Xavi Hernández: quince años construyendo fútbol, quince años coleccionando títulos
Xavi alzando su último título conseguido, la Supercopa de España tras vencer al Atlético de Madrid. (Fuente: Mundo Deportivo).

Si hay un futbolista relevante en el fútbol moderno, ese es sin duda Xavi Hernández, clave en el mejor Barcelona de todos los tiempos y del mismo modo en la mejor selección española. Muchos le llaman el “coleccionista de títulos”, pero más allá de eso el futbolista de Terrassa es un símbolo azulgrana que lleva quince años maravillando a los aficionados al fútbol de todo el planeta.

En el fútbol como en muchas otras profesiones todo el mundo quiere tener a su lado a un “constructor”, un “cerebro”, una persona con la que siempre se puede contar, que siempre apoye al resto de sus compañeros, en definitiva, que marque las pautas de un determinado proyecto. En el Barcelona y en la selección el responsable de esa función tiene nombre y apellidos, Xavi Hernández.

Al catalán es difícil verle perder un balón o fallar un pase, tiene una velocidad mental prodigiosa para seleccionar el mejor objetivo para efectuar un pase. Es uno de esos futbolistas que se echa el equipo a la espalda. Toca, toca, toca y vuelve a tocar, y así va organizando el juego de su equipo, su fútbol es sencillamente celestial y su palmarés le premia por todo lo que le ha dado a este deporte.

El camino hacía un sueño

Nacido en una familia de futbolistas el 25 de enero de 1980 (su padre y dos de sus hermanos también jugaron a fútbol), siendo el tercero de cinco hermanos, en ese contexto creció Xavi en las calles de Terrassa, siempre con un balón en los pies.

A los cinco años ingresaba en la escuela de fútbol del Jabac CF (equipo de fútbol base de su ciudad natal) y poco tiempo necesitó su abuelo para darse cuenta del futuro que le esperaba al pequeño Xavi, “este niño tiene futuro, con el tiempo aún lo veremos en el Barcelona”, apuntaba.

El actual futbolista del FC Barcelona era ya diferente a la corta edad de seis años, en los partidos de prebenjamines, cuando todos los niños iban detrás del balón Xavi se quedaba retrasado en el campo y cuando le preguntaban por la razón por la cual no seguía a sus compañeros, el respondía de forma muy razonada “si nos contraatacan ¿quién defiende?”

A los nueve años ya pasó a formar parte del Terrassa CF, aunque solo fue por un año. La calidad del chaval era espectacular y al año siguiente desembarcó en el Barça, era el sueño de Xavi. La llegada fue un tanto curiosa, realizó una prueba con los azulgranas en la que dicho sea de paso, marcó tres goles, aunque esta fuera un trámite, todo estaba hablado de antemano con el desconocimiento del chico. De hecho también hubo ofertas del Espanyol y del Real Madrid, pero el egarense accedía al Barça para quedarse.

A los tres días de enfundarse la elástica azulgrana para militar en el Alevín A, Xavi recibió la capitanía del equipo y tras hacer una gran campaña ascendía al Infantil B, luego al Infantil A para llegar ya a Cadete. Fue entonces cuando los técnicos del fútbol base, en especial Joan Vilà, se dieron cuenta de que Xavi podía ser el sucesor de un mito del primer equipo como era Pep Guardiola. Desde ese momento el de Terrassa tuvo un referente al que seguir y del que aprender, una de vez de las que Pep le vio jugar destacó que Xavi “era una pasada y en cuatro años me cogerá el puesto” rindiéndose ante él.

Guardiola auguró que le cogería su puesto cuando Xavi todavía era infantil

Con dieciséis años saltaba al Juvenil Atras dos temporadas como Cadete, aquel equipo se proclamó campeón de Liga, jugaba como un reloj, anotó 143 goles en un curso futbolístico para el recuerdo. Tan buena fue la temporada de Xavi que solo estuvo ese año en el Juvenil A, en la siguiente, con diecisiete años y sin pasar por el Barcelona C, sería profesional a todas luces ya que daría el salto al filial en Segunda División B.

Tal era la proyección del mediocentro que antes de debutar con el filial, el Barcelona le inscribió para poder disputar la UEFA Champions League con el primer equipo, si así lo estimaba Louis Van Gaal. No era un farol y la noche del 26 de noviembre de 1997 Xavi entraba en la convocatoria para medirse al Newcastle en el Camp Nou, eso sí, el equipo ya estaba eliminado de la competición y el egarense no salió al terreno de juego.

Pero la temporada del Barcelona B estaba siendo espectacular, todo hacía indicar que se clasificaría para el play off de ascenso y Xavi era de los jugadores más destacados junto a Mario Rosas, Felip, Puyol, Jofre, Ferrón, Cuadrado, Gabri o Miguel Ángel entre otros. Desde el uno de enero comenzó a realizar los entrenamientos con el primer equipo aunque continuaría jugando con el filial. En la promoción el Barça B se juega el ascenso con el Real Madrid B, primero en un Mini Estadi abarrotado en el que los azulgranas ya vencían por 5-0 al descanso. En Madrid, se disputó el encuentro definitivo en el Santiago Bernabeu y una victoria por 0-2 catapultaba a Segunda División A al filial culé.

