Efemérides Segunda B: "El día que el Real Madrid visitó Las Llanas" (I)
Fotografía: Hugo Sánchez sale del campo tras ser alcanzado por una botella.

Luis María Boada, como él mismo suele decir, es del Sestao ‘desde que nació’. Su abuelo, su padre, su hijo… todos en su familia han sido y son del River, un equipo con solera que en los años 50, según nos apunta, tenía más de 4000 socios en el pueblo: ‘Desde que tengo conciencia he sido seguidor del equipo.’ Entró en la directiva del Sestao Sport en 1977, permaneciendo hasta la temporada 1995-96, en la que por problemas económicos se decidió refundarlo para comenzar desde cero bajo el nuevo nombre de Sestao River. Por veteranía se le propuso como presidente de esta nueva etapa y él aceptó: “Porque por el Sestao yo hacía lo que fuese”. Se mantuvo en el cargo hasta 2003, año en el que, ya con 60 años, era relevado por Jose Carlos Garaizar, quien, junto con el resto de presidentes que luego han seguido al frente del club, han sabido mantener al club de Las Llanas saneado económicamente y deportivamente en constante progreso. “Ahora soy un socio más, que sigue echando una mano al club en el cuidado del campo o en lo que me pidan”, reconoce, antes de tirar de memoria casi treinta años atrás en esta entevista.

Pregunta. El hecho de haber recibido al Real Madrid en Las Llanas es de aquellos momentos que se dice que quedan para contar a los nietos. Es de suponer que usted ya lo habrá hecho. ¿Cómo lo recuerda cada vez que sale la conversación?

Respuesta. Es algo que no se me puede olvidar nunca. Hace dos años, cuando se cumplió el 25 aniversario del partido, así se lo hice llegar a los medios de comunicación más cercanos, aunque no se puede decir que tuviera toda la repercusión que habría merecido. Sin duda a la generación de sestaoarras que vivió aquello nos toca recordárselo a los más jóvenes. Yo, personalmente, no los trato, pero entiendo que aficionados como los de la Peña Norte, que por aquella época eran chavales, se han ido encargando de transmitir todas estas vivencias.

P. ¿Qué hacía Luis Mari Boada ese otoño del 87 poco antes de conocerse el resultado del sorteo que les enfrentaba al Real Madrid?

R. Pues estábamos en el club reunidos, creo que pendientes de la radio. Hay que tener en cuenta que en aquella época las noticias no llegaban tan rápido como ahora. Fue una alegría muy grande porque era uno de los grandes que todos querían.

P. ¿Recuerda el precio de las entradas para aquel partido o lo que se llegó a recaudar? Supondría un porcentaje importante del humilde presupuesto del club por aquel entonces. Se comenta que se valoró la posibilidad de trasladar el encuentro a San Mamés.

R. Indudablemente el aspecto económico era muy importante. Creo recordar que se recaudaron unos 11 millones de pesetas de la época. Hay que tener en cuenta que en aquellos años ya habíamos jugado con el Athletic y con muchos equipos de Primera en Copa del Rey y Copa de la Liga, y el mayor reclamo podía ser el Madrid o el Barcelona, que es el único equipo importante de la Liga que a día de hoy no ha visitado oficialmente Las Llanas. Por otra parte, no hubo discusión sobre el escenario del partido, desde el principio en la directiva tuvimos claro que el Real Madrid jugaría en Las Llanas.

"Desde el principio tuvimos claro que el partido se jugaría en Las Llanas"

P. ¿Qué tipo de anécdota podría recordar de aquellas que se pueda decir que no ha vuelto a ver en Las Llanas salvo ese día?

R. Pues, aparte del botellazo a Hugo Sánchez, no sabría decir ahora. Vi el partido sentado en las escaleras del palco, y del encuentro en sí se me quedó grabado el marcaje de Albistegui, luego jugador del Super Dépor, como perro de presa de Michel por todo el campo, sin apenas dejarle tocar un balón.

P. Echevarría, Martínez, Núñez, Herrero, Ribera, Albistegi, Juan Ángel, Bardasco, Sabin Bilbao, Mendilíbar y Arrien, más Primi y Sergio que entraron desde el banquillo. ¿Qué le dice esa alineación?

R. Pues que era un equipazo, como se encargaron de demostrar en su trayectoria individual posterior. Con varios de ellos seguimos manteniendo contacto en la Asociación de Veteranos. Este sábado sin ir más lejos tuvimos la última comida.

P. Junto con el partido ante el Celta de playoff y el último en la historia del Sestao Sport ante el Alavés coincidirá que son los tres grandes hitos en la historia de Las Llanas. ¿Se atrevería a afirmar si el del Madrid fue el mayor lleno que ha registrado este vetusto campo?

R. No, contra el Madrid asistirían unas 9000 personas, mientras que en junio de ese mismo año, jugándonos el ascenso a Primera contra el Celta, habían sido unas 10000. El día del Alavés se vendieron menos, seis mil localidades, ya que la Ertzaintza por motivos de seguridad no nos dejaba vender más. Sin duda han sido tres grandes partidos, pero el mayor lleno de la historia de Las Llanas fue hacia el año 1958, con motivo de un Sestao – Barakaldo en 2ª División. En los libros de actas del club consta que se vendieron unas 8000 entradas, aparte de los casi 3000 socios que por esa época tenía el Sestao. Para hacerse una idea, se dice que reventaron las vallas del campo y que incluso llegó a haber heridos leves.

