Entrevista. Nacho Rodríguez: "Anoté cuatro goles la primera vez que jugué en Las Llanas"
Nacho y Sanz, goleadores del partido de Zubieta. (FOTO: Pedro Martínez)

Ignacio, ‘Nacho’, Rodríguez Ortiz, flamante fichaje del Sestao en el mercado invernal, es un delantero nacido hace 32 años en Tarrueza (Laredo), y que tras dar sus primeros pasos en las categorías inferiores del Laredo y Colindres, pasó a la disciplina del Racing de Santander, donde coincidiría con el que es su actual técnico, Ángel Viadero. Despuntó en juveniles y en el filial racinguista, llegando a jugar unos minutos con el primer equipo en 2ª División e incluso en Primera. Sin embargo, tras una primera cesión a la Cultural Leonesa, en 2002 comenzó su éxodo futbolístico fuera de Cantabria, que le ha llevado a defender las camisetas del Cartagena, CD Logroñés, Alavés B, Oviedo, Mazarrón y Lanzarote.

En 2008 emigró al extranjero, permaneciendo cinco años seguidos en las filas del SV Reid de la Bundesliga austriaca, hasta regresar la pasada temporada a España. Noja y Alcoyano, en Segunda B, y el Universitario de Sucre de Bolivia fueron los tres destinos de un ajetreado año que terminó con el futbolista cántabro compartiendo entrenamientos con el Sestao de Ángel Viadero antes de que a mediados de enero cerrase su acuerdo hasta final de temporada con el club de la Margen Izquierda.

PREGUNTA. Tras llegar su transfer la semana pasada, disfruta el domingo de titularidad, partido completo y, de regalo, un gol. Quizá faltó haber logrado la victoria para hablar de un debut perfecto

RESPUESTA. En efecto, es lo que impide haber sido el día perfecto; sobre todo porque tras ponernos por delante en el marcador no supimos gestionar esa ventaja y nos dejamos empatar demasiado pronto. Deberíamos haber demostrado la veteranía que se nos presupone, haber cortado el ritmo del partido, para el juego con alguna que otra falta… Algo que nos hubiese permitido plasmar los méritos que habíamos demostrado sobre todo en el primer tiempo.

P. Además, jugando los noventa minutos al completo. No sabemos cuándo fue el último partido de competición oficial que disputó, pero ha pasado un tiempo y no parece haber acusado mucho esa falta de ritmo.

R. Pues desde mediados de septiembre, en que mi último equipo, el Universitario de Sucre, cayó eliminado en la Copa Sudamericana, no disputaba un partido oficial, y la verdad que las sensaciones no fueron nada malas. Yo he intentado mantener la forma trabajando duro y entrenando, y por ello estuve entrenando con el River bastante antes de firmar con ellos. Sin embargo no es lo mismo entrenar y jugar partidillos, que hacerlo 'once contra once' con puntos de por medio. Aunque desde fuera se me viera bien, reconozco que aún no estoy al cien por cien, y en algunas carreras y desmarques noto que me falta esa chispa de velocidad, ese ritmo que espero alcanzar con el paso de los partidos.

"No jugaba un partido de competición oficial desde septiembre"

P. No sé qué valoración haces del partido del domingo, pero da la impresión de que perdisteis dos puntos en Zubieta. Jugadas polémicas como la del gol anulado nada más empezar pudieron decidir el partido. Tú, que participaste activamente en esa jugada, ¿puedes describirnos la acción y qué pitó el colegiado?

R. No sé, nos sabe a poco el empate pero creo que el equipo está en línea ascendente desde la segunda parte del partido contra el Real Unión, y así debemos seguir contra el Guadalajara. Sobre la jugada del gol anulado, recuerdo que era un despeje en largo de Nacho Neira y que corro por el balón entre dos defensas. Quizá toco levemente con la mano al defensa antes de que éste ceda el balón hacia atrás, y sea eso lo que el colegiado interprete como falta, pero yo retiro la mano en cuanto veo que sale su portero para no provocar un choque entre él y su defensa. Yo creo que el contacto fue demasiado leve para ser sancionado como falta, y, de hecho, en el campo yo pensaba que lo que había pitado era fuera de juego – que no había – de Jito al rematar a gol.