Con diecisiete años y formando en el filial le llegó la llamada de la selección española sub 17 para disputar el Mundial de Egipto, allí coincidió por primera vez con un portero que militaba en el Real Madrid, Iker Casillas. En aquel torneo consiguió la medalla de bronce tras perder en semifinales con Ghana pero vencer en el duelo por el tercer puesto a Alemania.

Llegada al primer equipo

Tras el ascenso Xavi disfrutaba de unas más que merecidas vacaciones cuando de pronto recibe las llamadas de Toni Alonso (delegado del Barça B) y de Carles Naval (delegado del primer equipo) que vienen a confirmarle que Van Gaal le quiere en la primera plantilla. Ese verano entra en la convocatoria para viajar a Mallorca y disputar la ida de la Supercopa de España. Y no solo va convocado sino que sale como titular en el Luis Sitjar aquella noche del 18 de agosto, además para redondear la noche anotó el único gol del equipo, aunque finalmente caería derrota do 2-1.

Poco más tarde debutaría en Liga ante el Valencia en Mestalla el 3 de octubre de 1998, uno de los estadios más complicados para el Barcelona, en esa ocasión el Barça cayó 3-1. También hizo lo propio en la Champions League y nada más y nada menos queen Old Trafford y ante uno de los mejores Manchester United de todos los tiempos, el partido fue espectacular y concluyó 3-3. El debut en el Camp Nou, donde soñó jugar ocho años antes cuando llegaba a la entidad azulgrana, se produjo a principios de esa temporada, fue frente al Salamanca.

Debutó en el primer equipo del Barcelona en un partido de Supercopa de España jugado en Mallorca en 1998

El primer gol en Liga también llegó fuera de casa, concretamente en Valladolid cuando el técnico estaba cuestionado y su gol valió para salvarle la cabeza, pues el Barça ocupaba la décima posición en la clasificación. En sus primeros partidos el actual mediocentro no solo jugó en posición natural sino que también lo hizo de central e incluso de lateral zurdo. En esa temporada 1998/99 no todo fueron alegrías, porque Xavi tuvo que jugar también partidos con el filial tras sentirse parte del primer equipo, por ejemplo, el día que el Barça ganó la Liga 98/99 en Vitoria el estaba en Albacete en un partido clave por la permanencia para el Barcelona B. Xavi en uno de sus primeros partidos en el Camp Nou (Fuente: Mundo Deportivo).

En abril de 1999 se marchó a Nigeria con la selección para jugar el mundial sub 20. Después de superar la primera fase, en cuartos de final se venció a Ghana en los penaltis, en semifinales se goleaba a Mali por 3-0 –con tanto de Xavi incluido- y en la final sucedió algo parecido ante Japón, 4-0. Era campeón del mundo sub 20, en ese momento se dio cuenta de lo que significa la victoria, a su llegada decenas de periodistas esperaban la llegada de la expedición antes de la recepción en La Moncloa y en el Palacio de la Zarzuela.

Actualmente Xavi es uno de los líderes del FC Barcelona, pero la historia pudo ser muy diferente, en 1999 el Milan apostó muy fuerte por él, en el Barcelona no tenía un papel importante, jugaba de manera discontinua y su papel en el equipo era eclipsado por Guardiola, en cuanto a lo económico cobraba 40 millones brutos por temporada. Ante la sorpresa de todos, el Milan se interesó por el chaval de entonces 19 años y presentó una oferta difícilmente rechazable. Le aseguraba un puesto en el once titular, una ficha de 250 millones de pesetas por temporada con un contrato de cuatro años, una mansión con sirvientes, un paquete de viajes gratuitos a Barcelona y un puesto de entrenador en las categorías del fútbol base rossonero para su padre. El vallesano lo tuvo claro, él quería triunfar en el Barça y aunque gran parte de su familia le recomendó que se marchara, nadie le convenció. Al enterarse el club de ese gesto, la entidad culé le ofreció un contrato de cinco años percibiendo 1000 millones de pesetas brutos en ese tiempo.

En 1999 pudo marcharse al Milan pero prefirió quedarse en Barcelona para triunfar en el Camp Nou

En la temporada 1999/00 el futbolista egarense comenzó jugando en el primer equipo pero tras un mal partido en Champions frente al AIK Solna, Van Gaal le relegó al filial, un filial que dicho sea de paso había descendido a Segunda B. Tras jugar en Champions y en partido importantes de Liga, Xavi se veía obligado a jugar encuentros en Segunda B ante equipos como el Figueres o el Nástic de Tarragona. Finalmente terminó la temporada en el primer equipo para no regresar nunca más al filial, sin embargo aquel año no fue bueno y el equipo no ganó nada, fue subcampeón en Liga y semifinalista en Copa y Champions.

Tras terminar su segunda temporada en el primer equipo marchó a Sidney para tomar parte en uno de los eventos más importantes del mundo del deporte, unos Juegos Olímpicos. En la primera fase se venció a Corea y a Marruecos y se cayó ante Chile. En cuartos de final se batió a Italia por 1-0 y en semifinales a Estados Unidos por 3-1. El hecho de llegar a la final y asegurar medalla era un éxito, el oro se jugaba ante Camerún, donde destacaba Eto’o entre otros. Al descanso ganaba España 2-0 pero en la segunda parte los africanos empataron. En la prórroga los cameruneses dominaron y los españoles aguantaron como pudieron, ya en los penaltis el oro se iba a África mientras que España adquiría una plata olímpica.

