Seriedad blanca para evitar el 'Cornellazo'
Imagen: Héctor Farrés (VAVEL)

Después de la merecida y convincente victoria en el clásico, el Real Madrid viajaba a Barcelona para comenzar su camino e intentar revalidad el título copero conseguido la temporada pasada. Ancelotti, que ya confirmó en la misma mañana del partido que saldría con un equipo plagado de los no habituales, confiaba en dejar sentenciada la eliminatoria para evitar posibles fantasmas de años pasados. En frente, una U.E. Cornellá cargada de ilusión intentaría ponerle las cosas difíciles a un equipo blanco que atraviesa por el mejor momento de juego desde la llegada del entrenador italiano la temporada anterior.

El Power8 Stadium (estadio del R.C.D. Espanyol) ha sido el escenario elegido por el conjunto cornellense para disfrutar de un partido histórico para la modesta entidad catalana, ya que así ha conseguido mayor número de asistencia de público y beneficios en caja que si se hubiese disputado en el Estadio Municipal de Cornellá, que cuenta con un aforo muy reducido para un encuentro en el que recibía, nada más y nada menos, que al equipo de las diez Copas de Europa.

Varane anotaba el primero en los primeros minutos

Tras unos primeros compases de partido con un Real Madrid poco preciso en los pases y un Cornellá bien cerrado atras, un córner perfectamente colgado por James lo remataba con contundencia Varane colocando el 1-0 en el marcador cuando apenas se llevaban 9 minutos de partido disputados.

Lejos de venirse abajo, el equipo catalán sacó su orgullo y siguió muy bien situado en el terreno de juego, incluso enlazando buenas jugadas en el centro del campo que animaron a la grada en esta cita histórica para el conjunto catalán.

Óscar Muñoz anotaba un gol que jamás olvidará

A los veinte minutos de partido, un balón largo hacia el área madridista prolongado por Xemi llegó al alcance de Óscar Muñoz que con un estupendo movimiento se libró de la marca de Arbeloa y batía a Keylor Navas con un contundente remate hacia el centro de la portería. La U.E. Cornellá anotaba un gol histórico ante los más de 29.000 aficionados que se dieron cita en el Power8 Stadium.

El partido seguía su curso con un Real Madrid dominando la posesión de balón pero sin crear aparente peligro en la portería de Segovia. Mientras tanto, el equipo catalán seguía haciendo gala de una gran organización el parcela defensiva. En el minuto 36, otro córner idéntico al que significó el primer gol del partido lo volvía a rematar el defensa francés para volver a adelantar al conjunto madridista en una acción en la que el meta cornellense no estuvo acertado en la salida.

El oportunismo de Chicharito puso tierra de por medio

Tras el gol blanco, los de Ancelotti quisieron sentenciar el partido antes del descanso pero el equipo catalán no estaba por la labor de permitirlo. Con 2-1 en el marcador, el colegiado señaló el camino a los vestuarios. Comenzó el segundo acto con la misma tónica que tuvo el primero. El Madrid controlando el partido y la posesión del esférico pero con problemas para entrar en la ordenada defensa cornellense.

Hasta que en el minuto 53, Chicharito agarraba el balón al borde del área tras una serie de rechaces y batía a Segovia con un disparo colocado a la derecha del meta catalán para agrandar la ventaja madridista en el marcador.

Marcelo acabó sentenciando el partido y la eliminatoria

Carlo Ancelotti sustituyó a James Rodríguez en el minuto 60 de partido y en su lugar entró Marcelo para ocupar su puesto en la medular blanca. Algo que el técnico italiano ya había probado en los partidos de pretemporada para aprovechar la buena salida de balón que tiene el brasileño.

Para ese momento, Roger Ceballos, técnico del Cornellá ya había sustituido a dos de sus hombres para intentar crear más peligro, aunque sin éxito,  en el área defendida por Keylor Navas. A falta de 15 minutos para el término del encuentro, Isco se adentró en rival y realizó un disparo con su pierna derecha que obligó a realizar una buena parada al meta cornellense. Sin embargo el rechace cayó a Marcelo, que con pierna izquierda fusiló la portería catalana para poner el definitivo 1-4 en el marcador.

VAVEL Logo