"Asistirían unas 9000 personas, pero no fue el mayor lleno de la historia de Las Llanas"

P. Testimonios de aficionados de la época reflejan un ambiente nada victimista en la previa del partido a pesar de la diferencia de categoría. ¿El River de esa época tenía cierta fama de matagigantes?

R. Hay que recordar que el Sestao Sport ya había jugado en competiciones como la Copa del Rey o la Copa de la Liga ante otros grandes como Athletic, Atlético, Real Sociedad, Sevilla, Sporting… A algunos de estos equipos les eliminamos, o les poníamos las cosas muy duras. Recuerdo que en la Copa de la Liga del año anterior nos eliminó el Atlético de Madrid, tras ganarle 3- 2 en Las Llanas. Se había puesto mucha ilusión en la Copa, y llegar a esa ronda ya suponía un éxito pues estábamos en dieciseisavos tras haber eliminado al Getafe en la cuarta ronda.

P. Lamentablemente, la repercusión de un partido que acabó empate a cero quedó mediatizada por un suceso extradeportivo como el botellazo recibido por Hugo Sánchez. ¿Cómo lo vio desde el campo?

R. Vi volar una botella de cava desde el fondo, con mucha fuerza y con la mala suerte de impactar en la cabeza de Hugo Sánchez. Hay que recordar que fue la acción de un descerebrado, que venía con unos tragos de más, y que ni siquiera era socio del Sestao. Me acuerdo de Pirri, que era el médico del Madrid, llevándose al jugador del terreno de juego. Yo mismo entré al vestuario visitante y vi a Hugo Sánchez con sangre y la toalla liada en la cabeza, donde le cosieron varios puntos de sutura.

P. ¿Cómo se desarrollaron los acontecimientos después del partido?

R. Fue un hecho que manchó a la verdadera afición y al club, que rápidamente reaccionó recogiendo más de 2500 firmas de seguidores en un documento que se entregó a Ramón Mendoza, presidente del club madridista, como muestra de repulsa y desagravio por lo sucedido a su jugador. El asunto trascendió a nivel nacional e internacional, y a pesar de que la televisión no seguía los partidos como ahora, nos hicimos tristemente famosos en países como México o Brasil. En cuanto a lo deportivo, la primera sanción fue de tres partidos a Las Llanas, aunque al final sólo se cumplió uno. Recuerdo que lo tuvimos que jugar en Burgos, que se perdió, y que supuso un punto de inflexión negativo en la dinámica positiva que llevamos en la liga hasta entonces. La verdad es que hizo mucho daño todo el asunto.

"Yo mismo entré al vestuario y vi a Hugo Sánchez con sangre y la toalla liada en la cabeza"

P. Este suceso eclipsó un partido en el que el River tuteó al Madrid de la Quinta de Buitre, que fue incapaz de marcar en Las Llanas a pesar de venir con casi todos sus titulares. ¿Podría decirse, para los que no lo vivieron, que el Sestao de entonces sería lo que es el Eibar de la actualidad?

R. Pues sí, se puede decir que habría cierta semejanza con el Eibar...aunque nos ha faltado la suerte de subir en momentos puntuales de nuestra historia. Por ejemplo esa temporada 1986-87, en la que nos separaron dos goles ante el Celta de la Primera División. O como más recientemente, hace unos meses, cuando un gol más contra el Albacete nos habría devuelto a Segunda División. Con la inyección económica que habría supuesto para el club entrar en la Liga de Fútbol Profesional me consta que se habría preparado un 'equipazo' como para haberse consolidado en la categoría.

P. ¿Y qué une ese antiguo Sestao Sport con el nuevo Sestao River de la actualidad?

R. Los colores, el campo, la afición…yo creo que el Sestao River comparte todo con el Sestao Sport. Fue una pena cambiar el nombre aunque no tuvimos más remedio,. Este pueblo nunca ha dejado de participar en el club pero en Sestao tenemos claro que el River cumple 100 años en 2016.

P. Ya que cita ese centenario tan cercano en el tiempo, ¿no cree que efemérides como la de este partido deben ser tenidas en cuenta a la hora de celebrar tan histórico acontecimiento? ¿Es pronto para saber algo sobre los preparativos?

"En Sestao tenemos claro que el River cumple 100 años en 2016"

R. En primer lugar la actual junta directiva termina mandato este año, con lo que se convocarán elecciones y habrá que ver quiénes siguen y qué deciden al respecto. El comentario general es que no hay que ‘dormirse en las laureles’ porque el centenario está ya ahí. Se necesitará colaboración entre todas las partes: el club, los aficionados, incluso el Ayuntamiento, que estos últimos años viene manteniendo unas relaciones excelentes con el club. Confío que el tema saldrá adelante.

(Fotografías e imágenes: sestaoriver.com; sestaoenelrecuerdo; Asociación de Veteranos del Sestao).

VAVEL Logo