En noviembre del año 2000 vivía una de sus mejores experiencias, debutar con la selección española absoluta de la mano de José Antonio Camacho, realmente se enteró por la televisión, iba a ir junto a su compañero y amigo Puyol a un encuentro frente a Holanda. En la temporada 2000/01, con Serra Ferrer en el banquillo, tampoco tuvo muchas opciones de ser titular ya que Pep Guardiola seguía inamovible en su puesto. En aquella campaña el Barcelona terminó cuarto en Liga, con el célebre gol de chilena de Rivaldo ante el Valencia a dos minutos para el final significando la clasificación para la Champions y semifinalista de Copa cayendo ante el Celta. En la Champions tras una mala primera fase se clasificó tercero en la fase de grupos y tuvo que conformarse con la seguir jugando la Uefa, en esta competición fue eliminado en semifinales por el Liverpool.

En 2001 la junta dirigida por Joan Gaspart cambió de entrenador y colocó a Rexach, a eso se unió la marcha de Guardiola, con estos condicionantes podría tener un peso mayor en el equipo. Pero en lo colectivo la temporada fue un desastre, en España no se pasó del cuarto puesto en Liga y en Copa se cayó en la primera ronda ante un equipo de Segunda División B como el Figueres. En la Champions se superaron las dos primeras liguillas (antes octavos no constituía una eliminatoria si no una liguilla), en cuartos se cayó en Atenas ante el Panathinaikos pero se logró remontar en el Camp Nou. Ya en semifinales el pase a la final de Glasgow se jugaba frente al Madrid, los blancos no dieron opción y ganaron el primer partido en Barcelona (0-2), Xavi no jugó por sanción, en Madrid el duelo terminó en tablas y con el equipo de Vicente Del Bosque en la finalísima.

El verano de 2002 fue inolvidable para el futbolista catalán, era convocado para su primer mundial con la selección absoluta. En Corea y Japón no jugó en el primer partido, si lo hizo veinte minutos ante Paraguay en el segundo compromiso y todo el choque entero ante Sudáfrica. En octavos no jugó ante Irlanda pero si que fue protagonista en el fatídico partido ante Corea del Sur, el materializó uno de los penaltis de la tanda ante los anfitriones pero la selección se volvía para casa.

Xavi junto a Van Gaal, el entrenador que le dio la oportunidad de jugar en el primer equipo y con el que se ganaría la titularidad años después. (Fuente: Mundo Deportivo).

En el curso 2002/03 Xavi ya era titular indiscutible formando pareja con Cocu en el centro del campo. Curiosamente el técnico que le había dado la oportunidad de dar el salto al primer equipo le ofrecía también la titularidad, Louis Van Gaal. Pero si la temporada anterior fue un desastre esta fue esperpéntica. En el ecuador de la Liga el equipo catalán llegó a estar a tres puntos del descenso, en ninguna jornada ocupó plaza Champions y en la última consiguió entrar en la sexta plaza que daba derecho a jugar la Uefa. En Copa se volvió a caer contra un Segunda B, esta vez en Novelda. La crispación en el entorno culé fue mayúscula, cada partido en el estadio era casi una pesadilla, las críticas de los aficionados se volvieron insultos día si día también, ya fuera en partidos o entrenamientos. En este ambiente se cesó al entrenador holandés y llegó Radomir Antic, el serbio le liberó de realizar tareas defensivas y por tanto se vio a un Xavi más centrado en construir juego. En Champions se hizo una gran temporada pero se cayó en cuartos ante el Juventus en el único partido que se perdió en Europa esa campaña. En aquellos momentos, al igual en los primeros meses de la siguiente temporada, Xavi tampoco se libró de las críticas y de los insultos de algunos aficionados. En la prensa se llegó a decir de él que era demasiado bajito y tenía poco físico para jugar en el Barcelona, que su juego era excesivamente plano y horizontal, que no tenía sangre e incluso que era el cáncer del equipo.

En sus inicios en el primer equipo fue criticado duramente y comparado con Guardiola en exceso

Tras cuatro años sin ganar título alguno y más aún con los resultados de la última temporada, Joan Gaspart abandonó la presidencia antes de la conclusión de la temporada. Se convocaron elecciones y estas serían ganadas por un abogado que ya llevaba tiempo buscando la poltrona de la entidad culé, Joan Laporta. El entrenador que llegó fue Fran Rijkaard y todo el mundo tuvo que partir de cero, también Xavi que no fue titular en las primeras jornadas de Liga. El as que traía bajo el brazo la nueva junta era Ronaldinho que con sus jugadas y sus detalles técnicos además de sus golazos, devolvió la ilusión a una afición desencantada. La primera vuelta del campeonato liguero fue muy irregular hasta el punto que el técnico holandés estuvo en la picota, pero todo cambió con el desarrollo de la segunda vuelta. El Barcelona fue subcampeón de Liga con un trayectoria tan ascendente que posiblemente hubiera adelantado al Valencia de haber durado la competición algunas jornadas más. En Copa se cayó en cuartos ante el Zaragoza de David Villa y en la Uefa se hizo un papel discreto cayendo en octavos ante el Celtic de Glasgow tras perder en la ida en Escocia por 1-0 (el día de los atentados de Madrid del 11-M).Un día importante en la vida deportiva de Xavi fue el 25 de abril de 2004, se disputaba en clásico en el Santiago Bernabeu, el Madrid se jugaba la Liga pero tras caer en la final de Copa y en cuartos de la Champions atravesaba un mal momento. El Barcelona encadenaba muy buenos resultados, con lo que pasó de estar en la zona media de la clasificación a tener opciones reales de luchar por el título si vencía en el feudo blanco. Ese día el Barcelona no ganó un título sino algo más que eso, comenzaba un cambio de ciclo, terminaba el del Madrid de Figo, Raúl, Zidane, Ronaldo, etc. Y llegaba el del Barcelona. Comenzó ganando el Madrid pero primero Kluivert y en los últimos minutos el propio Xavi, con una asistencia antológica de Ronaldinho, remontaban el partido para los azulgranas.

