Entrevista. Txema Añibarro: "Nuestro ejemplo tiene que dar fuerza a los que están como nosotros hace dos años"
(Fotomontaje VAVEL: Diego de la Torre)

Entrevista. Txema Añibarro: "Nuestro ejemplo tiene que dar fuerza a los que están como nosotros hace dos años"

Al final los sueños se cumplen. A medio camino entre los 35 y los 36 años nuestro protagonista acaba de convertirse en el futbolista más veterano en debutar en la historia de la Primera División. Tras siete temporadas en el club armero y 18 jornadas disputadas, el capitán de la SD Eibar, equipo revelación de la categoría, cumplía su sueño el pasado viernes en El Arcángel, tras sustituir a su compañero Ekiza en el descanso. Un 16 de enero que quedará para el recuerdo, una camiseta que enmarcará firmada por todos sus compañeros, y un pequeño momento de gloria que ‘Txema’ Añibarro ha querido compartir en esta entrevista exclusiva para VAVEL. || FOTO PORTADA: DiegodelaTorre.

josemanuelperez
José Manuel Pérez

Nacido un 26 de junio de 1979 en Zeberio  (Vizcaya), José María Añibarro Astondoa daba sus primeros pasos como futbolista en el Indartsu juvenil, para continuar en modestos clubes de Vizcaya como el Galdakao y el Arratia. En 2002 era captado por el Barakaldo, que lo cedía al Lemona de Tercera División. Tras foguearse en el grupo IV en el Aurrera de Ondárroa y el Gernika, Carlos Pouso reclutó en 2005 a este espigado defensa central para su primer proyecto en el Sestao River. donde conseguiría el ascenso que le permitía estrenarse en la categoría de bronce, ya con 27 años cumplidos.

En verano de 2008, recaló en la SD Eibar, club en el que ha permanecido de forma ininterrumpida hasta la actualidad, y del que es capitán desde hace tres campañas. Con el equipo armero Añibarro ha jugado más de 150 partidos de liga, dando el salto a la categoría de plata, conociendo la amargura del descenso a la Segunda B, y, por supuesto, la reciente alegría de dos ascensos consecutivos que le han permitido pasar del “barro” de la categoría de bronce al “cielo” de la Liga BBVA.

PREGUNTA. Desde el pasado viernes han debido de ser numerosas las llamadas de familiares, amigos, compañeros o medios de comunicación para felicitarle.

RESPUESTA.  Sin duda ha sido una semana especial y he tenido, como dices, muchas felicitaciones. Ha sido el fruto del trabajo personal durante muchos años, y me siento muy contento porque se haya hecho este sueño realidad.

Debut en El Arcángel (Foto: emartsoccer.com)

P. Y de entre todas estas muestras de reconocimiento ¿alguna que merezca la pena señalar por lo que signifique para usted o porque simplemente le haya sorprendido?

R. Bueno de todo ha habido, principalmente te quedas con las más cercanas, las de casa, y alguna especial como la de un compañero como ‘Txusta’ (Irazusta), con el que mantengo una relación muy buena; siempre nos estamos apoyando mutuamente y la verdad es que se agradece mucho y te llega un poquito al corazón.

P. Quizá desconoce el dato de que con su estreno se ha convertido en el jugador más veterano a la hora de debutar en Primera División. Con 35 años y seis meses largos ha batido el récord que estaba en poder del jugador del Elche Sergio Pelegrín desde noviembre de 2013, y pone el listón verdaderamente difícil de superar.

R. No lo había pensado mucho pero algo había leído. Al final es una marca también, creo que está bien y si nadie rompe ese record servirá para que este debut quede para la historia.

"He pasado por varios clubes de Vizcaya pero nunca por Lezama"

P. Otro mérito más que añadir es que, siendo un jugador vizcaíno, será de los pocos futbolistas en la élite que no ha pasado por Lezama.

R. Pues así es. Comencé en el Indartsu juvenil, seguí una temporada en el Galdakao y dos en el Arratia, y luego varios clubes de Vizcaya, sin pasar nunca por Lezama, como el Aurrerá de Ondárroa, el Gernika y el Sestao, de donde di el paso definitivo al Eibar.

Txema en 2002 (Foto: Juan Flor)

P. Al confirmarse en verano su renovación por el Eibar, decía usted que el día que llegara su debut seguro que se le iban a saltar las lágrima y le iban a venir muchos pensamientos, ¿Ocurrió realmente así el viernes en Córdoba?

R. Fue un momento especial porque saltar a jugar en el segundo tiempo no me lo esperaba, así que no me dio tiempo a pensar mucho que iba a jugar. Al final eso me vino bien, porque no me afectó la presión y la cabeza estaba más relajada. Después del partido fue cuando me emocioné, porque me vinieron muchos recuerdos a la vez, con todos los momentos malos y buenos que he pasado para llegar donde he llegado.

