La perla de bronce: Joan Jordán, el organizador perdido
Fotomontaje: Javi Quiñones.

La perla de bronce: Joan Jordán, el organizador perdido

El tercer escalón del fútbol español es donde se forjan las promesas de este país y el primer paso hacia el éxito. Para acercarte al máximo los futbolistas más prometedores de la Segunda División B, VAVEL.com te presenta esta sección en la que os analizaremos su trayectoria, cualidades, estadísticas y futuro. Hoy, en La Perla de bronce, Joan Jordán.

hectorfarres
Héctor Farrés

Es complicado decidir a qué equipo pertenece Joan Jordán. Se podría decir que juega en el Espanyol B pero también es cierto que hace lo propio con el primer equipo. Dejémoslo en que juega en ambos, según las circunstancias del centro del campo del Espanyol. Una temporada y menos de un cuarto en el filial le han bastado para convencer a Sergio González, que ya quedó encandilado con él cuando entrenaba al filial. Jordán es el elegido para recuperar la esencia que hace años perdió el Espanyol en el centro del campo y que ahora está plagado de recuperadores.

Superación como estilo de vida

Todo comenzó donde todo comienza. En una etapa donde ya se comienza a ver qué futbolistas apuntan maneras Jordán jugaba en el equipo de su pueblo, Palafrugell. En esta pequeña localidad costera catalana el centrocampista empezó a desarrollar sus incuestionables habilidades deportivas. Competir para ganar no era lo más importante pero sí era hacer un gran papel delante del máximo rival, también conocido como el equipo del pueblo de al lado: el Cristinenc. Es curioso que Jordán se enfrentara con tanto ahínco con el equipo de Santa Cristina de Aro ya que de esta misma localidad nació en 1994 el equipo con el que tiene ficha actualmente.

Jordán también pasó por el Bisbalenc en edad alevín de segundo año. Allí permaneció hasta cadete de primero. Lo más destacado de su etapa en el Bisbalenc fue la eliminación de la selección de México sub-15 en el torneo MIC, el más prestigioso de Catalunya en estas categorías. Aunque no marcó, Jordán participó en gran medida en esta gran hazaña, pues al fin y al cabo es un equipo de pueblo derrotando a los mejores de todo un país.

Su etapa en el Bisbalenc acabó y se fue al Gironés, donde solamente pasó un año. Ahí comenzó el nacimiento del verdadero Joan Jordán. Lo jugó todo y fue de los más destacados del equipo. Mágico Díaz, ex jugador del Espanyol y actual representante de futbolistas, lo apadrinó y le consiguió una prueba en el conjunto periquito. De esta manera, Jordán tenía la oportunidad de dejar de jugar al fútbol de forma amateur para intentar labrarse un nombre en el club que siempre ha considerado como suyo.

La cosa quedo en eso, en un intento. Jordán no acabó de convencer en un torneo que disputó con el Espanyol y su destino parecía estar en el Girona de Juvenil Nacional en forma de cesión. A última hora surgió la posibilidad de marcharse al Poblense en categoría Juvenil División de Honor. Jordán hizo las maletas y se marchó para la isla con el objetivo de volver al Espanyol.

Tras otra temporada jugándolo todo pudo ganarse otra prueba con el Espanyol. Esta vez se marchó con el Juvenil espanyolista a un torneo en Croacia. La experiencia fue mejor que la primera vez pero el propio Jordán reconoce que pudo hacerlo mejor. Defender los colores blanquiazules le imponía.

Jairo Morillas: "Jordán es una maravilla en el centro del campo".

Ante tal panorama el club estaba con dudas sobre Jordán. Sabían que era muy bueno pero que no acaba de arrancar. Le propusieron dos opciones: ir al Juvenil B y jugar o marcharse al Juvenil A y no jugar. En una demostración de confianza y valentía Jordán decidió jugar con el Juvenil A pese a que la nómina de centrocampistas era muy amplia. El gerundense estaba convencido de que podía convencer al entrenador y que tras jugar en División de Honor no podía retroceder a Nacional así que se marchó al Juvenil A.

Algo debería hacer bien Jordán para acabar siendo titular en el Juvenil A aunque el comienzo no fue fácil. Poyatos no lo convocó para el primer partido de la temporada y lo puso de titular en el segundo para cambiarlo al cabo de una hora. A partir de ahí sí que despegó como futbolista y el miedo se le quitó de golpe. Su temporada fue tal que debutó con el Espanyol B en Tercera División y acabó jugando un par de partidos. Jordán, pese a las pocas expectativas que tenían en él, acabó desbancando a sus compañeros en el centro del campo.

