar a los ojos no es signo de chulería

Manuel Pérez Lima, ex árbitro de Primera División, analiza desde un punto de vista profesional las actuaciones arbitrales de los colegiados de la Liga BBVA en la pasada jornada 21.

perezlima
Manuel PérezLima

La temporada pasada terminó con una asignatura pendiente para los colegiados en los encuentros de máxima rivalidad, en especial los Barcelona - Real Madrid, los jugadores tenían claro qué tenían que hacer cuando el árbitro pitase algo en contra: rodear y protestar al árbitro. Si pitaba una falta, a por él a protestar. Pitase lo que pitase lo rodeaban, y es que cuando los jugadores se dedican a protestar de esa forma se hace muy difícil controlar la situación.

A comienzos de temporada una de las preocupaciones del comité técnico de árbitros era acabar con ese comportamiento por parte de los jugadores, esto estaba haciendo un daño enorme al colectivo y a la competición y una de las directrices a seguir por los árbitros fue que bajo ningún concepto un árbitro fuese rodeado por jugadores, había que evitar esas situaciones. Los árbitros debían actuar con decisión, personalidad y rigor en la toma de decisiones.

Está claro que cuando el juego transcurre normalmente sobre el terreno de juego, el árbitro pasa desapercibido. Los jugadores lo respetan y le ayudan en su trabajo, el partido se desarrolla sin incidencias porque todos comprenden que las reglas están para que no se interrumpa el juego con brusquedades. Éstas son necesarias para mantener el orden, para cuidar la integridad física del jugador y para que el futbolista desarrolle sus habilidades y destrezas. Pero cuando llegamos a esta altura de temporada empiezan los nervios por conseguir los resultados previstos a principio de la misma, ese estrés se traslada al terreno de juego y el comportamiento de los jugadores y entrenadores se vuelve menos comprensivo con los árbitros.

Este fin de semana pudimos ver dos encuentros de los difíciles de arbitrar, en el que fueron expulsados dos jugadores en cada partido, el Deportivo - Valencia, arbitrado por Clos Gómez, que desde mi punto de vista es el mejor árbitro español del momento, además esta semana pita la semifinal de Copa Madrid - Barcelona. Y el otro encuentro, que fue el Zaragoza - Espanyol, con dos equipos huérfanos de ideas y esas carencias se convirtieron en un partido feo, con muchas faltas y protestas.

Los dos encuentros fueron de una intensidad altísima, los jugadores estaban muy nerviosos, existía mucho roce y en varias ocasiones del encuentro intentaron rodear al árbitro, pero éste no permitió que ningún jugador se situara detrás ni que pudiesen interferir en sus decisiones. Llegué a oír en diferentes medios que Pérez Montero se mostró chulo enseñando las cartulinas, y no estoy nada de acuerdo, mostró las cartulinas a la distancia correcta y seleccionando claramente al jugador. Recuerden que mirar a los ojos de una persona es un signo de respeto, no de chulería.

Además, me gustaría destacar el gran trabajo que están realizando los árbitros asistentes, su trabajo es más difícil por las banderas que no levantan, que por las que levantan, aguantando hasta el límite antes de señalar la infracción haciendo buena la frase: “esperar y ver”. Su trabajo es tan complicado que son capaces ellos solos de salvar un arbitraje que no está siendo del todo correcto. Están a la sombra del árbitro, son discretos, pasan inadvertidos, en muy pocas ocasiones son felicitados por su misión, ya que las felicitaciones normalmente se las lleva el árbitro. En cambio, cuando no tienen su tarde, si se acuerdan todos de que están en la banda.

Partidos con polémica

ATHLETIC – ATLÉTICO

El fútbol es un deporte competitivo y el contacto físico entre los jugadores es un aspecto normal del juego, no obstante, los jugadores deben jugar respetando los principios del juego limpio. La acción del 'Cebolla' Rodríguez, entrando con los tacos por delante al jugador del Athletic Ekiza en la disputa del balón, es una acción inaceptable que está sancionada con expulsión, el jugador del Atlético de Madrid 'Cebolla' tenía que haber sido expulsado por juego brusco grave. Les explicamos la norma:

- Juego brusco grave: un jugador será culpable si emplea una fuerza excesiva o brutalidad contra un adversario en el momento de disputar el balón cuando este está en juego. Todo jugador que intente despojar a un adversario del balón por delante, costado o por detrás, cargando con fuerza excesiva y poniendo en peligro la integridad física del adversario, será culpable de juego brusco grave.

El arbitraje de Muñiz Fernández junto a sus asistentes fue bueno, su único lunar fue no expulsar al 'Cebolla' Rodríguez por esta infracción.

REAL MADRID – GETAFE

En el primer gol del Real Madrid, en el minuto 52, se reclama falta de Carvalho a Moyá en el salto. Hay una leyenda en nuestro fútbol que se suele oír en la grada y vestuarios: “En el área pequeña no se puede tocar al portero”. La regla dice que la carga debe ser correcta, no violenta, no peligrosa, no temeraria, no desproporcionada, ya que si no estaremos ante un empujón, que se sanciona tanto dentro como fuera del área de meta.

No todo contacto en el área de meta es falta al portero, hay ocasiones en las que el portero es quien provoca el contacto. Después de ver la jugada varias veces y darle a la pausa en el momento del contacto, pude observar que el jugador del Real Madrid Carvalho con su mano empuja a Moyá y por lo tanto es falta.

En el minuto 71, cuando el jugador del Madrid Modric va a rematar, el central del Getafe derriba al jugador, por lo que acierta el árbitro al pitar penalti y perfecto al no mostrar la cartulina amarilla como pedían algunos jugadores del Madrid, no es una acción merecedora de cartulina, un penalti no siempre es tarjeta.

González González, junto a sus árbitros asistentes, se mostró concentrado y muy seguro.

BARCELONA – OSASUNA

En el minuto 26, el defensa Arribas toca el balón con la mano dentro del área, penalti y amarilla. Es una mano inocente, pero mano, por lo tanto, bien señalado el penalti. Pero las dudas vienen por la segunda amarilla, vamos a ver qué dice la regla 12 sobre las manos y salimos de dudas. Medidas disciplinarias:

- Existen circunstancias en las que se requiere una amonestación por conducta antideportiva cuando un jugador toca el balón deliberadamente con la mano, por ejemplo cuando el jugador toca a conciencia el balón con la mano para impedir que un adversario lo reciba.

Texeira Vitienes lo único que hace es aplicar la normativa vigente. En definitiva, buen arbitraje en un encuentro sin dificultades para los colegiados.


 

VAVEL Logo