Xavi en la acción de su gol en el Santiago Bernabeu con el que le dio la victoria al Barça en 2004 (Fuente: RTVE)El gran momento de forma por el que pasaba le abrió las puertas de la selección para jugar su primera Eurocopa, fue la Euro 2004 en Portugal. Sin embargo el vallesano no contó para el seleccionador Iñaki Sáez, quien pese a conocerlo de las categorías inferiores no le dio ni un minuto en la cita portuguesa en favor de la dupla valencianista Albelda-Baraja. El conjunto nacional hizo una actuación floja y cayó eliminado en la primera fase al vencer a Rusia, empatar con Grecia y caer en el último partido ante los anfitriones.

La consolidación en la élite

Poco a poco se iba notando la importancia de Xavi en el engranaje del equipo, comenzó la temporada de titular, condición que ya no abandonaría hasta la fecha salvo lesión o sanción. Uno de sus días más felices fue la primera vez que le ovacionaron y le corearon el nombre en el Camp Nou, fue en un partido disputado ante el Milan en la fase de grupos de la Champions 2004/05, el equipo culé venció 2-1 remontando el duelo. El egarense se marcó un partidazo con un repertorio de pases precisos y una asistencia en el gol de Eto’o, el del empate.

Esa temporada se terminaría la travesía por el desierto de la entidad azulgrana, tras cinco años sin títulos se conquistaba la Liga. Era la segunda de Xavi, aunque esta si que la pudo celebrar sobre el Ciutat de Valencia tras un empate a uno frente al Levante, no como la primera en 1999. En la Champions el equipo cayó en octavos tras superar en la liguilla a Milan, Shakhtar Donetsk y Celtic de Glasgow. En dicha eliminatoria esperaba el Chelsea de Mourinho, en la ida el Barça venció remontando el encuentro por 2-1 con tantos de Eto´o y Maxi López. En el segundo partido ganarían los londinenses por 4-2 en una mala primera parte, Ronaldinho no fue suficiente aunque anotó uno de sus mejores goles con la casaca azulgrana. En ese choque se abrieron las hostilidades entre Mourinho y el entrono azulgrana, poco a poco irían a más hasta traducirse en una relación de odio. En Copa se caería ante un Segunda B como el Gramanet en la primera ronda de la competición.

El Barcelona ya no era el de años atrás, ahora ganaba y lo hacía con un juego primoroso, buena culpa de ello la tenía Xavi, ademásEto’o aportaba los goles y Ronaldinho la magia que encandilaba al Camp Nou. La temporada no pudo comenzar mejor, el Barça conquistaba la Supercopa de España ante el Betis, trofeo que no alzaba desde hacía once años, con tres intentos fallidos consecutivamente (1997, 1998 y 1999). En esa nueva temporada se esperaba revalidar la Liga y pelear por hacerse con la Champions, el sueño de la afición azulgrana.

Los malos momentos

El curso futbolístico marchaba bien para el de Terrassa pero en diciembre del 2005 tuvo un contratiempo inesperado, se rompía el cruzado anterior en un entrenamiento, el tiempo estimado de baja era de seis meses. Prácticamente se perdió la segunda parte de la temporada, ese tiempo que estuvo apartado del vestuario, de los entrenamientos con el grupo, etc. le hizo recapacitar. Fueron meses muy duros, incluso se preocupó pensando en que ya no volvería a ser el mismo, sin embargo con una alta carga de trabajo semanal reapareció en los últimos partidos de Liga e incluso fue convocado en la Final de la Champions.

Mientras el egarense se recuperaba sus compañeros se hacían con la segunda Liga consecutiva e iban pasando rondas en la Champions demostrando ser un bloque con jugadores como Victor Valdés, Belletti, Puyol, Márquez, Gio, Deco, Giuly, Eto’o o la gran estrella del equipo, Ronaldinho. Tras superar a Udinese, Panathinaikos y Werder Bremen en la liguilla se midió al Chelsea en octavos, al Benfica en cuartos y al Milan en semifinales para llegar a la final de París. En el estadio de Saint Dennis el Barcelona se coronó campeón de Europa tras remontar el primer gol del Arsenal con tantos de Eto’o y de Belletti, Xavi solo pudo mirar el encuentro desde el banquillo pero igualmente tocaba el cielo. En la Copa del Rey el equipo llegó hasta cuartos siendo eliminador por el Zaragoza.