P.  Como capitán que es del Eibar, está participando de forma directa en todos los éxitos recientes de tu equipo, pero parecía que ya era hora de que tu trayectoria personal, con siete temporadas en Ipurúa, se viera reconocida de alguna forma. Sobre todo jugando tan poco esta temporada, con sólo un partido de Copa en Getafe y este medio tiempo en Córdoba. ¿Cómo se sobrelleva esto?

R. He vivido mucho en este club: un descenso el primer año, cuatro años en Segunda B, luego un ascenso a Segunda y éste ahora a Primera que nos ha cambiado la vida en lo personal y en general al club. Al no participar este año se hace más duro, pero esto te hace más fuerte. Yo intento mejorar día a día pese a la edad que tengo, para llegar a mi mejor versión, mi mejor nivel, y ponérselo difícil al entrenador a la hora de elegir. Con el apoyo de la gente y de la familia lo intentas llevar mejor, superarte y luchar sin bajar los brazos.

"Esta semana será igual. Si el míster me pone saldré a darlo todo"

P. Mucho menos ahora, con más opciones de salir de titular el próximo sábado en Anoeta tras la baja en el centro de la zaga de Raúl Navas por sanción

R. Eso no lo sé, porque las opciones las decide el mister. Esta semana va a ser igual que las anteriores. Trabajaré duro, para intentar mejorar, y si el míster me pone de inicio saldré a darlo todo. Todavía es inicio de semana y es pronto para hacer elucubraciones sobre si juego o no. Los futbolistas queremos jugar todos los partidos, y claro que me gustaría jugar este derbi.

P. Además el horizonte para esta segunda vuelta, con la reciente marcha de Raúl Albentosa al fútbol inglés, hace que su rol en el equipo haya variado, y pasado de cuarto a tercer central del equipo. La temporada es larga y es de suponer que confía en que lo del lunes no sea un espejimos y poder jugar más partidos.

R. Se ha ido un compañero del mismo puesto que estaba participando y gozando de muchos minutos. En el fútbol como en la vida de estar el primero al último y viceversa se pasa de un día a otro, y todo depende de circunstancias. Yo no me considero ni cuarto central antes, ni tercero ahora. Me considero al mismo nivel que cualquiera de mis compañeros; es otra persona la que decide así que mi misión es seguir trabajando para intentar convencerle para que cambie de opinión.

Celebrando el ascenso (Foto: Ramón Beitia)

P.Ya que hablamos de jugadores del Eibar que se marchan al fútbol inglés, es inevitable recordar a Jota Peleteiro, figura clave en el ascenso a Primera y con el que sabemos que tiene usted una gran amistad, como reflejaron las imágenes del ascenso en las que aparecían con las camisetas intercambiadas… ¿Cómo se forjó ese vínculo entre dos jugadores tan diferentes, uno veterano y de la tierra como tú, y otro recién llegado al equipo y ajeno a esta zona?

R. ‘Jota’ fue un jugador fundamental para el ascenso y la verdad es que tengo una relación muy especial con él, es casi como un hermano para mí, El fútbol británico es muy diferente pero de momento las cosas le están yendo muy bien. Estas navidades he estado con él en Inglaterra, viendo fútbol y siguiendo un poco sus evoluciones. Su equipo está luchando por ascender a la Premier y él está trabajando para repetir el éxito de Eibar

P. Tras el ascenso la gente bromeaba con el cromo de Añibarro como jugador de Primera. ¿Se puede saber cuál era el “cromo” preferido de Añibarro, su ídolo o el modelo de jugador al que le habría gustado parecerse desde que era pequeño?

R. Me trae recuerdos Alkorta, del Athletic, y ahora más recientemente sería Puyol. Sobre todo gente que jugaba en mi puesto y que me llegaba por su forma de actuar y también por la personalidad que tenían.

"Jota Peleteiro es casi como un hermano para mí"

P. Decía con sorna en unas declaraciones sobre la humildad del club y de sus jugadores, que quién iba a conocer a Añibarro, y que igual la gente iba a pensar que era el nombre de un río más que en un futbolista. No sabemos si al menos en Zeberio, su localidad natal, es ya un personaje reconocido…

R. Allí conocido he sido toda la vida, porque Zeberio es un pueblo pequeño y nos conocemos todos. Sí que es verdad que tras el ascenso, tanto a mí como a todos nos ha cambiado la vida, de no conocerte nadie a empezar a ser conocido por mucha gente. Aquí en el pueblo ya siguen más al equipo, además de al Athletic y la Real, y el enfrentarte cada semana a grandes equipos hace que la gente se acerque más a ti y te pregunte por el equipo.

