Yo jugué en el Dépor: Álvaro Arbeloa
Arbeloa posando con la camiseta del Deportivo de la Coruña (Foto: juegaconlaroja.com)

Yo jugué en el Dépor: Álvaro Arbeloa

Este salmantino de nacimiento, formado en las categorías inferiores del Real Madrid se vio obligado a emigrar en búsqueda de una oportunidad para crecer como futbolista, Deportivo de la Coruña y Liverpool fueron los destinos escogidos por este espartano para desarrollar su carrera. Sin embargo, Álvaro si fue profeta en su tierra y regreso al Bernabéu para erigirse como un pilar fundamental en la zaga merengue. Arbeloa volvió a casa para quedarse, no obstante muchas son las voces que cuestionan la calidad del canterano madridista. Lo que es indiscutible es el compromiso de este defensa con su club. El partido de este sábado supondrá el reencuentro de Álvaro con Riazor y la ciudad herculina, su casa durante seis meses.

AntiaGarciaGlez
Antía GarcíaGonzález

Álvaro Arbeloa, cosecha de 1983, es otro de los futbolistas de la conocida como "Edad dorada del fútbol español". La apuesta por la cantera llevada a cabo por el Fútbol Club Barcelona de la mano de Pep Guardiola no se correspondía con la política de fichajes de su eterno rival, el Real Madrid. Jugadores como Arbeloa, Juan Mata, Negredo o Granero militaban en el Real Madrid "B" y terminaron despuntando en otros equipos de la Primera División Española en lugar de en el club que los vio crecer. 

En el caso del central salmantino, reconvertido a lateral derecho -pudiendo ejercer de lateral izquierdo-, su carrera futbolística se inició en las categorías inferiores del Real Zaragoza, Álvaro se incorporaría a la disciplina madridista como jugador de su equipo juvenil en la temporada 2001/2002. Su capacidad de sacrificio y peso tanto en el vestuario como en el campo convirtió a este defensa en capitán del filial merengue. Su actuación no pasaría desapercibida y en el año 2004 debutó en el primer equipo frente al Betis. Sin embargo, la competencia por hacerse un hueco en el Real Madrid era muy alta, y pocos jugadores del filial lograban una continuidad en el equipo.  

"Es una situación un poco extraña porque llevo cinco años aquí, me han tratado genial y es un paso muy difícil de dar, pero quería jugar en Primera División, y aquí vienen los mejores jugadores del mundo y es complicado. El Deportivo es uno de los grandes de España, y tengo a Joaquín Caparrós de entrenador. Seguro que aprendo mucho y me vendrá bien, además ha sido importante que confíe en mi".  Reconocía Arbeloa tras firmar por el Deportivo de la Coruña.

Así las cosas, en el año 2006 Álvaro Arbeloa se convirtió en jugador del Deportivo de la Coruña,  de aquel "Baby Depor" configurado por Joaquín Caparrós. Su paso por la entidad blanquiazul fue corto pero intenso. Durante los seis meses que defendió la elástica deportivista, el jugador demostró con creces que era un futbolista válido para competir en la categoría reina. El paso de Arbeloa por la ciudad herculina fue efímero pues Rafa Benítez vio en Arbeloa el refuerzo perfecto para apuntalar la defensa del "Spanish Liverpool". Bien es sabido que cuando la Premier llama a tu puerta, pocos rechazan tan suculenta oferta. 

De la mano del Liverpool de Rafa Benítez, el salmantino alcanza la regularidad y continuidad en una Liga de primer nivel, aquello que buscaba al salir de Madrid. Debutó en la Liga de Campeones frente al Fútbol Club Barcelona. Como red alcanzó el subcampeonato de la Premier League (2008/2009) y la final de la Champions, quedando subcampeones frente al Milan, equipo al que le habían arrebatado la orejona en la temporada 2004/2005. La vendetta milanista se produciría en la temporada 2006/2007.

El entrenador español había depositado toda su confianza en el canterano madridista, obteniendo como resultado un bagaje irregular en su etapa en la tierra de los Beatles. 

En el año 2009 tras su periplo por tierras inglesas regreso al club de sus amores para dar forma al proyecto de Manuel Pellegrini. Arbeloa tuvo que readaptarse a la posición de lateral derecho, tras ser un habitual en la banda izquierda en Anfield. La llegada de Jose Mourinho y su completa adaptación a la posición antes defendida por Sergio Ramos hicieron de Arbeloa un fijo en la zaga madridista. Una Copa del Rey , una Supercopa de España y una Liga forman parte de su palmarés con aquel "Real Madrid de los récords"

Pero la mayor conquista de este humilde espartano es, sin lugar a dudas, alzarse como bicampeón europeo y campeón mundial con la selección absoluta. Luis Aragonés convocó al salmantino tras la gran actuación del defensa en tierras inglesas, sin embargo su debut se vio truncado por un desgarro en el abdomen. No sería hasta la fase de preparación para la Euro 2008, en el encuentro frente a Italia, cuando por fin Álvaro defendería la zamarra roja. Su papel en el Mundial 2010 y el la Eurocopa 2012 adoptando cada vez un rol más importante dentro de la actual campeona del mundo. 

Sin poseer una técnica depurada, Arbeloa desempeña el papel de un luchador incansable en el campo. A pesar de que no se caracteriza por su regularidad, su tenacidad y entrega hacen de él el espartano del Real Madrid. 

VAVEL Logo