El día en el que Almería se presentó en Primera: una historia que continúa
Foto: udalmeriasad.com

El Almería visita La Coruña, un lugar que trae muy buenos recuerdos al equipo rojiblanco. La Unión Deportiva Almería, dirigida por Unay Emery, debutaba en primera división en la temporada 2007/8 en el estadio de Riazor. Tras lograr un enorme ascenso, los rojiblancos volvían a la máxima categoría del fútbol español tras 27 años.

Fue en 1979 cuando la Agrupación Deportiva Almería logró ascender a Primera División, un ascenso histórico para el equipo que dirigía José María Maguregui. La aventura de la Agrupación duró dos temporadas y en ninguna se enfrentó al Deportivo de La Coruña. El equipo gallego se encontraba en Segunda División y descendió a Segunda B.

Este hecho propició que con ese debut liguero en La Coruña se pudiera ver también un partido inédito en la Primera División. Sin duda se puede decir que esa temporada 2007/8 ha sido una de las temporadas más bonitas que ha vivido el futbol almeriense a lo largo de su historia. Y es que la ciudad tenía muchas ganas de disfrutar del fútbol de primera. Además, el buen rendimiento del equipo ayudó a enganchar a los aficionados.

Como siempre los debuts son especiales y nerviosos. Y aquel día 26 de agosto de 2007 quedó marcado en la historia de la Unión Deportiva Almería. La primera alineación de Emery estuvo compuesta por Cobeño bajo palos; Bruno, Acasiete, Carlos García, Mané en defensa; Juanito, Soriano, Ortiz, Crusat, Corona y Álvaro Negredo como referencia.

Desde 1981 ningún equipo almeriense habia jugado en primera.

El encuentro se puso pronto de cara, cuando en el minuto 18 Negredo abrió su cuenta goleadora en la Liga BBVA. Y en el minuto 35 ya ganaba 0-2 con un gol del incombustible Fernando Soriano. Fue Albert Crusat, antes de ser cambiado el que cerró el marcador estableciendo el definitivo 0-3, culminando así un debut de ensueño en la “liga de las estrellas”.

Uno de los jugadores que fue clave en aquel equipo y que marcó en dicho partido fue Albert Crusat, que cuenta a VAVEL.com como fue aquel momento: “No fue un día de demasiados nervios, era el primer partido en Primera División después de mucho tiempo y fue como un premio para nosotros. Sabíamos que estábamos jugando fuera, sin nuestra afición y no sabíamos cómo nos iba a ir, éramos novatos y sí que podría haber dolido una derrota, pero sabíamos que era el primer partido y que podíamos dar la sorpresa, y afortunadamente la dimos”.

Foto: goal.com

Crusat explicó que las horas previas no fueron distintas en ese debut: “Creo que fueron igual a las que podíamos tener en Segunda División, estábamos muy tranquilos y con muchas ganas de que llegara el partido y creo que no había nervios. Por lo que yo veía a mis compañeros había felicidad, ganas de conseguir la primera victoria y el poder jugar en estadios donde pocos jugadores pueden jugar”.

"Estabamos muy tranquilos y con muchas ganas"

Fue un partido soñado, tanto para la afición como para los jugadores que en su gran mayoría también jugaban su primer partido en la máxima categoría: “Nadie podía esperar esa sorpresa, que el Almería recién subido a primera diera esa sorpresa en el campo del Deportivo por 0-3. Y fue importante ese primer partido porque fue mucha gente a A Coruña y se lo pudimos dedicar. Y personalmente siempre me quedo con ese recuerdo de marcar en mi primer partido en primera”.

El extremo que tantas tardes de fútbol dejó en Almería dice no tener ninguna anécdota de aquel día, pero que nunca lo olvidará: “No tengo ninguna anécdota, no te puedo decir, pero la verdad es que fue un partido soñado en el que nadie se esperaba que iba a ganar el Almería y encima, dejar la portería a cero y meter tres fue increíble, pero no puedo contar ninguna anécdota”.

Mucho ha llovido desde pero los aficionados rojiblancos recuerdan aquel día con mucho orgullo y con mucha añoranza de un equipo que fue capaz de levantar a todo el estadio con sus goles. Una temporada que culminaría con una octava posición en la tabla que refleja lo que fue esa temporada para el fútbol almeriense. Una victoria histórica sobre el Real Madrid y un empate con el Barça, todo ello en casa.

En el Estadio de los Juegos Mediterráneos también se logró la victoria sobre el Deportivo. En la segunda vuelta, esta vez con un 1-0. Algo de lo que los blanquiazules se vengarían una temporada más tarde, cuando ganaron 0-1 en Almería y 2-0 en Riazor. Mientras que a la siguiente temporada ambos partidos terminaron con empate, 1-1 en la primera vuelta y 0-0 en la segunda, en A Coruña.

En la fatídica campaña 2010/11 terminó con la victoria en Riazor del Almería por 2-0 y con un empate a uno en Riazor, para acabar descendiendo ambos equipos a Segunda División. Pero sin duda hay alguna espina clavada de los enfrentamientos entre Almería y Deportivo, es el gol esta misma temporada de Aranzubia en el último minuto del partido y que supuso el empate a uno. Un gol difícil de olvidar y que hacía aumentar las malas sensaciones del equipo.

Todo un duelo lleno de historia el que se vivirá en el estadio de Riazor el domingo a las 17:00 entre dos equipos destinados a priori a sufrir por conservar la categoría. Y que de ganar, el Almería daría un salto importante en la clasificación.

VAVEL Logo