Javier Espinosa, talento con denominación de origen
Javi Espinosa la temporada pasada. Foto: Laia Cervelló - VAVEL

Javier Espinosa, talento con denominación de origen

El de Talavera de la Reina es una de las mayores promesas de la cantera barcelonista. Un centrocampista con una calidad desbordante, que a sus 21 años se ha convertido en uno de los veteranos del Barça B.

noeliadeniz
Noelia Déniz

Quienes conocen bien a Javier Espinosa González (Talavera de la Reina, 19 de Septiembre de 1992) coinciden en describirle como “amigo de sus amigos” con los que pasa la mayoría de su tiempo libre y para quienes siempre está cuando le necesitan. Su amigo de la infancia, Juanfri, a quien conoce desde los 3 años y con quien ha compartido clase en el colegio así como equipo de fútbol antes de que el FC Barcelona llamase a sus puertas,  dice que no se suele enfadar pero “sí que se pica bastante, aunque sabe reconocer los errores que comete”. Su hermano Jose Luis asegura que Javi, el pequeño de una familia numerosa, es un chico simple y sencillo, a quien le gusta pasar desapercibido en su vida diaria y estar con la familia.

Entre sus compañeros en el Barça B esta temporada “Espi”, como le suelen llamar sus allegados, se siente más próximo a Ilie Sánchez, quien le describe como “muy realista y testarudo en lo que hace”. “Tenemos muy pocas cosas en común - cuenta el capitán del equipo – salvo que los dos somos muy familiares e intentamos ser leales. Quizás es esta diferencia la que hace que nos llevemos bien, porque nos complementamos, y el hecho de que nos digamos las cosas a la cara: Javi especialmente es muy sincero y directo”.

¿De dónde viene la pasión de Javi Espinosa por el fútbol? De su casa, su familia es muy futbolera, es el menor de cuatro hermanos que siempre han jugado al fútbol, cuenta su hermano José Luis, con quien mantiene una estrecha relación, aunque ahora mismo la debilidad de Javi es el más pequeño de la familia: su sobrino Gabriel, que  tiene dos añitos.

En un lugar de La Mancha…

Sus comienzos se remontan al patio del colegio. Parece un tópico pero es que efectivamente Espinosa comenzó a jugar al fútbol a los 4 años en un equipo formado en su colegio, el “Cristobal Colón”. A los 6 años pasó a formar parte de la UD Talavera, en cuyas categorías inferiores se formó.

En verano de 2005 hizo la pretemporada con el alevín del Real Madrid, aunque pidió continuar jugando en la UD Talavera. Espinosa acudió con el conjunto blanco al Mundialito Sub’14  disputado en la Costa Brava en la Semana Santa de 2006.

Cuando el FC Barcelona se fijó en el manchego (a través de su ojeador Tomás) durante un torneo en el que participaba como capitán de la selección de Castilla-La Mancha Sub’14, éste estaba siendo vigilado de cerca también por otros clubes históricos de nuestro fútbol: además del Real Madrid, Valencia yAtlético de Madrid no le perdían de vista. Entonces el FC Barcelona ofreció al joven futbolista y su familia conocer la Masía, así como las instalaciones deportivas del club y estos se decantaron por el club catalán.

Llegó al Barcelona en la temporada 2006/2007 procedente del Infantil A de la UD Talavera y entró a formar parte del Cadete B que entrenaba Victor Sánchez. Le costó un poco adaptarse, era un chico tímido, callado y muy familiar, por lo que la separación de sus padres fue dura, pero con el paso del tiempo fue integrándose. Una de las claves que supusieron su consolidación fue el buen torneo que realizó en la Semana Santa de 2007, organizado por el Stadium Casablanca, con el Cadete A de Victor Sánchez.  El hecho de sentirse un jugador importante dentro de su equipo y el aliciente de tener a sus padres en las gradas, viéndole,  supusieron el empuje definitivo que le motivó a mejorar y a luchar por su sueño.

  

Otro factor importante en su progresión como futbolista fue encontrarse con Franc García Pimienta en el Cadete A, el entrenador que más le ha influido y con quien mantiene contacto regular. Con García Pimienta estuvo en el Cadete A la temporada 2007/2008, en el Juvenil B en la 2008/2009 y en el Juvenil A 2009/2010. El actual entrenador del Juvenil B siempre confió en el manchego, razón por la cual no llegó a hacer un segundo año con el Juvenil B (que entrenase Sergi Barjuán en 2009/2010) sino que subió al Juvenil A con García Pimienta. El técnico destaca del número 10 del Barça B las ganas que demuestra en todo momento por mejorar: siempre atento en los entrenamientos, receptivo a las indicaciones que le dan y las correcciones que se le hacen. Para Espinosa el hecho de sentirse importante es fundamental a la hora de mantenerse motivado.

