Serial final Copa del Rey: 1960, "El milagro Villalonga" convierte al Atlético en campeón por primera vez
Foto: colchonero.com

Probablemente la historia de los 20 años posteriores del Atlético estuvieran marcados por la victoria en esta final de Copa, 2 décadas en las que tanto en el Metropolitano como en el Vicente Calderón se festejaron 11 títulos: desde que esta Copa del Generalísimo (predecesora de la actual Copa del Rey) fue elevada al cielo de Madrid en 1960 hasta que se levantase hacia el mismo firmamento la Liga en 1977, el aficionado rojiblanco celebró Ligas, Copas, una Recopa, una Intercontinental, más Ligas y más Copas... Incluso, llegó a ser campeón de la Copa de Europa durante varios minutos, hasta que Schwarzenbek decidió colarse para siempre en la historia del club.

Pero aquella tarde de junio de 1960 la situación era bien distinta. El Atlético contaba ya con 4 Ligas en su haber, y que era considerado ya uno de los equipos más importantes del fútbol español, tal y como reflejaban los periódicos de la época. Sin embargo, el favorito vestía de blanco, y contaba en sus filas con Di Stéfano y Puskas, 2 de los mejores jugadores de la historia. Acompañados de, entre otros, Paco Gento y Luis del Sol. Entre los dos primeros se habían bastado para destrozar literalmente al Eintracht de Frankfurt un mes antes en la final de la Copa de Europa. Los alemanes consiguieron adelantarse antes del minuto 20, pero cuando lograron el segundo, Puskas ya había metido 4, y Di Stéfano 2 (a los que sumaría uno más antes del final del partido). El resultado final fue de 7-3, la mayor goleada de una final de la Copa de Europa.

En las semifinales de Copa, ninguno de los posteriores finalistas tuvo piedad del rival que se encontraron enfrente. El Atlético dejó resuelta la eliminatoria en el Metropolitano, después de endosarle un 8-0 al Elche (los alicantinos vencerían en la vuelta por 2-1); mientras que el Real Madrid cayó en San Mamés frente al Athletic por 3-0, sin embargo, en el Bernabéu dieron la vuelta a la eliminatoria imitando al Atlético y obligando a Carmelo Cedrún a recoger el balón de dentro de su portería hasta 8 veces.

Ambos equipos llegaban pues con claras muestras de superioridad, aunque el máximo favorito era el Real Madrid, pues el Atlético aún no había logrado ninguna Copa: hasta ese año había disputado 3 finales, perdiéndolas todas (la última de ellas frente al Athletic Club en 1956, por 2-1). Por si fuera poco, el técnico rojiblanco, José Villalonga, no podía contar por lesión con 2 de sus referencias en la zaga: Jorge Griffa e Isacio Calleja, además del delantero brasileño Vavá.

Villalonga, el artífice de la victoria

"El milagro Villalonga", así definieron la victoria del Atlético en la prensa. El que por entonces fuera también seleccionador nacional tejió una tela de araña delante de su portería que sólo Puskas pudo romper mediante un saque de esquina que acabó directamente dentro del arco de Madinabeytia. Antes de esto, en el minuto 15, Gento sufrió una lesión muscular que le hizo continuar el resto de la primera parte cojeando. Pese a contar prácticamente con un jugador menos, el Real Madrid dominaba, pero la defensa rojiblanca destruía cualquier atisbo de esperanza de su rival. El Atlético continuó atrincherado en su campo hasta el descanso, momento en que Villalonga dio orden a sus jugadores de lanzarse al ataque. Las imprecisiones de la defensa merengue y la inseguridad del portero madridista, Domínguez, hicieron el resto.

Gento, que se había marchado del césped tras el descanso por la lesión, tuvo que volver con sus compañeros (recordemos que entonces no había cambios) apenas 6 minutos después de que se iniciase la segunda parte, pues el Atlético lograba el empate gracias a un gol de Collar, cuyo disparo desde fuera del área botó delante de Domínguez y acabó en la red. Con el Atlético completamente volcado sobre la mitad del campo madridista, haciendo caso omiso a la vuelta de un más que renqueante Gento, comenzaron a sucederse los ataque rojiblancos. Por eso, el gol de Jones a falta de 15 minutos para el final no hizo más que evidenciar la superioridad de los colchoneros en la segunda parte. Y tampoco fue una sorpresa el tercero, obra de Peiró en el minuto 86, que aprovechó una buena asistencia de Collar para batir con un tiro cruzado a Domínguez. El título, como no podía ser de otra forma, se quedaba en Madrid. Pero no en las vitrinas del Santiago Bernabéu, sino que viajaría hasta el final de lo que hoy es la Avenida de la Reina Victoria, donde se encontraba el Metropolitano, feudo rojiblanco hasta 1966, año en que el Atlético se trasladó a la ribera del Manzanares (lo que acabaría convirtiendo el estadio en un solar donde se construirían viviendas posteriormente).

Una vez acabado el partido, y después de que Collar recibiera la Copa al mismo tiempo que Villalonga era llevado en volandas por sus jugadores, el técnico del Atlético recibió a los periodistas en la puerta del vestuario. Allí mismo el entrenador comentó que su equipo jugó bien, y lo hizo "de manera decisiva. El Madrid, en cambio, perdió buena parte de su moral al ver lesionado a Gento, porque al campeón de Europa no le van decididamente estos equipos que saben defenderse sin olvidar el atacar". A su vez, Miguel Muñoz respondió a la prensa afirmando que el hecho determinante fue la lesión del extremo madridista: "Creo que el Real Madrid ha perdido porque hemos jugado cinco cuartos de hora con un jugador menos y porque ese jugador era Gento. La baja de Gento ha sido decisiva para el partido. Tanto por cuanto supone su categoría. corno por cuanto significaba en el bando contrario". Un año después, el derbi madrileño volvería a repetirse en la final de Copa, y el Atlético revalidaría el título gracias a la victoria por 3-2.

Ficha técnica:

Real Madrid: Rogelio Domínguez, Manuel Quevedo “Pantaleón”, José Emilio Santamaría, Miguel García “Miche”, José María Vidal, José María Zárraga, Chus Herrera, Luis del Sol, Alfredo di Stéfano, Ferenc Puskás y Francisco Gento.

Atlético de Madrid: Edgardo Madinabeytia, Feliciano Rivilla, Alberto Callejo, Álvaro Rodríguez “Alvarito”, Ramiro Rodrigues, Antonio González “Chuzo”, Manuel Bermúdez “Polo”, Adelardo Rodríguez, Miguel Jones, Joaquín Peiró y Enrique Collar.

Estadio: Santiago Bernabéu de Madrid, 100.000 espectadores.

Árbitro: Félix Birigay (Colegio Valenciano).

Goles: 0-1 (Puskás, min. 20); 1-1 (Collar, min. 51); 2-1 (Jones, min. 76); 3-1 (Peiró, min. 86).

VAVEL Logo