Finalmente Xavi pudo llegar al Mundial de Alemania tan solo seis meses después de su rotura del cruzado anterior, casi un milagro. El primer partido fue muy bueno y España venció a Ucrania por 4-0, los siguientes también se saldaron con triunfos, 2-1 ante Túnez y 1-0 frente a Arabia Saudí. Tras el pesimismo inicial en torno a las posibilidades de la selección, “La Roja”, ya con Luis Aragonés al mando, creo mucha expectación con los resultados y el juego desplegado en la primera fase. En octavos llegaba la hora de la verdad y la Francia de Zidane era el rival, los galos eliminaron a España venciendo por 3-1 con goles de un joven Ribery, Henry y un Zidane que dejaba el fútbol tras la cita mundialista, Villa anotó el primero del partido. El mediocentro azulgrana jugó los cuatro partidos junto a una camada de futbolistas que poco tiempo después constituirían la mejor selección del mundo. En aquella cita junto a Xavi, Casillas, Xabi Alonso o Puyol aparecieron nombres como el de Iniesta, Villa, Sergio Ramos, Torres (aunque este ya jugó la Eurocopa 2004) o Cesc.

La temporada 2006/07 sería decepcionante, tras conquistar la Liga las dos últimas temporadas el objetivo era sumar la tercera y volver a luchar por la Champions. El bloque era el mismo más las incorporaciones de buenos jugadores como Zambrotta y Thuram. Sin embargo en esa campaña solo se ganó la Supercopa de España ante el rival vecino, el Espanyol. El primer mazazo para los azulgranas llegó en la Supercopa de Europa, donde el Sevilla bailó a un Barcelona que pensaba que podía vencer sin bajar del autobús, el resultado 3-0 y la imagen lamentable. Fue el prólogo de lo que iba a ser una temporada aciaga. En la Champions se cayó en octavos tras una liguilla en la que se superó al Werder Bremen y al Levski e Sofía pasando a las rondas finales como segundo clasificado tras el Chelsea. En octavos llegaba el Liverpool, todo se puso de cara cuando Deco avanzó a los azulgranas pero Bellamy y Riise certificaron la derrota del Barça en el Camp Nou. En Anfield Road no sirvió de nada el gol de Gudjohnsen a un cuarto de hora para la conclusión del duelo. En Copa se cayó en las semifinales frente a un Getafe al que en la ida en Barcelona se goleó por 5-2, sin embargo en Getafe los madrileños vencerían por 4-0 accediendo así a la final, fue una noche de las más negras que se recuerdan en clave barcelonista. El remate final llegó en la Liga, en la primera vuelta el equipo lideraba la clasificación, pero tras una convulsa segunda vuelta perdió el campeonato en el último minuto del penúltimo encuentro, cuando coincidieron simultáneamente un gol de Tamudo en el Camp Nou con otro de Van Nistelrooy para el Madrid.

La junta directiva que presidía Joan Laporta creyó conveniente dar continuidad y confianza tanto al cuerpo técnico como a los jugadores que habían logrado los éxitos anteriores. Pero los males de la segunda parte de la temporada precedente se trasladaron en la 2007/08 y la lucha de egos, la poca unión dentro del vestuario así como gestión casi paternal del técnico Frank Rijkaard llevaron al equipo a realizar una pésima campaña. El conjunto azulgrana perdió muchos puntos que sobre el papel tenía ganados con goles encajados en los últimos minutos y remontadas en contra. Muchos futbolistas hacían la guerra por su cuenta, más de uno no estuvo comprometido con el proyecto y eso se reflejó sobre el terreno de juego, además Ronaldinho disminuyó su forma física quedándose fuera de la convocatoria en numerosos encuentros. Con todo esto el Barcelona pronto se despidió de sus opciones por el título de Liga, de hecho terminó siendo tercero siendo superado también por el Villarreal, con el humillante epílogo del pasillo y la goleada en el Santiago Bernabeu. Tanto en Copa como en Champions se cayó en semifinales ante Valencia y Manchester United respectivamente.

Luis Aragonés y Pep Guardiola han sido sus entrenadores más influyentes

Durante el verano del 2008 el presidente de la entidad Joan Laporta tuvo que hacer frente a dos cuestiones, primero su continuidad al frente del club ya que tuvo que superar una moción de censura y luego los diversos cambios en la plantilla y cuerpo técnico. Las decisiones más importantes fueron la sustitución de Rijkaard por Pep Guardiola en el banquillo y las salidas de Deco y Eto’o. En ese contexto la continuidad de Xavi fue puesta en entredicho, las cosas iban mal y había que renovar la plantilla, el egarense tuvo opciones de marcharse al Manchester United o al Arsenal en un trueque con Cesc.

La plenitud futbolística

Pep y Xavi, pasado y presente, dos mitos del barcelonismo. (Fuente: Mundo Deportivo).Finalmente continuó en la entidad azulgrana tras una espectacular Eurocopa con la selección española en la que se proclamó campeón de Europa y fue nombrado mejor jugador del torneo. La selección inició su camino hacia al título entre dudas frente a Rusia, finalmente venció 4-1 en su primer encuentro con un hat trick de Villa y un postrer gol de Cesc. En el segundo partido se ganó a Suecia por 2-1 con otro tanto de Villa en el último minuto para terminar la primera fase frente a Grecia con idéntico resultado. De esos tres choques Xavi Hernández jugó los noventa minutos en el primer partido y cincuenta y nueve en el segundo envite. En cuartos se jugó frente a Italia, donde se cambió la historia del fútbol español, tras un partido bronco España se clasificó para las semis en la tanda de penaltis. A un paso de la final la selección se volvía a medir a Rusia, en la primera parte se lesionó Villa pero tras el descanso el equipo nacional tocó una orquesta sinfónica compuesta por un memorable Xavi Hernández que jugó e hizo jugar. Además a los cinco minutos del segundo periodo el de Terrassa abría el marcador, ya sin él sobre el terreno de juego Güiza y Silva terminarían de firmar el 3-0. España regresaba a una final de la Eurocopa veinticuatro años después, era la tarde del 29 de junio del 2008, y lo hizo para ganar, junto a Xavi se alinearon: Casillas, Sergio Ramos, Marchena, Puyol, Capdevila, Senna, Iniesta, Silva, Cesc y Torres. Corría el minuto treinta y tres de la primera parte cuando Xavi recibía en el círculo central, éste dibujaba un pase excelso para la carrera de Torres, el del Liverpool llegó al balón tras una gran cabalgada y con un toque levantaba el cuero ante meta Lehman. Era el gol de la final, España era campeona, uno de los mejores días de la carrera deportiva de Xavi. Su primer éxito con la selección fue la Eurocopa 2008, además también fue nombrado mejor jugador del torneo. (Fuente: Uefa).

