Yo jugué en el Getafe: Dani Güiza
Dani Güiza en su primera etapa en el Getafe. (Foto: palcodeportivo)

Yo jugué en el Getafe: Dani Güiza

El delantero jerezano anotó 30 goles vistiendo la elástica azulona, divididos en dos etapas. La noche del 4-0 frente al Barcelona firmó su mejor actuación, con dos goles que valieron el pase a la final de la Copa del Rey.

Carlos
Carlos Fernández

Dani Güiza fichó por el Getafe en el verano de 2005; el conjunto azulón había finalizado su primera temporada en Primera División con un éxito notable, permanencia conseguida sin dificultades y practicando un fútbol vistoso que enganchó a la afición. El equipo madrileño, no obstante, acudió al mercado de fichajes en busca de delanteros que mitigasen su falta de gol, y, el jerezano fue el elegido para perforar las porterías rivales. El Getafe era el equipo propicio para la vuelta del Güiza a la Primera División, un equipo sin la presión de otras escuadras en las que podría desplegar sus habilidades.

El Getafe había puesto al frente de su nuevo proyecto a Bernd Schuster, un técnico más conocido por su pasado de futbolista, que por su presente de entrenador, y, que llegaba a Getafe con el bagaje de su última temporada en el Levante, que concluyó antes de tiempo, y, con el descenso de los levantinistas. A las órdenes del preparador alemán, el delantero comenzó a hacerse un nombre en el fútbol español. El equipo madrileño desplegó un fútbol de toque que enamoró a los aficionados al fútbol; en su segunda temporada en la élite el Getafe coleccionaba goleadas con dosis de gran fútbol, e incluso llegó a liderar durante tres jornadas la tabla clasificatoria. Todos los jugadores rindieron a un gran nivel. El fútbol ofensivo que pregonaba Schuster liberó el instinto goleador de sus delanteros. Paunovic, Riki y Gúiza anotaron un total de 27 goles. Dani Güiza finalizó la temporada con 32 partidos disputados y 9 goles anotados; una cifra respetable en su vuelta a los campos de Primera División.

En su segunda temporada como azulón, Dani Güiza asumió un rol más importante que la temporada anterior. Pese a tener altibajos a lo largo de la temporada, anotó 11 goles en 29 partidos de liga. Sus mejores actuaciones se produjeron en la Copa del Rey; junto a Casquero, llevaron al Getafe a clasificarse para cuartos de final del torneo del KO tras un histórico 2-4 en Mestalla frente al Valencia. La siguiente eliminatoria enfrentó al equipo del sur de Madrid con Osasuna, del que se deshicieron sin mayores dificultades. El último paso antes de plantarse en la final sería el Fútbol Club Barcelona de Frank Rijkaard. El partido de ida supuso un varapalo para el conjunto getafense, la derrota por 5 goles a 2 parecía dejar casi sentenciada la eliminatoria en favor de los azulgrana. Los goles de Güiza y Nacho no sirvieron para contrarrestrar el "maradoniano" gol de Leo Messi.

Noche de remontada

La noche del 10 mayo de 2007 se respiraba aire de remontada en el Coliseum Alfonso pérez, desde la llegada del autobús del Getafe, la afición hizo creer al equipo que era posible lograr el 3-0 que diera la vuelta a la eliminatoria. Los mensajes emitidos en el video marcador antes del partido fueron el empujón definitivo que necesitaba  la hinchada azulona para apoyar a los suyos. Desde el pitido inicial el Getafe fue una apisonadora que se llevó por delante al rival; un Barcelona que cuando quiso reaccionar se dio cuenta de haber acudido a una encerrona, preparada al más mínimo detalle por Bernd Schuster. Su homólogo en el banquillo visitante miraba atónito el festival getafense al tiempo que lamentaba haber dejado en la ciudad condal a Leo Messi por miedo a ser víctima de las "patadas" que pedía Schuster para frenar al menudo argentino.

Dani Güiza fue partícipe de la gran noche getafense con dos goles, que unidos a los tantos de Casquero y Vivar Dorado reflejaron un 4-0 en el marcador del Coliseum. La actuación del ariete jerezano resultó vital en el resultado final de la eliminatoria. El Getafe alcanzaba la final de Copa del rey por primera vez en la historia, su rival sería el Sevilla de Juande Ramos.  El conjunto hispalense se alzó con el título tras imponerse por 1-0 en el estadio Santiago Bernabéu. Para el imaginario getafense quedará la duda de qué equipo se habría proclamado campeón de haber anotado Güiza en el minuto 10 el mano a mano frente a Palop; un minuto después Kanouté no perdonó y le dio el título al Sevilla. Este fue el último partido de Dani Güiza en su primera etapa en el Getafe, en el verano de 2007 el ariete hizo las maletas y puso rumbo a Mallorca.

Éxitos internacionales y regreso a Getafe

En la temporada 2007/2008 Dani Güiza anotó 28 tantos con el Mallorca que le hicieron acreedor del trofeo Pichichi y de la bota de plata, y, lo que es más importante, un billete a Austria y Suiza, donde disputó la Eurocopa con la selección española a las órdenes de Luis Aragonés, el entrenador que le hizo debutar en la máxima categoría del fútbol español. España se proclamó campeona del torneo, y, Güiza contribuyó con 2 goles ante Grecia y Rusia, alcanzando así su mayor éxito como futbolista. El Fenerbahce no fue ajeno a las exhibiciones del jerezano y pagó 17 millones al Mallorca para llevárselo rumbo a Estambul, junto con Luis Aragonés, su gran valedor.

En Turquía sus cifras de goles se resintieron, únicamente marcó 23 goles en 62 partidos. No obstante su primera experiencia fuera de las fronteras se completó con una Liga y una Supercopa, además de su participación en la Champions League. Ángel Torres le dio la oportunidad de volver a sentirse importante como futbolista, a pocos días del cierre del mercado de fichajes Güiza firmaba su contrato con el Getafe, dando comienzo su segunda etapa de azulón, que resultó ser mucho menos fructífera que la primera.

Muchas dudas y pocos goles

Pese a su gran experiencia y los ánimos renovados con los que Güiza arribó en Getafe, lo cierto es que los tres goles en la temporada 2011/2012 se antojan pocos para las expectativas creadas con su regreso. La siguiente temporada Luis García no contaba con él, y se le intentó buscar una salida que no llegó a producirse hasta la segunda mitad de la temporada, cuando se hizo oficial su cesión al Johor de Malasia. La que sería su segunda aventura en el extranjero, y, que finalizó antes de tiempo debido a la imposibilidad del club malayo de pagar su ficha. Antes de comenzar la temporada 2013/2014 Dani Güiza dijo adiós definitivamente a la entidad getafense, dando las gracias a la afición y declarándose seguidor del equipo. "El Gitano", como le conocían sus compañeros, partió hacia Paraguay para enrolarse en las filas del Cerro Porteño.

Querido como pocos por la afición del Getafe, Güiza no tuvo la despedida que hubiera deseado del club al que más temporadas defendió a lo largo de su carrera. No obstante sus goles y su carácter dejan un recuerdo imborrable en la memoria de la hinchada que acudía al Coliseum con la ilusión de verle perforar la portería rival.

VAVEL Logo