La perla de bronce: Marcos Mauro, el muro de Claypole
La perla de bronce: Marcos Mauro, el muro de Claypole | Foto: Álex Ricoller / Edición: Jaime del Campo.

La perla de bronce: Marcos Mauro, el muro de Claypole

El tercer escalón del fútbol español es donde se forjan las promesas de este país y el primer paso hacia el éxito. Para acercarte al máximo los futbolistas más prometedores de la Segunda División B, VAVEL.com te presenta esta sección en la que os analizaremos su trayectoria, cualidades, estadísticas y futuro. Hoy, en La Perla de bronce, Marcos Mauro López.

ABarrios
Adrián Barrios Merillas

Este defensa argentino, hincha confeso de San Lorenzo y del Atlético de Madrid, nació allá por el año 1991 un 9 de enero en Avellaneda. Ahora, tras 22 años de vida, es uno de los máximos pilares sobre los que se sostiene el CF Fuenlabrada, más concretamente su zaga, y es que Marcos es ese seguro de vida con el que se topan todas las acometidas rivales. Este zaguero, a pesar de su corta edad y de que ésta es la temporada de su debut en la categoría de bronce del fútbol español, está dando muestras del gran futuro que le depara, llamando la atención a propios y extraños por su jerarquía y contundencia dentro del campo.

Trayectoria

De comienzos humildes, como la gran mayoría de las estrellas de este negocio, así fueron sus inicios. A la prematura edad de 6 años empezaba a foguearse con un balón en los pies, en un club de su barrio en Argentina, el Santa Clara. Tras diez intensos años por sus tierras natales, su vida pega un giro de 360 grados: su familia se traslada a España por motivos laborales. Esta nueva etapa en su vida le privó durante un año de su mayor pasión, jugar al fútbol, pero pasado ese período de adaptación en el nuevo país decidió inscribirse en otro club de fútbol, el Bercial de Getafe, para seguir practicando este deporte como ya hacía por ese barrio cercano a Quilmes, llamado Claypole, donde se crió y pateó los primeros esféricos.

Después de su estancia en el Bercial, recaló en las filas del CF Fuenlabrada, en la edad de juveniles. Estaba en el segundo año de juveniles en el equipo de Nacional del Fuenlabrada, cuando llamó la atención de José Ramos Corchado, el entrenador del primer equipo por entonces. Éste vio en Marcos las aptitudes y las cualidades necesarias para entrenar con su plantilla, y le subió a entrenar con ellos. Esa misma temporada 2008-2009, debutaría con el primer equipo en Valdebebas contra el Real Madrid C (Video del debut). Esa temporada disputaría más encuentros en Tercera con el Fuenla pero una lesión le impidió tener la continuidad necesaria para jugar todo lo que hubiera deseado.

A los 19 años ya era titular en Tercera con el Fuenlabrada

En la temporada siguiente, hubo cambios en el banquillo con la llegada de Esteban Becker. Éste, lejos de dejar de contar con Marcos, le afianzó en su puesto haciéndole ya ficha con el primer equipo, a pesar de tener todavía edad de juvenil. Era su segunda temporada en Tercera y a sus 19 años nadie le quitaba su puesto en el once inicial.

Con este prematuro comienzo, en el que sin sobrepasar la veintena de años ya disputaba la Tercera madrileña como el más veterano, dio inicio la carrera de Marcos Mauro, consolidándose encuentro tras encuentro, hasta llegar a la temporada pasada que supuso un punto de inflexión. En esta campaña 2011-2012, consiguió su mayor éxito deportivo sobre un terreno de juego, el ascenso a Segunda División B, siendo además un claro partícipe de ello, con Antolín Gonzalo en los banquillos.

Marcos Mauro celebrando con un baile muy peculiar el título liguero de la temporada pasada | Foto: resultados-fútbol.com

Análisis individual

El central del equipo fuenlabreño encaja en los estereotipos de todo buen central argentino: anticipación, contudencia, seriedad, juego aéreo, dureza...Todas cualidades necesarias e indispensables, que le hacen esencial para defender la portería defendida por su compañero Basilio, jornada tras jornada. A continuación, lo repasamos punto por punto.

Todo delantero que se le ponga enfrente notará pronto su presencia, con marcajes férreos y sin errores en la marca que le caracterizan, advirtiendo siempre a su par que él está ahí y que por ese lado no pasará. No dejar ni un metro al delantero, no dejarle recibir, no permitirle que se de la vuelta, todo eso lo hace Marcos a la perfección, provocando la desesperación en el oponente. En pocas palabras, la anticipación a la jugada, detalles que le convierten en un gran defensa.

Como buen seguidor de Fabián Ayala que era y es, no podría ser otra cosa que contundente. Al igual que su ídolo, Marcos posee en la contundencia defensiva una de sus mejores armas para frenar las acometidas rivales. Esta fuerza en el juego es algo que siempre le ha acompañado, desde que empezó a los seis años, siendo siempre zaguero.

Es un central de los de antaño: contundencia y seriedad

Seriedad, una palabra que le define. Junto a su compañero Raúl Aguilar, conforma una de las parejas de centrales más serias en el aspecto defensivo de todo el grupo. Por su zona no se anda con juegos de niños, cada acción entra como si su vida fuera en ello. Un central de los de antaño sumado a un aceptable manejo del esférico.

Y por último, y no por ello de menor relevancia en su juego, el dominio del juego aéreo, en lo que es todo un portento gracias a su gran estatura. Balón que vuela, balón que toca Marcos, no se salva ninguno. Es todo un maestro en las pugnas aéreas, siendo constantes en cada partido luchas en estas lides.

El protagonista ganando un balón aéreo ante la mirada de Dioni, delantero del CD Leganés | Foto: Álex Ricoller - VAVEL.com

Proyección de futuro

A sus 22 años, tiene todo el tiempo del mundo por delante para consagrarse como un buen central, que es a lo que lleva apuntando toda esta temporada. Es la temporada de su debut en la 3ª categoría del fútbol español pero, en ocasiones, incluso parece que se le queda pequeña. Actuaciones portentosas donde demuestra cualidades, tanto físicas como técnicas, que evidencian el buen futuro que le espera.

Un gran seguro el que tiene atrás Jose María Salmerón, que no ha pasado desapercibido ante las atentas miradas de ojeadores y representantes, y pronto empezaron a correr los rumores de que su futuro próximo estará en una división mejor.

Rumores totalmente verificables, solo hay que ver su entrega y actitud durante los 90 minutos de cada partido que disputa.

Apuntado en las agendas de muchos equipos, pero con la cabeza puesta en el club que le dio su primera oportunidad profesional. Quizás es demasiado pronto, o quizás no, pero quien sabe si Marcos Mauro de aquí a poco tiempo está jugando en la 'élite', motivos sobran.                                                                                                                                                                                                                                                                  

VAVEL Logo