P. En los tiempos que corren un club como el Eibar y un jugador como usted constituyen honrosas excepciones, un soplo de aire fresco para este fútbol moderno tan criticado últimamente. Casi una decena de jugadores de la plantilla que hace dos años militaba en Segunda B, de los que siete se puede decir que son titulares habituales, forman parte del actual equipo de Primera. Para los que siguen la Segunda B, y en concreto la actualidad del grupo segundo, el Eibar a nivel de club y jugadores como usted representa el ejemplo a seguir en la categoría de bronce.

R. En efecto, no sólo yo sino la base de la plantilla de Segunda B está aún en el club: Irureta, Bóveda, Navas, Dani García, Errasti, Capa, Arruabarrena, Irazusta. Eso, hoy en día, para la gente que está en la misma situación que nosotros hace dos años debe ser un estímulo. En esta vida, y en el fútbol por supuesto, no sabemos dónde vamos a estar mañana ni cuándo va a llegar el éxito. Por eso no puedes dejar de seguir trabajando con este ánimo. Un ejemplo como el nuestro tiene que dar mucha fuerza a los compañeros que juegan en categorías como la Segunda B y que pueden pensar por qué algún día no les va a tocar a ellos.

"Yo no me considero ni cuarto central antes, ni tercero ahora"

Compartiendo entrenamiento con Albentosa (Foto: Ramón Beitia)

P. Cree que el modelo del Eibar se puede trasplantar a otros equipos o hay circunstancias particulares que hacen muy difícil repetir otro caso como el suyo?

R. Si te pones a pensar, lo que hemos hecho hace dos años era un sueño. Sin embargo podemos ver cada día que en cualquier deporte se siguen rompiendo marcas y consiguiendo nuevos retos; así que, por supuesto, es posible repetir lo que hemos hecho nosotros, y ojalá que fuese un equipo de la zona, y más concretamente alguno de los que he jugado anteriormente.

P. Habla en algunas de sus declaraciones de que le está tocando ahora disfrutar después de haber vivido lo malo y lo bueno del mundo del fútbol. La parte buena, a nivel de equipo, ya la está viviendo, y con creces, estas dos últimas campañas, aunque no haya sido probablemente su momento de plenitud, de mayor rendimiento a nivel personal en todos estos años de carrera.

R. Con los datos y los números en la mano lo mejor que he vivido ha sido en Eibar. Los dos ascensos en dos años suponen un cúmulo de imágenes y grandes recuerdos que quedarán para siempre. Hemos hecho historia y suponen sin duda el punto fuerte de mi carrera deportiva, aunque tampoco quiero olvidarme de mi etapa en otros equipos como el Sestao, que fue como mi familia, y donde me sentí muy a gusto y muy querido. En general de todos los clubes donde he estado, aunque no vaya a nombrarlos a todos, he aprendido algo. Me gustaría reconocer  y dar las gracias a todos ellos, a todas las personas que han pasado por mi carrera deportiva, por haberme ayudado a crecer como futbolista y mejorar como persona.

P. Esto en lo bueno, pero ¿cuáles son los malos tragos que ha debido pasar en este largo trayecto?

R.  Como en cualquier trabajo siempre hay obstáculos que surgen en el día a día. Hay momentos malos, lugares o experiencias que te pueden influir negativamente. A un futbolista lo que más le marca son las lesiones, aunque afortunadamente no he tenido muchas, y al final también te sirven para hacerte más fuerte.

"Cuando acudo a Las Llanas se me pone la piel de gallina"

P. Repasando su curriculum, quizá la primera frustración surge cuando, con 23 años, se asoma a la Segunda B con el Barakaldo de Liceranzu, que tras la pretemporada te corta y cede al Lemona. Tras pasar por otros equipos de Tercera llegas al Sestao River, y en tu segunda intentona consigues debutar en la categoría de bronce, ya con 27 años a tus espaldas. ¿Quién iba a imaginar que al cabo de los años ibas a ser el capitán de un equipo de Primera?

R. Igual ese corte me vino hasta bien para ir creciendo esos años hasta llegar al River, donde se puede decir que di el salto importante. La primera temporada ascendimos a Segunda B, y las otros dos me permitieron debutar y asentarme en la nueva categoría hasta recibir la llamada del Eibar.

En el Tartiere Txema, último por abajo, anotó su primer gol en 2ªB

P. Hablando de esos tres años en Las Llanas, supongo que le debe mucho al entonces míster verdinegro, Carlos Pouso, que confió en usted y apostó por reubicarle como defensa central cuando  había empezado jugando los primeros partidos como mediocentro defensivo.

