El fin a 16 años de sueño mallorquinista

El Mallorca puso fin el pasado fin de semana a un sueño que ha durado 16 años, desde aquel junio de 1997 en el que ascendió por última vez en Vallecas. Cerca de dos décadas en las que ha vivido su época dorada en la máxima categoría del fútbol español, codeándose por momentos con los grandes hitos históricos para la entidad balear. Sin embargo, una temporada convulsa en el plano deportivo ha llevado al club mallorquinista a retornar a la división de plata, despertando de este sueño que parecía eterno.

El 1 de junio, el conjunto mallorquín certificó su descenso a la Liga Adelante. Tras una sufrida temporada, con dos entrenadores de por medio, descendía finalmente en la última jornada pese a su victoria contra el Valladolid (4-2). Los bermellones ponían fin, de esta manera, a una temporada que iniciaron de la forma mejor soñada. El buen inicio de Caparrós, con cinco jornadas sin conocer la derrota, quedó empañado por la racha negativa que encadenó desde entonces. Tan sólo una victoria en 17 jornadas, ante el Betis, costó el puesto al técnico sevillano.

Con el equipo penúltimo, Gregorio Manzano llegaba para revertir la situación, siendo ésta su tercera andadura en el conjunto balear (2002-2003 y 2006-2010). Sin embargo, el jienense no logró cambiar el rumbo del Mallorca. Las 5 victorias en 16 jornadas con Manzano al frente no fueron suficiente para lograr el deseado premio de la permanencia. La victoria del Celta de Vigo en la última jornada frente al Espanyol (1-0) privó al club balear de poder seguir aumentando su historial en primera división.

Una Supercopa de España y una Copa del Rey para la historia

El club balear cierra, de esta forma, el ciclo más triunfal de su historia. En la temporada de su retorno a la élite (1997/1998), el Mallorca entrenado por Hector Cúper logró llegar a la final de la Copa del Rey, donde caería derrotado en Mestalla ante el F.C. Barcelona en la tanda de penaltis. Los bermellones se vengarían poco después, en el mismo año 1998, conquistando la Supercopa de España frente al propio Barcelona. Así llegaba el primer gran título de su historia, pero no el último.

En 2003, la Copa del Rey se unía a la Supercopa de España conseguida cuatro años antes. El Mallorca se proclamó ese año campeón, por primera vez en su historia, de la Copa del Rey, tras vencer 3-0 al Recreativo de Huelva en el Martínez Valero de Elche, con goles de Eto'o (2) y Pandiani.

A las puertas de hacer historia en Europa

El 19 de mayo de 1999, los mallorquinistas pudieron escribir su nombre con letras de oro en la historia de las competiciones europeas. Corría la temporada 1998/1999, la mejor en primera división de la historia del conjunto bermellón, cuando el Mallorca alcanzó la final de la Recopa de Europa. Sin embargo, un futuro balón de oro como Pavel Nedved se cruzó en el camino del club balear, dando la victoria a la Lazio italiana en el Villa Park Stadium de Birmingham (2-1) y acabando con la esperanza bermellona de alzarse con un título europeo histórico para la entidad.

En la temporada 2001/2002, el club conseguía igualar su mejor posición liguera (3º) y clasificarse con éxito a la Liga de Campeones, donde no pasaría de la fase de grupos ante Arsenal, Panathinaikos y Schalke 04.

Roa y Güiza, Zamora y Pichichi

Los trofeos Zamora y Pichichi llevan escrito en su historia el nombre del Real Mallorca. A lo largo de tu etapa más longeva en primera división, el conjunto bermellón ha pasado a formar parte de los clubes selectos que pueden presumir de haber logrado un Zamora y un Pichichi.

El portero argentino argentino Carlos Roa y el delantero español Dani Güiza son los artífices de estos premios individuales que ensalzan el trabajo colectivo. Roa logró el trofeo Zamora en la temporada 98/99, con 23 goles encajados, mientras que Güiza alcanzó en la 2007/2008 la cifra de 27 goles.

El inicio de un nuevo camino

Este descenso significa el inicio de un nuevo camino para el Mallorca. Con nuevo entrenador al frente del proyecto, el conjunto bermellón buscará volver cuanto antes al lugar que ha ocupado durante los pasados 16 años. En busca de ese objetivo, algunos jugadores ya han confirmado su intención de permanecer en el club y devolverlo a la Liga BBVA. Es el caso del portero israelí Dudu Aouate, que aceptará una reducción de sueldo y que admitió que su deseo es ver al Mallorca en primera división en un año.

Aouate no es el único que ha expresado su intención de seguir. Pina, Ximo, Alfaro o Bigas también anunciaron su voluntad de permanecer en la entidad balear. No seguirán, en cambio, los cedidos Tissone (Sampdoria), Luna (Sevilla), Fontàs (Barcelona) y Arizmendi (Getafe), y con gran probabilidad Giovani. La alta ficha del mexicano y el interés de otros equipos en él podrían acabar con un traspaso del mexicano este verano.

Fotos del cuerpo:

1. www.rcdmallorca.es.

2. www.rcdmallorca.es.

3. www.seguimientobermellon.blogspot.com.

VAVEL Logo