Béticos por el mundo: Theis Skanstrom, Copenhague
Miembros de la peña bética de Dinamarca en un partido en el Villamarín

En las tierras mas frías, el Betis también puede jactarse de tener a una afición calurosa. Hoy, entrevistamos a un compatriota de Andersen, el portero verdiblanco, Theis Skanstrom que vive su pasión por los colores verdiblancos desde Copenhague. Ha creado, en 2011, la peña bética de Dinamarca y nos habla, entre otros, de la dificultad de seguir al equipo desde tan lejos.

Pregunta - ¿Usted puede presentarse?

Respuesta - Soy presidente de la peña bética de Dinamarca, en la que somos casi 50 miembros. Cada uno con su historia particular con el Betis y sus razones para ser aficionado del club verdiblanco. Algunos han vivido en Sevilla, otros han jugado en un torneo de fútbol contra el Betis, otros porque les gustaban mucho un jugador, como Denilson o Joaquín, o solamente porque les gusta el club en los videojuegos. Yo vine a Sevilla muchas veces cuando era joven y entonces tenía algunos vínculos con esta ciudad. Familia y amigos de mi familia vivían allí. Desde chiquitito me gustaba mucho el fútbol y creo que tenía unos cuatro años cuando me regalaron mi primera camiseta del Betis. Entonces, para mí el Betis es una cosa de toda la vida. Es mi equipo preferido. Soy también del Copenhague, pero soy más del Betis, me importa mucho más.

P - ¿Porque el Betis y no el Sevilla?

R - (Risas) Para mí, no hay una razón particular. Es por casualidad que me metieron la camiseta del Betis. No ha sido una elección particular. Era tan chico que no entendía la rivalidad y la influencia estaba muy clara, pues la gente  de mi alrededor seguía el Betis. Pero ahora, para mí, el Sevilla es el Sevilla, el eterno rival, como para cualquier bético.

"Siento que defraudo al equipo si no lo sigo, porque el Betis vive de su afición"

P - ¿Qué significa para ti ser bético?

R - Primero significa sufrimiento. El Betis es un equipo que sufre mucho. Siempre ha sido así y tiene que ser así. Es un equipo con mucho potencial pero nunca termina de explotarlo. Tiene mucha afición, mucho sentimiento, un gran recorrido pero pocas veces logra grandes resultados. Baja a Segunda, sube a Primera… Pero eso tiene gracia, no es un equipo que siempre gana. Y segundo, para mi ser bético significa más sufrimiento aún porque vivo aquí en Dinamarca. Cuesta más aún seguir al equipo. Los últimos dos, tres años, gracias a Internet, a los horarios de partidos y cadenas de televisión, es más fácil seguir el Betis. Pero antes era muy complicado. Podía mirar los partidos del Barça y del Madrid y nada más. Ahora, en una temporada hay solamente tres o cuatro partidos que no puedo ver. Es un sentimiento que no puedo negar. Yo siento que defraudo al equipo si no lo sigo, porque el Betis vive de su afición.

P - ¿Se desplaza a menudo para ver el Betis en los estadios?

R - Cada vez que puedo. El último partido que vi fue este año en el Villamarín entre el Betis y el Valencia, donde los verdiblancos ganaron 3 a 1. Intento ir un par de veces al año. Ahora que el Betis juega en Europa vamos a intentar ir con la peña a algunos partidos pero es muy complicado porque es lejos, caro y los partidos son los jueves. Estamos pensando organizar un viaje con 10 personas o más hasta Lyon, porque es más fácil llegar desde Copenhague.

"Me traje a mi hija de 3 años al ver el Betis - Valencia"

P - ¿Cómo ve su familia su pasión por el Betis?

R - Tengo una hija, que tiene tres años, que vino por primera vez a ver el Betis frente al Valencia. Le intimidó un poco el ambiente pero también le gustó bastante y se lo pasó muy bien. Mi mujer no lo entiende mucho. Intenta comprender y darme la libertad para poder seguir el equipo, porque cuesta mucho tiempo, esfuerzo y dinero.

P - En Dinamarca, cuando usted dice que es aficionado del Betis, ¿Cómo reacciona la gente?

R - La reacción habitual de la gente es “¿Y por qué?”. Yo les contesto siempre, “¿Y por qué tu eres del Manchester United, del City, del Barça o no sé otro gran equipo?”. Porque aquí, en Dinamarca, la gente les gusta  cuatro, cinco equipos en Inglaterra, cuatro, cinco equipos en Italia y dos en España, el Madrid y el Barça.

P - ¿Tiene relaciones con jugadores o directivos del Betis?

R – Si, tuve relaciones y las sigo teniendo. Ya me encontré con varios jugadores, siempre en Sevilla. Era por casualidad, en la calle. Siempre a los jugadores les impresionaba que viniera un extranjero, aficionado del Betis. Conocí a bastante jugadores como Fernando, Filipesco, Joaquín y esos jugadores. El año pasado hicimos una excursión y conocimos a Beñat y Cañas. A parte de esto, tengo algunos contactos con la gente de la directiva y cada vez que voy hablamos un rato y les impresiona que venga de tan lejos para ver un partido.

"El año pasado hicimos una excursión y conocimos a Beñat y Cañas"

P - ¿Podría aconsejar a un jugador danés a la directiva del Betis?

R - (Risas) Pienso que el Betis tiene muchos ojeadores en toda Europa. Pero cuando tengo una idea, se las comunico. Una vez les dije que un jugador, era muy bueno, jugaba en este club y tal… Y el Betis esta siempre encantado de cualquier información que venga por nuestra parte. Pero yo no he tenido nada que ver con la llegada de Andersen (risas). Eso ha sido un fichaje que se veía venir. El chico, fijo en la selección danesa, acababa contrato con su club en Francia y sobre todo salía gratis. Para un equipo como el Betis era un fichaje interesante.

P - ¿Cómo vino la idea de fundar una peña?

R - He tenido la idea durante muchos años. Querría hacerlo pero cuando vivía en España no tenía mucho sentido hacerlo. Cuando llegue en Copenhague, empecé a buscar las instrucciones para abrir la peña. Pero me costó bastante porque no te lo ponen muy fácil. Pedían muchos papeles, muchas cosas. Y para conseguir todo esto aquí fue muy complicado porque la manera de fundar una asociación en Dinamarca es muy diferente que en España. No dan así de fácil los papeles aquí. Tardé un año en registrarme solo. Fundé la peña porque encontré otros beticos en Copenhague y decidimos hacerlo. Andaba por la calle con una camiseta con el escudo del Betis y un grupo de chicos tenían la nueva equipación, entonces me fui para ellos y hablamos del club. Ellos tenían una página web del Betis en danés y decidimos abrir la peña. Ahora hace dos años que existe la peña.

P - ¿Cuál es su mejor y peor recuerdo siendo bético?

R - El mejor recuerdo, me gustaría decir la victoria en la Copa en 2005, año en el que estaba en Sevilla, es la clasificación para la Champions. Significaba mucho para el equipo y para mí. Iba a poder ver el Betis en la televisión. De repente todo el mundo podría conocer a mi equipo y entonces la gente entendió mi pasión. El peor recuerdo fue la bajada a Segunda la última vez. La viví en Dinamarca. Tenían que ganar en casa y empataron. Una pesadilla. 

VAVEL Logo