 

¿Cuáles son los puntos fuertes de Espinosa?

Es diestro, puede actuar de mediocentro, mediapunta o interior y posee una poderosa zancada. Es un jugador exquisito con el balón en los pies, con mucha calidad, gran visión de juego, capacidad goleadora pese a tratarse de un centrocampista y muy buen último pase. Se asocia muy bien con los compañeros y siempre pide el balón. Además tiene buen disparo desde fuera del área y es un buen lanzador de faltas y penaltis.

¿Qué aspectos de su juego puede mejorar?

Espinosa se encuentra esta temporada en pleno proceso de consolidación en el Barça B, su experiencia hace que sea una referencia para los que son aún más jóvenes y los recién llegados. Aún así, sigue evolucionando y creciendo: flaquea en el juego de cabeza y con la pierna no hábil, le falta ser más intenso defensivamente y auto exigirse de cara al gol.

Haciendo camino

Su mejor temporada en el FC Barcelona fue la 2010/11 en el Juvenil A que entrenaba Óscar García, equipo en el que fue capitán y con el que ganó el triplete histórico: Liga, Copa del Rey y Copa de Campeones. En esa temporada debutó en Segunda División y lo hizo con un gol, en la victoria del Barça B de Luis Enrique sobre el Numancia en los Pajaritos (4-6) el 26 de Febrero de 2011. Durante esa misma temporada llegó a participar en otros tres partidos más en Segunda División: frente al Valladolid, la Ponferradina y la UD Las Palmas.

En 2011/2012, ya bajo las órdenes de Eusebio Sacristán, realizó parte de la pretemporada con el primer equipo e hizo su debut con Guardiola en el banquillo en la Audi Cup. En Segunda División participó en 32 partidos, 22 de ellos como suplente y marcó un gol. En 2012/2013 jugó 27 partidos, 12 de ellos como suplente y anotó 5 dianas. En la presente campaña ha tenido presencia en todos los partidos disputados hasta la fecha (12 de 12) y en todos ha sido titular, acumulando  999 minutos. El centrocampista suma dos goles: anotó en la 2ª jornada al Lugo y en la 4ª al Tenerife.

Experiencia con La Rojita

Espinosa ha sido internacional Sub’17 ySub’19 con la selección española. Disputó el Mundial Sub’17 de 2009 celebrado en Nigeria junto a algunos de sus compañeros de equipo: Sergi Gómez, Sergi Roberto, Marc Muniesa, Adrià Carmona y Albert Dalmau. Su único gol como internacional hasta el momento lo “sufrió” Malawi en la última jornada en el grupo E del Mundial sub’17, cuando corría el minuto 62 de juego. El resultado final fue de victoria para España (1-4), que acabó tercera.

El manchego entró en la lista previa para el Europeo Sub’19 de 2010, pero una pubalgia le privó de poder participar.

¿Sus referencias en el mundo del fútbol?

Sin duda su paisano Andrés Iniesta es una de ellas, y no sólo en el aspecto deportivo. La admiración de Javi Espinosa por Don Andrés, campeón del mundo, va más allá de los terrenos de juego. Otros futbolistas en los que se fijaba de pequeño son el Guardiola capitán, el Xavi canterano y el batallador Luis Enrique. Quién le hubiese dicho en aquellos días, en los que según cuenta su hermano José Luis no quitaba ojo a la televisión viendo un partido de fútbol tras otro, que el de Santpedor le iba a hacer debutar con el primer equipo, que compartiría vestuario con el de Terrassa y que tendría ocasión de trabajar bajo la tutela del asturiano, quien le hizo debutar en la categoría de Plata.

Un chico al que la fama no ha cambiado ni cambiará, según dicen los que le conocen bien, y que es más de cine que de videojuegos pero que se apunta a un bombardeo con tal de pasar el rato con sus amigos. Espi, aparte de ser un fuera de serie con el balón, sorprende a todos por su dominio en los deportes de raqueta (padel, tenis, ping pong). Le queda un mundo por delante para seguir soñando, para inventar y seguir haciéndonos disfrutar con su fútbol exquisito.

“Al bien hacer jamás le falta premio”, decía El Quijote. El premio de Javi Espinosa, nunca mejor dicho, está en sus pies. Tiempo al tiempo.

VAVEL Logo