P. Daba además la casualidad que el árbitro era nada menos que el mismo que dirigió el famoso encuentro de playoffs de la temporada pasada ante el Albacete, un polémico partido que cercenó buena parte de las ilusiones puestas por el club en el ascenso de categoría. ¿Se había comentado en el vestuario la casualidad o érais ajenos al asunto?

R. Pues sí, es algo que ya me avisaron los compañeros y ya se había hablado de salir con cuidado. Óscar (Herrero Arenas) es un árbitro que no creo que vaya con mala intención, sino que tiene una forma ‘especial’ de aplicar el reglamento. Por ejemplo, en acciones como la tarjeta que le saca a Resines o en una mano que me pita, demostró su particular forma de ver las jugadas, aunque al fin y al cabo en estas situaciones no se puede hacer otra cosa que aceptar estas decisiones tal como vienen.

"Rechacé otras ofertas de clubes del extranjero y de Segunda B"

P. Sin duda ha sido una gran ventaja el haber podido entrenar con su nuevo equipo desde el pasado año. ¿Nos puede recordar las circunstancias que le llevan a participar en los entrenamientos del Sestao River previamente a su fichaje?

R. Pues cuando acaba mi relación con el Universitario de Sucre y regreso de Bolivia, ‘Coca’ se pone en contacto conmigo y me comenta la situación del Sestao, y las intenciones del club de intentar reforzar la plantilla de cara al mercado invernal. Me sugiere la posibilidad de venir a probar con ellos, para hablar luego, cuando el mercado de invierno se abriese. Empecé a entrenar a las órdenes de Ángel Viadero a mediados de octubre, muy bien en todos los aspectos, pero cuando salió la convocatoria de AFE decidí marchar a la espera de lo que pasara en el club, pues los fichajes estaban supeditados a la salida de jugadores. Mientras tanto rechacé otras ofertas que tenía de clubes del extranjero y de Segunda B, valorando la cercanía del sitio, el hecho de no tener que desplazar a la familia, y el buen trato de la gente conocida en Sestao.

P. Tanto Rubén Palazuelos, que ha acabado en Escocia, como usted, fueron bastante claros en sus intenciones mientras entrenaban con el club verdinegro, manifestando que su prioridad era mantener la forma a la espera de alguna oferta, preferentemente del extranjero. ¿Por qué esa prioridad? ¿Merece la pena embarcarse en esas aventuras en casos como el suyo, teniendo incluso ya una familia?

R. Si hablamos de mi última y breve estancia en Bolivia podría parecer extraño, pero guardo un gran recuerdo de mi etapa en Austria, jugando cinco años en el mismo club, el SV Reid. Yo me marché allá por 2008, cuando en Segunda B aún se firmaban buenos contratos y la crisis económica no había llegado al fútbol. Fui el primer español en aterrizar en el fútbol austríaco, donde luego han ido llegando más, y se puede decir que conseguí cierta estabilidad en todos los sentidos. Además, aunque estés lejos de casa, había combinaciones en avión que te enlazaban Munich con Bilbao en dos horas.

"Fui el primer español en aterrizar en el fútbol austríaco"

P. Ya que lo cita, su último equipo fue el Universitario de Sucre, de la desconocida por estos lares liga boliviana. Nos puede resumir su experiencia allí para hacernos una idea de cómo es ese fútbol?

R. No puedo decir que económicamente me fuera mal, pero en lo deportivo no me sentí a gusto desde que llegué. Tenía el club, por ejemplo, un preparador físico con métodos obsoletos que a mi entender repercutían negativamente en los futbolistas. Yo tenía ganas de salir, y afortunadamente me favoreció la pronta eliminación del equipo en la Copa, así como el avanzado estado de gestación de mi mujer, para que el Universitario me diera la baja y poder regresar a España.

P. ¿Se acusa tanto el mal de altura que tanto temen los deportistas cuando juegan en Bolivia?

R. No te lo imaginas, Nosotros jugábamos a unos 3000 metros de altitud, pero cuando tenías que desplazarte, por ejemplo, a Potosí, la cosa cambiaba. Notabas que eras otro, una sensación extraña, como si pesaras 200 kilos. Estamos hablando de unos 4100 metros: te dolía la cabeza, sentías mareos, un hormigueo en las manos…Respirabas con esfuerzo y, con las mucosidades, incluso sangrabas por la nariz.

