FC Barcelona 2013/14: Andrés Iniesta
(Foto: Dani Mullor | VAVEL)

No ha sido una temporada fácil para Andrés Iniesta. Tampoco lo ha sido para su club, y ello, lógicamente, ha influido en el juego de Iniesta. El de Fuentealbilla necesita de la ayuda de sus compañeros para llegar a su máximo rendimiento y, por mucho que lo intentó, no encontró la comunión con ellos. El bajo rendimiento de Xavi, Cesc o incluso Messi, mermaron a un Iniesta que por momentos fue el único foco de luz en un equipo totalmente apagado.

Andrés Iniesta ha jugado un total de 50 partidos, 40 se suplente y 10 de titular, en los que 35 fueron victorias. El manchego ha sido de los hombres de confianza de Martino jugando un total de 3720 minutos, muchos más que Xavi y Cesc.

Iniesta, a diferencia del equipo, ha ido de menos a más. Su comienzo de temporada no fue el más brillante pero sus compañeros pudieron estar al quite para tapar las carencias del equipo. Cuando el de Albacete brilló, el resto dejó de hacerlo. Sus grandes apariciones mantuvieron al equipo en Liga, dando verdaderas lecciones de fútbol en el centro del campo. A diferencia de otros años, Iniesta ha tenido que utilizar más el regate que el pase para romper las líneas rivales. En muchas ocasiones lo consiguió pero en muchas otras no pudo llegar a hacerlo antes dos o, incluso, tres rivales.

Falta de gol

Andrés Iniesta se ha visto muy perjudicado por el juego mostrado por sus compañeros esta temporada. El centrocampista no destaca por sus goles pero tan sólo ha anotado tres. La falta de combinaciones y la falta de dominio en campo rival ha provocado que Iniesta no viese portería cuando en las anteriores temporadas sus números eran considerablemente mejores (seis, ocho y nueve goles).

Único foco de inspiración blaugrana

Puede parecer difícil con semejantes jugadores pero Andrés Iniesta ha sido durante muchos partidos el foco de inspiración del FC Barcelona. Regates mágicos y pases imposibles. Iniesta ha vuelto a encontrar su mejor nivel a pesar de no ser correspondido por el resto. Eso seguramente explica el fracaso de los últimos meses en los que Iniesta fue el único foco de inspiración.

Iniesta ha conseguido ser de los pocos jugadores no cuestionados de la plantilla. Andrés encara la próxima temporada como un pilar del equipo en el que ante la falta de Valdés, Puyol y, quizá, Xavi, pueda ser el capitán durante la mayor parte de ella. Por tramos, Iniesta fue el mejor de un Barça que debe acompañarlo para conseguir su máximo nivel.

VAVEL Logo