Como queda apuntado más arriba, la continuidad de Xavi en el verano del 2008 no estaba nada clara, sin embargo Pep Guardiola, que acaba de llegar al banquillo azulgrana, le convenció para que renovara y se quedara en el club, además iba a tener un peso preponderante en el equipo. Años antes habían intentado enfrentarles pero desde el 17 de junio del 2008 hasta mayo del 2012 Pep iba a ser el técnico de Xavi y gracias a él el centrocampista del Barça ha continuado desarrollando su carrera en el club de su vida. La temporada no comenzó bien, se perdía en Soria y se empataba en casa ante el Racing, pero a partir de la goleada en Gijón (1-6) el equipo empieza a carburar.

El Barça pronto dio a entender que ese año era el suyo, goleadas ante el Valencia, Málaga, Numancia, Valladolid, Almería, Atlético de Madrid entre otros, y con juego genuino liderado por Xavi en el centro del campo. Sin duda alguna, uno de los mejores encuentros de la carrera deportiva del 6 azulgrana fue el duelo que disputaron Real Madrid y FC Barcelona el 2 de mayo del 2009 en el Santiago Bernabeu. El resultado lo dice todo, 2-6 para al Barcelona, pero el derroche de plasticidad en el juego barcelonista y la superioridad absoluta sobre el rival fueron más allá del marcador. Xavi no consiguió marcar, los tantos de aquella tarde fueron de Messi y Henry por partida doble, Puyol y Piqué. Con ese partido la Liga estaba decidida, pero antes cayó otro título, el de Copa, tras clasificarse para la final eliminando al Mallorca, el equipo de Pep vencía por 4-1 al Athletic en la final de Mestalla, la primera Copa de Xavi. Días más tarde el equipo catalán consumaría el alirón tras la derrota del Real Madrid en El Madrigal frente al Villarreal.

En Champions se superaba al Shakhtar Donetks, al Basilea y al Sporting de Lisboa en la liguilla. En octavos se goleaba 5-2 en el Camp Nou al Olympique de Lyon tras el empate a uno en la ida, en cuartos 4-0 al Bayern de Munich y en semifinales esperaba otra vez el Chelsea. En la ida en el Camp Nou el resultado fue de 0-0, en la vuelta un espectacular trallazo de Iniesta sobre la campana metía al Barça en la final. El partido crucial se disputaba en el Olímpico de Roma, ante el actual campeón, el Manchester United. No era una final más, era la llave que podría abrir la puerta a la consecución de un triplete en un año mágico. En esta ocasión Xavi si que disputó la finalísima junto a futbolistas como Valdés, Puyol, Piqué, Touré, Busquets, Iniesta, Eto’o, Henry o Messi. Al minuto diez Eto’o abría el marcador tras un pase de Iniesta y en el veinticinco de la segunda parte llegaba el delirio, Xavi caído a banda dibujaba centro lleno de peligro que era cabeceado por Messi para cerrar el encuentro. Xavi tenía su Champions.

Celebrando su segundo Champions League, la primera en la que disputó la final.  (Fuente: Zimbio). Poco a poco caerían más títulos para completar un año irrepetible, el mejor del FC Barcelona en sus 114 años de historia. Primero la Supercopa de España ante el Athletic de Bilbao, luego la Supercopa de Europa al vencer al Shakhtar Donetsk y en diciembre la guinda, el Mundial de Clubes después de derrotar al Atlante y en la final al Estudiantes argentino. Además fue nominado tanto al Balón de Oro como al FIFA World Player quedando en tercera posición en ambos galardones por detrás de su compañero Messi y de Cristiano Ronaldo. Si hubo un debe en el año de Xavi fue el fracaso español en la Copa Confederaciones 2009 en el que la selección cayó en semifinales de la competición frente a Estados Unidos cuando era clara favorita para alzarse con el título.

El barcelonismo estaba en una nube y Xavi era uno de los epicentros generadores de la misma. La segunda temporada de Pep Guardiola también fue enorme, revalidando una Liga en la que consiguió 99 puntos y en la que solo cayó derrotado en una ocasión, frente al Atlético de Madrid en el Vicente Calderón. Pese a ello el alirón no llegó hasta la última jornada cuando se goleó al Valladolid por 4-0. En Copa se cayó en octavos frente al Sevilla de manera sorprendente en la que fue la primera eliminación del Barça de Guardiola tras seis títulos conquistados. En Europa todo hacía indicar que el equipo azulgrana podía llevarse también la Champions pero tras superar a Copenhague, Inter y Rubin Kazan en la liguilla y a Stuttgart y Arsenal en las eliminatorias, se encontraría con el Inter de Mourinho en semis. En la ida vencieron los italianos por 3-1 en una mala segunda parte de los azulgranas. Pese al apoyo de la afición en la vuelta el equipo no pudo remontar la eliminatoria y el Barça se quedaba a un paso de la final.