"Jugando a 4100 metros de altitud te sientes como si pesaras 200 kilos"

P. De todas formas, aunque cada vez son más los jugadores que hacen la maleta a diferentes ligas extranjeras, su caso se puede considerar atípico, con cinco años seguidos sin cambiar de club. Un SV Reid austríaco que, curiosamente, también es verdinegro como el Sestao.

R. Pues sí, ha sido una experiencia muy satisfactoria en Austria, y deportivamente no me han ido mal las cosas. He jugado en un club de Primera División, he sido campeón de Copa, he jugado en Europa. Tenía ofertas para seguir más tiempo pero decidí que era el momento de regresar a casa. A pesar del clima y demás, en el norte de España se goza de una gran calidad de vida y eso también hay que valorarlo.

P. Comenta que llegó a jugar partidos de Europa League. Cuéntenos algo de esa experiencia

R. El club se clasificó para disputar competición europea dos años seguidos, y eso me permitió jugar eliminatorias contra equipos como el Brondby de Dinamarca o el PSV Eindhoven, que tenía un equipo plagado de internacionales cuando nos eliminó. Jugar en estos campos y ante estos equipos es algo que te llega y que, más allá de lo económico, te hace sentirte más realizado como futbolista.

P. Precisamente de esa liga también ha llegado su compañero de vestuario Egoitz Jaio. ¿Llegaron a coincidir?

R. Pues no coincidimos, porque Egoitz llega a Innsbruck en 2013 justo el año que yo salgo con destino a Noja después de cinco años en Austria

P. Suponemos que en tanto tiempo se habrá hecho un poco a la cultura y al idioma de aquel país.

R. La historia, el paisaje, la educación de la gente...Austria tiene su encanto. Y sí, algo de alemán sí que hemos aprendido.

P. Volviendo a lo más reciente, sale usted de los entrenamientos con el Sestao y se enrola en el combinado para jugadores en paro de sesiones AFE. Cuéntenos cómo se desarrolla esta experiencia.

R. Pues AFE lleva todo de forma muy profesional, y considero que se trata de una experiencia enriquecedora, sobre todo para la gente más joven que a lo mejor no sabe lo que es el fútbol profesional como lo sé yo. Te hacen seguimientos médicos, te dan charlas variadas y muy útiles, algunas nociones de inglés…Estuve poco tiempo pero fue muy positivo.

P. Y cuando más lejos desde fuera parecía que estaba de acabar en Sestao, llega la noticia de que abandonas la concentración de AFE para firmar por el River. A nadie escapa que la figura de Ángel Viadero y Óscar Tapiador, ‘Coca’, son fundamentales en las negociaciones. ¿Cuál era su relación previa con ambos?

R. Pues con Ángel Viadero, prácticamente desde que ambos estábamos en las categorías inferiores del Racing: él como entrenador y yo como jugador. Él entrenaba una categoría por encima, pero en esas edades, acabas coincidiendo y supongo que ya me seguiría. A ‘Coca’ lo conozco del pueblo, de Laredo, pues es paisano. Lo vi jugar como futbolista y lo tuve en el banquillo del Noja antes de que él se marchara al Sestao. De hecho siempre habábamos de forma periódica de cómo le iba al equipo, y les seguí durante los playoffs de ascenso. Se puede decir que sabía dónde llegaba cuando firmaba por el Sestao, las ideas, los plantemientos del cuerpo técnico. ..Y por supuesto no me puedo olvidar de Alfonso Del Barrio, una persona seria en el mundo del fútbol, y con quien ya había hablado alguna que otra vez en anteriores etapas deportivas en las que se interesó por mi situación.

P. Y ya que hablamos de relaciones y de cántabros, te vas a encontrar con varios conocidos en ​el vestuario de Las Llanas. Con Riki, sin ir más lejos, compartíais delantera la temporada pasada en el Noja. ¿A cuántos jugadores más conocías antes de llegar a Sestao?

R. Pues por supuesto a Riki, que además de jugar conmigo es casi de mi edad. Hay otros que ya son más jóvenes pero que conocía, como Raúl, con quien he jugado algún partido amistoso o benéfico, o Resines de cuando estaba en el Racing. También conocía a otros contra los que me he enfrentado como Medina, Jaio, Sergio…o gente que jugaba en el Noja como Cabero y Dani Guerrero. Y por supuesto a Jito…¿quién no le conoce? Con dos años más que yo y no para de marcar goles, casi sin querer ya.