La pasada temporada fue la primera como jugador del Espanyol B a todos los efectos. Un lesión lo mantuvo apartado durante las primeras jornadas pero a su vuelta volvió en su mejor versión para acabar la campaña con 6 goles.

Este año le llegó la oportunidad de realizar la pretemporada con el primer equipo. Además, alargó su contrato hasta 2019 y la próxima temporada pasará a formar parte del primer equipo. Con 20 años recién cumplidos – como aquel que dice – ya ha debutado en Primera División dejando centros al corazón del área que cerca estuvieron de acabar en gol. 

Análisis individual

Joan Jordán es un jugador que está llamado a ser algo grande en el Espanyol. Que a nadie le quepa duda. El organizador del Espanyol B es el primer centrocampista salido de la cantera en mucho tiempo que puede triunfar en el Espanyol, que siempre se ha caracterizado por sacar defensores. En sus dos temporadas con el filial ha hecho del centro del campo una auténtica mina de oportunidades de gol. De hecho, actualmente el Espanyol B es el equipo más goleador del Grupo 3 y Jordán, pese a perderse algunos partidos al estar con el primer equipo, es uno de los más asistentes del equipo.

Cuando comenzó su periplo en el Espanyol B se veían muchas maneras pero su poca capacidad para defender asustaba. Era muy señorito y solamente corría para atacar. Este hecho tiene una explicación y es que el jugador catalán no estaba en una gran forma por lo que administraba sus fuerzas de este modo. Forzó tanto que acabó lesionado. En su retorno sí que corría de una lado al otro y daba todo por defender. 

El perfil de Jordán se asemeja al de Fábregas: un jugador con mucha visión de juego, con gol (lleva dos en ocho partidos), centrocampista box to box y desvergonzado. Es cierto que en algunas ocasiones le cuesta un poco entrar en el partido si el balón no pasa por sus pies pero Planagumà ya se encarga de que todos los ataques pasen por él. 

Jordán no es uno de esos centrocampistas que pueden caer en la banda. El catalán se queda en el medio y se mueve arriba y abajo en línea recta. Tampoco es vertical y no suele tener mucho rato el cuero. Pases rápidos y cuando ve hueco mete el cuero por ahí. Una de sus mejores armas es el balón parado, es una auténtica maravilla. Lo lanza todo. La temporada pasada marcó varios de tiro libre y en esta lleva un palo que precedió un gol. 

Si en alguien se fija Jordán es en Xabi Alonso, con el comparte esa elegancia en el trato del balón, aunque también tiene en un pedestal a Zidane. Al francés recordó en su último gol en Segunda B: qué finura, qué delicadeza, qué control, qué disparo y qué defensa – por qué no decirlo –. 

El joven futbolista periquito encarna al perfecto organizador de juego que desapareció tras el adiós de De la Peña. Jordán se hace grande en la Segunda B y se alza como uno de los mejores jugadores de la categoría, y en el futuro, de la Primera División.

Proyección de futuro

La carrera en Primera División de Joan Jordán ya ha comenzado. El jugador catalán debutó en la máxima categoría del fútbol español contra el Sevilla, igual que hizo Jairo. Jordán jugó 20 minutos y no pudo hacer gran cosa para que el Espanyol consiguiera empatar el partido. Dónde sí ayudó, aunque no hubo recompensa, fue contra el Elche. Jordán fue el encargado de dirigir los ataques del Espanyol, que hasta su salida habían sido inexistentes. Poco más de media hora para encandilar a la afición a balón parado.

El manejo del balón de Jordán unido a la poca vergüenza que se gasta a la hora de dar los pases lo posicionan como una de las grandes promesas – pronto una de las realidades –. Lo mejor que le puede pasar a Jordán es que Álex Fernández no aproveche las oportunidades que se le dan; lo peor, que el Espanyol continúe con él la mala manía de ceder, ceder y volver a ceder para no volver nunca.

Aun así, Jordán solamente está dando sus primeros pasos en el fútbol profesional. Su sitio, actualmente, está en el filial. La temporada es muy larga y no cabe duda de que seguirá siendo llamado por el primer equipo, algo que nunca hubiera pensado cuando se marchó al Poblense. De niño a mago. Lo imposible solamente tarde un poco más en llegar.

VAVEL Logo