R. Sí, con Carlos Pouso estuve esos tres años en Las Llanas más el siguiente en el que coincidimos en Ipurúa. La verdad es que yo solía alternar entre centrocampista y central, aunque hay muchos entrenadores que te condicionan para el futuro porque ven en ti las cualidades idóneas para tal o cual puesto. Los jugadores normalmente vamos retrasando posiciones con la edad, y en mi caso así ha sido, siendo desde entonces el centro de la defensa el lugar donde he venido jugado.

P. En esa etapa verdinegra coincidió con otros jugadores como Koikili, Del Olmo o Toquero que dieron como usted, pero mucho antes, el salto a Primera División utilizando el ‘trampolín’ de Las Llanas para relanzar una hasta entonces discreta carrera futbolística. ¿Cómo explica este fenómeno ya habitual en el club de la Margen Izquierda y del que usted ha sido parícipe?

R. Se ha visto claro en los últimos años que el River sigue exportando jugadores como antiguamente. El Sestao ha sido un club histórico que ha estado en Segunda muchos años, el sitio que por naturaleza creo que le corresponde. Es increíble cómo vive el fútbol su afición, y cuando acudo a Las Llanas, como hice en los últimos playoffs, se me pone la piel de gallina.

En San Mamés, contra "su" Athletic (Foto: EFE)

P. Quizá muchos desconozcan que ya en Ipurúa, en la etapa de Ángel Viadero en el banquillo armero, Añibarro tuvo en el vestuario al que ahora es su actual entrenador Gaizka Garitano. ¿Apuntaba ya entonces el míster maneras de lo que ha terminado convirtiéndose?

R. Ese año era el segundo de Viadero y empezaba su carrera en los banquillos. Lleva el fútbol dentro y no es casualidad lo que ha hecho hasta hoy. Será difícil que alguien supere lo que el ha hecho en el club, y está demostrando que es un gran técnico.

"Me gustaría seguir ligado a este deporte de alguna forma".

P. Y ya que hablamos de banquillos. ¿Se ve sentado en alguno? ¿Piensa seguir vinculado al mundo del fútbol cuando acabe su carrera como jugador o su futuro va por otros derroteros?

R. Sí. Me apasiona el fútbol. Yo todavía me veo bien y quiero seguir jugando y disfrutando del fútbol por lo que no me he planteado otra cosa para el futuro. No sé de qué manera, como entrenador, segundo entrenador…pero me gustaría seguir ligado a este deporte de alguna forma.

P. Mientras tanto, le queda contrato con el Eibar hasta el 30 de junio. Hace dos temporadas,  en medio de unas negociaciones para renovar, llegó usted a decir que no quería ir a otro equipo que no fuese el Eibar. ¿Se plantearía las cosas de la misma forma este verano?

R. No, yo sigo pensando igual. La verdad que cuando se acabe mi vinculación con el Eibar será porque el club lo haya decidido así. Mientras ellos quieran mi intención es seguir aquí,donde 'me he hecho un hombre' como diría mi madre. Esto lo llevo en el corazón y me siento como un eibarrés que llevara no siete años sino toda mi vida aquí.

Camino de Ipurúa (Foto: todosobreeleibar.blogspot.com)

P. Mantener la categoría con el equipo, jugar el máximo de minutos posibles, y, por qué no, jugar contra Madrid, Barcelona o Atlético. ¿Constituyen éstos los retos pendientes por cumplir para Añibarro en esta segunda vuelta?

R. A nivel colectivo el objetivo es conseguir cuanto antes los puntos necesarios para salvar la categoría, que el camino que queda es aún largo y difícil. A nivel personal, ir mejorando  porque a pesar de la edad no hay límite para aprender y yo intento ser mejor futbolista cada día. Todos queremos jugar lo máximo posible y para ello no hay otro camino que entrenar  como el que más.

"En Eibar me he hecho un hombre.Mientras el club quiera mi intención es seguir aquí"

P. Bien desahogados en la tabla, lejos de las posiciones de descenso, el Eibar es ahora mismo el mejor equipo de Euskadi con 8 puntos de ventaja sobre Athletic, su equipo desde pequeño, y Real Sociedad, su próximo rival. ¿Se valora esta circunstancia actual como un motivo más de satisfacción en el club, o no  más que una anécdota?

R. Tampoco nos fijamos mucho en eso. Yo les deseo lo mejor a los dos, pero yo tengo que mirar por mi casa, cuidarla y sacar el máximo provecho para ella. Es verdad que a día de hoy estamos por delante pero tanto Athletic como Real son dos grandes equipos y la verdad es que sorprende a todo el mundo la posición en la que nos encontramos en la clasificación. Nosotros llevamos 27 puntos pero nadie nos ha regalado nada en estos 19 partidos, así que no podemos confiarnos y seguiremos trabajando duro porque el objetivo aún está lejos.

VAVEL Logo