Primeras pinceladas del Barcelona de Martino ante el Santos
Messi celebrando un gol anoche con Jordi Alba (Foto: AFP Photo - Quique García).

El Barcelona del 'Tata' Martino se estrenó anoche ante su público en el Trofeo Joan Gamper ante el Santos brasileño, en el primer encuentro en el que el técnico argentino se sentó en el banquillo del Camp Nou y pudo contar con casi todos los jugadores del primer equipo, a excepción de los lesionados Afellay, Puyol, Isaac Cuenca, Jonathan Dos Santos y Cristian Tello.

Teniendo en cuenta que todavía algunos futbolistas están comenzando la pretemporada, el estado físico aún no es el óptimo y los numerosos cambios que se producen tras el descanso tampoco hacen posible que se puedan sacar conclusiones cien por cien claras de lo que mostrará este nuevo Barcelona a lo largo de la temporada, aunque del encuentro de ayer se pudieron sacar varias conclusiones que habrá que seguir analizando a lo largo de la temporada.

Martino apostó por un once formado por Valdés en la portería, Alves, Piqué, Mascherano y Adriano en defensa, Busquets, Xavi e Iniesta en el centro del campo y Alexis, Pedro y Messi en la delantera.

Defensa adelantada, líneas juntas y presión

El equipo azulgrana mantuvo su defensa muy adelantada durante todo el partido cuando tenían la posesión de balón en su poder. Mascherano y Piqué se situaban en la línea del centro del campo e incluso en algunos momentos había diez futbolistas azulgranas en terreno rival.

Esto hacía que el equipo se mostrara muy compacto y junto, haciendo que cuando se perdiese el esférico siempre el Santos encontrase la próxima línea azulgrana a pocos metros.

En algunos momentos de la primera parte, también se vislumbró una forma de defender del cuadro azulgrana con acumulación de más futbolistas en su campo. Cuando el Santos tenía la posesión e intentaba llegar al área rival con más parsimonia, los extremos locales bajaban a su propio campo y se unían a los tres centrocampistas para formar una línea de cinco futbolistas delante de la defensa, dejando solo a Messi como jugador más adelantado en terreno rival y dificultando la progresión del equipo brasileño.

1: Valdés, 2: Alves, 3: Piqué, 14: Mascherano, 18: Alba, 16: Busquets, 8: Iniesta, 6: Xavi, 9: Alexis, 10: Messi y 7: Pedro.

Algo que también se espera esta temporada con Martino en el banquillo, es la recuperación de la presión en ataque. Anoche se empezó a ver algo en este sentido cuando el Santos tenía el balón en su poder, encontrándose con hasta dos y tres azulgranas rodeando al poseedor del esférico y obligándole a arriesgar o a perder la posesión ante el agobio ejercido por el rival. Las ayudas entre los compañeros eran constantes en este sentido y la presión se ejercía siempre con más de un futbolista.

Otro detalle a tener en cuenta cuando el FC Barcelona atacaba, eran las ayudas y las opciones que ofrecían sus compañeros al hombre que tenía el balón en sus pies. Siempre había uno o dos jugadores cerca del poseedor del esférico para que éste pudiese combinar en corto con él, consiguiendo progresar así encadenando a veces dos y tres paredes entre varios futbolistas y complicando un poco más la labor defensiva del rival. Esto volvía a demostrar de nuevo que el equipo de Martino era bastante compacto y sus jugadores se situaban bastante juntos sobre el campo.

1: Valdés, 2: Alves, 3: Piqué, 14: Mascherano, 18: Alba, 16: Busquets, 8: Iniesta, 6: Xavi, 9: Alexis, 10: Messi y 7: Pedro.

Laterales ofensivos y extremos intercambiando posiciones

Impulsados por la defensa tan adelantada y con los centrales situados en el centro del campo, los laterales del Barcelona pasaron gran parte del encuentro en terreno del Santos, llegando bien a la línea de fondo para ayudar a su equipo en ataque, incluso llegando a ocupar posiciones más centradas, sobre todo cuando era Dani Alves el que poseía el balón. Fruto de esto llegaron ocasiones de peligro gracias a los centros de los laterales, aprovechando la acumulación de jugadores ofensivos en el área. El cuarto gol azulgrana llegó gracias a un centro de Alba dentro del área que remató Pedro, después de que el lateral aprovechase el pasillo dejado por Alexis.

Los extremos en la primera mitad eran ocupados por Alexis Sánchez en banda derecha y Pedro por la izquierda, pero como en la época en la que Guardiola estaba en el banquillo, durante esos primeros cuarenta y cinco minutos fueron constantes los intercambios de posición de ambos, dificultando el trabajo a la defensa brasileña. Tampoco mantenían durante demasiado tiempo la posición pegados a la banda, lo que facilitaba aún más la llegada de los laterales al ataque y también las combinaciones por el centro con Messi y los interiores.

Interiores con llegada y estrategia en los saques de esquina

Por si no fuesen suficiente las ayudas de los laterales a los tres delanteros en ataque, tanto en el primero como en el segundo tiempo uno de los dos interiores azulgranas siempre se mostró más cercano a sus compañeros para sumar otro hombre más en el área rival o en sus inmediaciones.

En la primera mitad fue Iniesta quien se adelantaba algo más a Xavi y buscaba la llegada al área haciendo paredes con sus compañeros para buscar el disparo o el último pase. En el segundo tiempo ese papel lo portó Cesc Fàbregas y así consiguió anotar dos goles y dar una asistencia.

En los saques de esquina hasta en tres ocasiones se usó la misma estrategia. Con todos los futbolistas en el área esperando un balón colgado, un jugador azulgrana se escapaba y se ofrecía desde el primer palo acercándose al compañero que botaba el córner. Al primer toque la devolvía al que iniciaba la jugada a balón parado y éste colgaba un balón al segundo palo buscando rematador.

Goles con pase raso al área pequeña

Ante el Lechia Gdansk el primer gol azulgrana llegó tras una incorporación de Montoya al ataque y un pase raso al área pequeña para que Sergi Roberto anotase casi a puerta vacía.

Ayer ante el Santos se anotaron dos goles muy parecidos. El cuarto gol del Barcelona llegó con una prolongación de Alexis para la llegada de Alba y su centro al área fue empujado a la red por Pedro. El octavo tanto llegó tras una llegada de Cesc al área por la izquierda y su pase entre las piernas de Edu Dracena llegó a los pies de Dongou para batir a Vladimir.

VAVEL Logo