"En la sub17 fui compañero de Víctor Valdés, Pepe Reina o Arteta"

P. Se le define como un delantero versátil, jugador de área, rápido, rematador, que maneja bien las dos piernas, y sobre todo goleador. ¿Demostró ya en su primer partido que es un jugador perfectamente compatible con Jito Silvestre?

R. Por supuesto, aunque Jito tenga ese perfil de delantero centro típico, hace muchas más cosas, y yo creo que al final los buenos jugadores son capaces de adaptarse y complementarse con independencia de la posición que jueguen.

P. Otra curiosidad. Fue internacional juvenil con España. ¿Qué recuerdas de esa etapa? ¿Recuerdas los nombres de algunos de tus compañeros de esa época?

R. Pues he sido internacional, desde que salí de Colindres, con diferentes categorías inferiores de la selección: sub16, sub17 y sub18. Con la sub 17 fui al Campeonato del Mundo de Nueva Zelanda, y tuve como compañeros a gente como Víctor Valdés, Pepe Reina, Arteta…

P. El próximo domingo el River recibe a un rival duro como el Guadalajara, en lo que será su estreno en Las Llanas- Sin embargo, una anécdota que poca gente sabrá, es que usted ya sabe lo que es marcar en Las Llanas, concretamente con el Racing de Santander, allá por el 2002 si no nos equivocamos, en un partido amistoso en el que golearon al equipo anfitrión

R. Pues sí, no recuerdo exactamente el resultado pero sí que anoté cuatro goles ese partido. Me llevé un grato recuerdo del campo y del ambiente. Lo cierto es que siempre he mantenido buenos vínculos con el País Vasco,pues soy de Laredo y allí he hecho buenas amigos vascos. ​

P. Ya que hablamos del Racing, club en el que se formó como jugador, ¿cómo recuerdaa su paso el club santanderino? Tras debutar con el primer equipo en Primera División con 20 años. ¿por qué creee que no cuajó tu salto al primer equipo?

R. Pues no sé, son muchos factores los que influyen. Yo venía de hacer muy buenos números en las categorías inferiores, y esa temporada en concreto con el Racing B. Sin embargo tuve que salir cedido al Cartagena, amenazado con entrenar apartado si no lo hacía, y a partir de ahí ya no volvería al club hasta 2006. Fue extraño, porque al poco ficharon en mi puesto a Arizmendi, jugador de 19 años que venía de hacer prácticamente los mismos goles aue yo en 2ª B. Parece que hasta llegar al primer equipo en el club se pensaba de una forma, y una vez que dabas el salto se pensaba de otra forma con respecto a la gente de la tierra.

P. ¿Admite que el actual entrenador del Racing, Paco Fernández, ha hablado con usted el pasado mes de diciembre para un posible traspaso, pero al final se frustró tal posibilidad?

R. Pues sí, Paco y yo estuvimos hablando sobre la posibilidad de fichar por el Racing. A nadie le desagrada jugar en su tierra, en el club donde se ha formado, pero por razones que no me atañen, ya sean económicas o deportivas, no han decidido conveniente contar conmigo y yo lo respeto.

P. Junto a usted ha llegado en el mercado de invierno otro refuerzo para el Sestao como su paisano Nacho Neira, procedente del Cartagena, Un club que también conoce, y cuyo caso, con el tema de los impagos a jugadores, no sé si te recordará su amarga experiencia vivida en Noja.

R. No se pueden comparar, son casos diferentes. En Noja fue una situación mucho peor, aunque no me arrepiento porque yo tenía ganas de cambiar y me sirvió para volver a estar cerca de casa, de jugar y de hacerlo bastante bien, con unos buenos números en cuanto a goles (nueve en 15 partidos). Afortunadamente para los que no necesitan el dinero al día las cosas no están como antes, en las que tenías que perdonar dinero si querías dejar un club, y tarde o temprano sabes que ese dinero te va a llegar.

"Estuve hablando con Paco Fernández sobre la posibilidad de fichar por el Racing"

P. Para terminar, podría citarnos un objetivo a nivel personal y otro a nivel colectivo de aquí a final de temporada.

R. Jugar lo máximo posible y hacerlo al mejor nivel, e intentar llegar lo más arriba posible, que es el objetivo por el que yo he firmado,aquí. Sé que va a ser difícil pero a estas alturas la temporada pasada el River estaba más o menos igual. Aunque todos los años no se va a repetir,así por intentarlo no va a quedar.

VAVEL Logo