Llegaba el verano de 2010, Xavi no tendría descanso, era hora de disputar el Mundial de Sudáfrica, y el catalán tenía muchas esperanzas, llegaba en su mejor momento y además España era reconocida en todo el mundo tras conseguir la Eurocopa dos años antes. En la primera fase la selección sufrió un duro revés inicial con la derrota ante Suiza pero luego se redimiría con las victorias ante Honduras (2-0 con doblete de Villa) y Chile (2-1 con goles de Villa e Iniesta). En octavos se eliminaría a Portugal por 1-0 con tanto de Villa en un partidazo de Xavi Hernández en el centro del campo. Frente a Paraguay fue otra historia, el de Terrassa fue anulado por el entramado dispuesto por su actual entrenador, Gerardo Martino, aunque pese a ello Villa volvió a ser el héroe nacional para dar el pase a semifinales a los de Del Bosque. Alemania era el último escollo antes de la final, fue en el momento clave y ante el gigante teutón cuando España dio su mejor versión con una defensa segura y rocosa, Xabi Alonso y Busquets fueron los escuderos de lujo para un Xavi memorable. Aunque esta vez el héroe no sería Villa sino Puyol con un cabezazo antológico a la salida de un córner servido por el propio Xavi en el minuto veintitrés del segundo acto. Las buenas sensaciones del centrocampista del Barcelona se hacían realidad, España estaba en la final. Fue un encuentro duro en el que la selección no terminó de encontrarse bien hasta la segunda parte, luego llegó la prórroga y en el minuto 116 el gol que ya es el momento cumbre de la historia del fútbol español materializado por Andrés Iniesta. Era el 11 de julio del 2010 y Xavi cumplía el sueño de todo futbolista, ser campeón del mundo y lo hizo acompañado por Casillas, Sergio Ramos, Piqué, Puyol, Capdevila, Busquets, Xabi Alonso, Pedro, Villa, Iniesta, Navas, Cesc o Torres entre muchos otros. Sus éxitos tanto con la selección como con el Barça se vieron recompensados con una nueva nominación al Balón de Oro, nuevamente quedó en tercer puesto tras sus compañeros Messi e Iniesta. Con la Copa del Mundo conseguida en Sudáfrica en 2010 (Fuente: Mi visión del fútbol).

Comenzaba una nueva temporada con para Xavi y el Barcelona en la que volvería a revalidar la Liga por delante de un Madrid entrenado por el polémico Mourinho. Una temporada conflictiva para Barcelona y Real Madrid por la violencia y el comportamiento antideportivo como nota predominante en cada clásico. Antes de llegar la sangre al río se jugaría el encuentro ante el Real Madrid en el Camp Nou, concretamente el 29 de noviembre del 2010. Fue uno de los mejores Clásicos de Xavi, el Barça ganó 5-0 y el abrió el marcador realizando un encuentro fantástico. El 6 de enero de 2011 fue uno de los días más especiales de Xavi Hernández, el medio catalán cumplía 550 partidos con el primer equipo culé convirtiéndose en el futbolista con más encuentros en la historia del Barcelona superando a Migueli. Meses después llegaba la fase final de la temporada , se recuerda sobre todo el serial de clásicos entre finales de abril y principios de mayo de 2011. El primero fue el más intrascendente ya que la Liga estaba decidida, el segundo correspondió a la final de Copa que ganó el Madrid en la prórroga, los otros dos fueron de Champions. La eliminatoria de semifinales de fue una guerra total, los jugadores sobrepasaron el límite el reglamento y al finalizar el encuentro se recuerda la sonada comparecencia de Mourinho en la que arremetió contra todo lo que pudo. Finalmente el Barcelona jugaría la final tras vencer por 3-1 en el global. Sería en Wembley donde Xavi se coronaría por tercera ocasión al vencer el Barcelona por 3-1 al Manchester United con goles de Pedro en la primera parte y los dos golazos de Messi y Villa en el segundo tiempo.

El egarense continuaría añadiendo títulos a su palmarés durante ese año, en verano llegarían la Supercopa de España que se ganaría frente al Madrid y la Supercopa de Europa en la que se derrotaría al Oporto. Para culminar un año casi perfecto se llevaría su segundo Mundial de Clubes al vencer al Santo de futurible azulgrana (ahora ya realidad) Neymar. Por tercer año consecutivo fue nominado al Balón de Oro y volvió a quedarse en el tercer puesto por detrás de Messi y de Ronaldo.

Unas de las acciones más aplaudidas de Xavi fue cuando junto a Iker Casillas abogó por olvidar las rencillas que habían quedado entre madridistas y culés tras el maratón de clásicos como paso previo a la reconcilación de los futbolistas de ambos equipos. Ese acuerdo fue muy importante ya que significaba la unión del vestuario de la selección en pos de que esta continuara su trayectoria exitosa más allá de los conflitos que habían surgido entre los futbolistas de ambos conjuntos. Este hecho les valió el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 2012 tanto a Xavi Hernández como a Iker Casillas.

Sin embargo la temporada 2011/12 no se correspondió con las expectativas previstas. El Barcelona, en el último año de Pep Guardiola, perdió la Liga en favor del Real Madrid tras tres años de dominio y quedó apeado en semifinales de la Champions League ante el Chelsea. Tras la marcha de Pep Guardiola, su principal valedor cuatro años antes, se marchaba y Tito Vilanova (hasta entonces segundo de Pep), accedía al banquillo culé. Tras perder la Supercopa de España a manos del Madrid, el equipo comenzó la Liga como un tiro y tan solo perdió dos puntos en toda la primera vuelta. Pero la enfermedad el técnico azulgrana dejó el vestuario sin una pieza indispensable en cualquier equipo y la autogestión del vestuario tampoco dio sus frutos. Pese a ello el equipo azulgrana ganaría la Liga, la séptima de Xavi, aunque caería en semifinales tanto en Copa como en Champions ante Real Madrid y Bayern respectivamente. Frente a los bávaros se cayó de manera contundente, lo que hizo crecer el pensamiento de que se trataba del final de un ciclo, esto se corroboró tras la marcha definitiva de Tito al recaer nuevamente.

Sobre él se ha asentado el juego del Barcelona y de la selección española

En 2012 ganó su último título con la selección hasta la fecha, la Eurocopa 2012. En la liguilla se comenzó con un empate frente a Italia y sendas victorias frente a Irlanda y Croacia. Ya en cuartos se derrotaba a Francia con dos goles de Xabi Alonso mientras que en las semifinales se eliminaba a Portugal en penaltys tras un encuentro gris y tosco. El de Terrassa no apareció mucho durante el torneo, pero lo hizo cuando lo hacen los granddes jugadores, en los momentos clave. En la final frente a Italia España goleaba por 4-0 a la Azurra con goles de Silva, Alba, Torres y Mata, pero en un perfecto partido de todo el grupo, en especial de Xavi.

Ha disputado un total de 681 encuentros con la camiseta azulgrana

En la última cita con la selección Xavi jugó su segunda Copa Confederaciones, fue en Brasil hace algo más de un mes. España superó la primera fase tras vencer a Uruguay, Tahití y Nigeria. En semifinales se empató ante Italia pero la suerte de los penaltis favoreció a los de Del Bosque. En la final Brasil derrotó a los de Del Bosque por 3-0, el equipo no demostró sus señas de identidad, Xavi no fue Xavi, al igual que sucedió con otros futbolistas.

La temporada 2013/14 arranca con la llegada de Martino al Barcelona y con un Xavi que ya tiene 33 años pero que va a seguir siendo muy importante, al menos esta temporada en la que ha empezado ganando la Supercopa de España. Es su vigesimoquinto título con el que pasa a ser el futbolista español más laureado de todos los tiempos, su abuelo se quedó corto diciendo que aquel niño de Terrassa igual llegaría a jugar algún día en el Barça, no solo no ha llegado sino que se ha convertido en un mito en el fútbol español.

Palmarés:

1 Mundial (2010).

2 Eurocopas (2008 y 2012).

2 Mundiales de Clubes (2009 y 2011).

3 UEFA Champions League (2005/06, 2008/09 y 2010/11).

2 Supercopas de Europa (2009 y 2011).

7 Ligas (1998/99, 2004/05, 2005/06, 2008/09, 2009/10, 2010/11 y 2012/13).

2 Copas del Rey (2008/09 y 2011/12).

6 Supercopas de España (2005, 2006, 2009, 2010, 2011 y 2013).

1 Mundial Sub 20 (1999).

Distinciones individuales:

3 Balón de Bronce (2009, 2010 y 2011).

1 Tercer Mejor Jugador del Mundo por la FIFA (2009).

1 Segundo Mejor Jugador de Europa para la UEFA (2009).

1 Mejor Jugador del Mundo para World Soccer (2010).

5 Jugador seleccionado en el Equipo Mundial de la FIFA (2008, 2009, 2010, 2011 y 2012).

4 Mejor Constructor de Juego del Mundo para la IFFHS (2008, 2009, 2010, 2011).

1 Balón de Plata de la Copa del Mundo (2010).

1 Jugador seleccionado en el Equipo Ideal de la Copa del Mundo (2010).

5 Jugador seleccionado en el Equipo de la UEFA (2008, 2009, 2010, 2011 y 2012).

1 Mejor Jugador de la Eurocopa (2008).

2 Jugador seleccionado en el Equipo Ideal de la Eurocopa (2008 y 2012).

1 Mejor Jugador de la Final de la UEFA Champions League (2009).

1 Mejor Centrocampista de la UEFA Champions League (2009).

3 Premio LFP Mejor Centrocampista de la Liga (2008/09, 2009/10 y 2010/11).

1 Premio Don Balón Mejor Jugador Español de la Liga (2004/05).

1 Premio Don Balón Jugador Revelación de la Liga (1998/99).

  • Medalla de Oro por la Real Orden del Mérito Deportivo (2010).
  • Premio Príncipe de Asturias de los Deportes (2012).

División

Partidos

Goles

Primera División de España

446

54

Segunda División de España

61

2

Copas Nacionales

77

14

Copas Internacionales

158

13

Selección de España

122

11

Selección de Cataluña

8

2

Total

871

96

Fuente de las fotografías: Mundo Deportivo, RTVE, Zimbio, Mi Visión del Fútbol, Blaugranas.com y UEFA).

VAVEL Logo